Sanidad privada

El sindicato CSIF denuncia recortes en la asistencia a mutualistas con cáncer

  • La organización sindical critica que se ha eliminado la especialidad de oncología médica y radioterápica en Hospitales Madrid (Grupo HM) por parte de tres aseguradoras.

Hospital Madrid Norte-Sanchinarro.

Hospital Madrid Norte-Sanchinarro. / HM Hospitales

3
Se lee en minutos

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) ha exigido hoy a la Mutualidad General de Funcionarios Civiles del Estado (Muface) una reunión urgente tras haber constatado diferentes recortes en la oferta asistencial de aseguradoras como Asisa, DKV y Adeslas en la Comunidad de Madrid. El sindicato denuncia que se han reducido los médicos de familia en diferentes distritos, se han eliminado clínicas, se han retirado varias especialidades médicas- en concreto en el Hospital Quirón Madrid por parte de Asisa- y se ha eliminado la especialidad de oncología médica y radioterápica en Hospitales Madrid (Grupo HM) por parte de las tres compañías firmantes del concierto con Muface.

Este último recorte afecta específicamente a los mutualistas atendidos en el Hospital Madrid y en el Hospital Madrid-Norte Sanchinarro, del citado grupo sanitario y ubicados en la Comunidad de Madrid. Fuentes de CSIF explican a EL PERIÓDICO DE ESPAÑA que, desde este momento, estas especialidades ya no se ofertan a los casos nuevos, ni tampoco a quienes hayan concluido su tratamiento en ese hospital y necesiten una revisión.

Para los pacientes con cáncer que estén en tratamiento existe una "cláusula de continuidad asistencial".

Así, según detalla a este diario Mari Carmen Carmen Espejo, miembro del Consejo General de Muface en representación de CSIF, el recorte afecta especialmente a aquellos pacientes que en algún momento han padecido cáncer y han sido tratados en estos centros médicos. Tras superar su enfermedad, van a dejar de recibir asistencia en esos centros donde ya tampoco se atenderá a nuevos pacientes oncológicos. Para quienes se estén tratando en este momento, añade Espejo, existe una "cláusula de continuidad asistencial" que garantizaría su tratamiento.

Pacientes afectados

En todo caso, "ante la gravedad de este recorte", la organización sindical pide a Muface que aporte datos de las personas que se van a ver afectadas, las alternativas que se les plantean, "así como que dé plenas garantías de que este derecho a la continuidad de su tratamiento no se va a ver alterado".

CSIF pide que se amplíe el plazo porque los mutualistas solo tienen hasta el 31 de enero para cambiar de hospital.

Además, reclaman que se informe a los usuarios "con plena transparencia" y el incremento del plazo de cambio de entidad médica porque los mutualistas solo tienen hasta el 31 de enero para cambiar de centro. Los recortes, aseguran, tienen lugar tras la firma del concierto sanitario 2022-2024 entre Muface y las aseguradoras sanitarias el pasado diciembre.

CSIF advirtió en aquel momento que estaría vigilante "ante posibles reducciones en los cuadros médicos y en la calidad en la asistencia algo que, desgraciadamente, parece confirmarse ahora". El sindicato ve "con preocupación que el presupuesto asignado al concierto no sea suficiente y estemos empezando a sufrir una merma de servicios".

Informe de la sanidad privada

El pasado septiembre, tras la presentación de una Proposición No de Ley del grupo Unidas Podemos ante el Congreso para que las nuevas incorporaciones de los colectivos hasta hoy protegidos por el mutualismo administrativo se incluyan en el régimen general de la Seguridad Social, el Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad (Fundación IDIS) hacía público un informe sobre el modelo de las mutualidades que analiza su evolución y analiza las repercusiones de un hipotético cambio de modelo.

Según un informe de la Fundación Idis, el mutualismo administrativo ahorraría al sistema público entre 720 y 800 millones de euros al año.

Según la Fundación IDIS, el mutualismo administrativo, como mecanismo de cobertura del régimen especial de la Seguridad Social de los funcionarios del Estado, en el que los beneficiarios acceden a las prestaciones a través de su mutualidad (MUFACE, MUGEJU e ISFAS), ahorra al sistema público entre 720 y 800 millones de euros al año. El coste final de la atención a los mutualistas para el Estado ante una hipotética desaparición del modelo de mutualidades sería de entre 2.950 a 3.030 millones de euros (frente a los 2.230 actuales), según esta entidad.

En los seis primeros meses de 2021, se sumaron 407.390 nuevas pólizas de seguros médicos privados, una cifra superior al acumulado que se registraba de forma anual antes de la llegada del coronavirus, cuando se sumaban en torno a 340.000 nuevas incorporaciones al año, según datos de otro informe elaborado por Investigación Cooperativa entre Entidades Aseguradoras y Fondos de Pensiones (ICEA).

Noticias relacionadas