Salud mental

El Gobierno asigna a Cruz Roja la gestión del teléfono de prevención del suicidio

  • El BOE de este miércoles recoge un real decreto que tiene por objeto regular, con carácter excepcional y por razones de interés público y social, la concesión directa de una subvención a la entidad que gestionará la línea 024.

  • La cuantía de la subvención es de más de dos millones de euros para que la entidad gestione la línea durante un año.

Trabajadores de Cruz Roja te escucha

Trabajadores de Cruz Roja te escucha / CRUZ ROJA

5
Se lee en minutos

La ONG Cruz Roja será finalmente la que gestione el 024, el teléfono gratuito asignado por el Gobierno para ayudar a personas que estén en riesgo de suicidio. El Boletín Oficial del Estado (BOE) de este miércoles recoge el real decreto 211/2022, de 22 de marzo, por el que se regula la concesión directa de una subvención directa a la entidad, de más de dos millones de euros, durante un año, para que se haga cargo de la línea telefónica que no estará operativa hasta el mes de mayo.

El pasado diciembre, eMinisterio de Asuntos Económicos y Transformación Digital asignaba la línea 024 -un teléfono anónimo y gratuito- para proporcionar apoyo profesional para prevenir o impedir conductas que deriven en riesgos para la vida o la integridad física. El propio presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, había anunciado en octubre la puesta en marcha de esta línea como una de las medidas que se contemplan en el Plan de Acción 2021-2024 de Salud Mental y COVID del Ministerio de Sanidad.

En cuanto se firme la resolución, la organización podrá empezar a trabajar en la gestión del 024 durante, por ahora, un año.

Ahora se conocen más detalles de cómo se gestionará. Mediante el anuncio publicado en el BOE, Sanidad da a conocer el nombre de ese operador, que finalmente será Cruz Roja. El departamento que dirige Carolina Darias le concede una subvención directa para la tramitación de la línea de más de dos millones de euros. En cuanto se firme la resolución, la organización podrá empezar a trabajar en la gestión del 024 durante, por ahora, un año.

Cifras aterradoras

Sanidad presentaba recientemente al Pleno del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud la nueva Estrategia de Salud Mental del Sistema Nacional de Salud 2022-2026, aprobada por unanimidad por todas las Comunidades Autónomas el pasado 2 de diciembre. Una de las líneas estratégicas es la prevención, detección precoz y atención a la conducta suicida, en la que se contempla la creación de un sistema de atención telefónica a personas con pensamientos, ideaciones o riesgo de conducta suicida.

Cabe recordar que, desde que el propio presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, anunciara en octubre la puesta en marcha de esta línea, varias sociedades científicas relacionadas con la salud mental censuraron que se publicitara el inicio de un teléfono que, a día de hoy, casi medio año después, sigue sin estar operativo. En 2020 -el año con más suicidios en la historia de España- 3.941 personas se quitaron la vida en nuestro país, lo que supone un incremento del 7,4% con respecto a 2019, es decir, 270 personas más que el año anterior, según los últimos datos de la estadística de defunciones según la causa de muerte publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Subvención directa

Ahora, según se recoge en el BOE de este miércoles, se regula la concesión directa de una subvención a la Cruz Roja Española para que se ocupe de la línea. Se argumenta que es una institución de ámbito nacional "entre cuyos fines, de carácter altruista, se encuentran el fomento y la participación en programas de salud, así como la lucha por la no discriminación, contando con una dilatada trayectoria en la prevención y tratamiento de la salud mental".

El real decreto que hoy se publica tiene por objeto regular, con carácter excepcional y por razones de interés público y social, la concesión directa de la subvención a Cruz Roja.

Una actividad, fundamenta el Ministerio de Sanidad, que se ha visto incrementada a raíz de la pandemia de covid-19. El real decreto que hoy se publica "tiene por objeto regular, con carácter excepcional y por razones de interés público y social, la concesión directa de una subvención a la Cruz Roja Española para el desarrollo de actuaciones dirigidas a prevenir, detectar de forma precoz y atender a personas con riesgo de conducta suicida, en particular, mediante la implantación de un sistema de atención telefónica para la prevención de estas conductas". La cuantía de la subvención es de 2.049.750,00 euros y, tal y como se especifica en el BOE, se abonará con cargo al servicio 07 del presupuesto de gastos del Ministerio de Sanidad.

Desconcierto por la gestión de la línea

La puesta en marcha del 024 ha sido un motivo de preocupación en los últimos meses en el ámbito de la psicología. El pasado febrero, varias sociedades científicas mostraban su desconcierto, tras conocer que el 024 comenzaría a estar operativo en mayo, aunque se desconocía quién lo gestionaría y si serían profesionales especializados en una atención de emergencia como lo es una tentativa de suicidio. En ese mismo mes se supo se había adjudicado, mediante un contrato menor con un valor de 14.921,49 euros, la parte tecnológica a la empresa Evolutio Cloud Enabler, que se limitará a tramitar las llamadas a través de una red de voz.

El contrato tiene una vigencia de un año, lo que "no parece una apuesta decidida por la prevención del suicidio", señalan desde ANPIR.

Faltaba entonces por conocer a qué entidad se adjudicaría el servicio de atención a las personas que llaman. Tras conocer que finalmente será Cruz Roja quien se ocupe del 024 desde sociedades científicas consultadas por EL PERIÓDICO DE ESPAÑA como la Asociación Nacional de Psicólogos Clínicos y Residentes (ANPIR). Su portavoz, Javier Prado Abril, señala a este diario que "era lo esperado". Critica que se pierde la oportunidad de "invertir el dinero en el Sistema Nacional de Salud, al contrario nos encontramos con medidas basadas en subcontratación a través de ONGs que cumplen una función social, pero no deberían ser las encargadas de proveer servicios básicos".

Además, advierten desde esta asociación, el contrato tiene una vigencia de un año, lo que "no parece una apuesta decidida por la prevención del suicidio, sino una forma de comenzar por algún lado". Para ANPIR "no hay nada que haga pensar que esto va a ser una medida que tenga un impacto esencial en la mejora de unas cifras que en 2020 cumplieron su máximo histórico desde 2006.

Noticias relacionadas