ENFERMEDAD PROFESIONAL

22.000 sanitarios de toda España han desarrollado síntomas de covid persistente

  • CSIF presenta los resultados de una encuesta realizada entre 1.000 profesionales de centros de todas las comunidades y critica que, tras contagiarse, un 56,7%, no ha recibido ningún tipo de seguimiento sobre su enfermedad al volver al trabajo.

  • Un 49% del personal encuestado asegura que su contagio no ha sido catalogado ni como accidente laboral, ni como enfermedad profesional.

Un sanitario atiende a un paciente durante la pandemia.

Un sanitario atiende a un paciente durante la pandemia. / EPE

5
Se lee en minutos

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) ha exigido hoy que el covid persistente se declare enfermedad profesional. Para arropar su petición, el sindicato ha presentado resultados de una encuesta realizada entre 1.000 sanitarios de toda España. Entre los titulares: que unos 22.000 sanitarios de todo el país han desarrollado covid persistente pero que, un 56,7%, no ha recibido ningún tipo de seguimiento sobre su enfermedad tras la vuelta al trabajo. CSIF denuncia "la desprotección y el abandono" que están sufriendo estos profesionales en nuestro país y subraya: un 49% del personal encuestado asegura que su contagio por covid no ha sido catalogado ni como accidente laboral, ni como enfermedad profesional.

Más de un millón de personas pueden desarrollar en España covid persistente, asociada en la mayoría de los casos a síntomas como la fatiga y el dolor de cabeza, y aunque puede afectar a todos los colectivos que han pasado la enfermedad, los candidatos más probables son los adultos entre 30 y 50 años y las mujeres. Son conclusiones que se han plasmado en el último informe del Grupo de Trabajo Multidisciplinar (GTM) que asesora al Ministerio de Ciencia y apoya al Gobierno en materias científicas relacionadas con el covid-19 desde el inicio de la pandemia.

"Es alarmante el abandono de estos profesionales que se han jugado la vida cuidándonos a todos", denuncian desde el sindicato de funcionarios.

Una enfermedad emergente, aún muy desconocida, que sufre cerca del 10%-15% de pacientes que han sufrido coronavirus. Con los últimos datos del Ministerio de Sanidad, hasta el 10 de marzo de 2022, se han notificado 217.987 casos confirmados en personal sanitario de contagio por covid. Por eso, CSIF estima que unos 22.000 sanitarios han desarrollado síntomas compatibles con el covid persistente. Son datos que este lunes han puesto sobre la mesa en rueda de prensa, el presidente del sector de Sanidad, Fernando Hontangas, y la secretaria nacional de Prevención del sindicato, Encarna Abascal.

"Es alarmante el abandono de estos profesionales que se han jugado la vida cuidándonos a todos. Estamos muy preocupados por las graves secuelas que presentan algunos de ellos y porque no están recibiendo ningún seguimiento", añadió Abascal quien cifró en menos de un 14% el porcentaje de profesionales a los que se ha reconocido como accidente de trabajo su contagio de la enfermedad. "Son muy pocos. Es una realidad que no puede ser negada ni un minuto más por las administraciones", censuró.

Recaídas tras la incorporación

El estudio, realizado por CSIF entre noviembre de 2021 y abril de 2022, con encuestas a un millar de empleados públicos de centros de todo el país, revela que un 46,2% de esos sanitarios tuvo algún tipo de recaída tras su incorporación. Además, un 54% de las personas contagiadas afirmaron -en el momento de responder a la encuesta- que habían sufrido síntomas vinculados al covid más de seis meses después de recibir el alta. "Estamos muy involucrados con este problema porque parece algo impersonal, pero hablamos de personas con nombres propios y que, pese a su situación, tienen que seguir trabajando", ha señalado Encarna Abascal.

Los datos que ha aportado el sindicato muestran la persistencia de síntomas como debilidad, sudoración, febrícula...; síntomas neurológicos o musculoesqueléticos.

Los datos que ha aportado el sindicato muestran la persistencia de síntomas sistémicos (debilidad, sudoración, febrícula…); los neurológicos (dolor de cabeza, confusión, trastorno de sueño, alteraciones del lenguaje…), musculoesqueléticos (dolores articulares, presión torácica…) y otros de tipo otorrinolaringológicos u oftalmológicos (ojo seco, visión borrosa, dolor de garganta, etc.).

Más contagios entre mujeres

Asimismo, la encuesta destaca el alto porcentaje de trabajadores contagiados que ha permanecido de baja más de un año -un 17,2%- lo que, en su opinión, refleja "la grave repercusión que tiene el virus en el estado físico de muchos de estos profesionales". La mayoría de los contagios se han producido en mujeres (en un 82,4% de los casos) por tratarse, la sanidad, de un sector muy feminizado, puntualizan y las principales categorías que se han contagiado han sido: Técnico en Cuidados Auxiliares de Enfermería (TCAEs), -con un 29,1% de contagios-; enfermería -con un 22,6%-; celadores -10,8%- y facultativos, con un 9,3%.

Entre las unidades que han sufrido más contagios desde el inicio de la pandemia figuran las de hospitalización (37% de casos); unidades especiales (20,7%) y Atención Primaria, con un 14,7% de incidencia.

Entre las unidades que han sufrido más contagios desde el inicio de la pandemia figuran las de hospitalización (37% de casos); unidades especiales -Urgencias, UCIS, quirófanos, etc- (20,7%) y Atención Primaria, con un 14,7% de incidencia. Otro dato que preocupa al sindicato es la edad de los contagiados: más de 50 años. Y que sólo un 32,95% de los afectados recibe algún seguimiento por parte de los departamentos de Prevención y Salud Laboral de los centros sanitarios, teniendo que acudir a la asistencia privada en un 11,24%.

CSIF critica que sólo se consigue el reconocimiento del contagio como enfermedad profesional por vía judicial y las recaídas no se consideran accidente de trabajo.

Los responsables sindicales indicaron que el tratamiento y la atención que se está dando a los trabajadores no es el correcto: sólo se consigue el reconocimiento del contagio como enfermedad profesional por covid por la vía judicial y las recaídas no se consideran accidente de trabajo, sino enfermedad común.

Una estrategia preventiva

CSIF, que ha presentado su muestra con motivo del Día Mundial de la Seguridad y Salud en el Trabajo, que se conmemora el próximo 28 de abril, exige que el covid persistente se considere enfermedad profesional para el personal de la Sanidad y que se realice su seguimiento. Urgen a que se desarrolle "una estrategia preventiva, la actualización de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, así como del cuadro de enfermedades profesionales".

En este sentido, el presidente del sector de Sanidad de CSIF, Fernando Hontangas, también ha reclamado la creación de consultas de seguimiento del covid persistente por provincias y un reforzamiento de los servicios de Prevención de Riesgos Laborales. Además, de más medios para investigar esta sintomatología derivada del coronavirus.

En la rueda de prensa, la investigadora María Ubeda, del Centro de Biología Molecular Severo Ochoa, de la Universidad Autónoma de Madrid, explicó un proyecto de investigación sobre las causas que provocan el covid persistente en el que está trabajando y que, precisamente, está recogiendo toda la sintomatología de los encuestados por CSIF. La investigadora indicó que, en los resultados preliminares que están obteniendo, se están encontrando con secuelas muy variadas, que van desde las neurológicas, hasta las digestivas, pasando por las psicológicas.

Noticias relacionadas