TRIBUNALES

Sanidad defiende en la Audiencia Nacional las evidencias científicas para la dosis de refuerzo tras infección por covid

  • La Administración sanitaria aporta una treintena de documentos en el contencioso abierto contra la vacunación a las cuatro semanas de reinfección que un abogado pretende anular. El demandante alega que no se cuenta con ningún aval científico.

Sanidad defiende en la Audiencia Nacional las evidencias científicas para la dosis de refuerzo tras infección por covid
4
Se lee en minutos

El Ministerio de Sanidad ha aportado a la Sala de lo Contencioso-Administrativo de la Audiencia Nacional un documento titulado Argumentos técnicos expediente Estrategia de Vacunación frente al Covid 19 con el que pretende contrarrestar la demanda presentada por un abogado valenciano que busca que este órgano paralice la aplicación de dosis de refuerzo de la vacuna del covid-19 a las cuatro semanas de la reinfección. Según el recurrente, el departamento de Carolina Darias carece de aval científico para imponer este criterio.

Frente a estos argumentos, y una vez admitida a trámite la demanda, la Audiencia Nacional solicitó como es preceptivo el expediente al Ministerio, que ha remitido un informe más una treintena de documentos sobre las diferentes actualizaciones de la Estrategia de Vacunación, así como otros documentos sobre efectividad de las campañas, análisis en centros de mayores, recomendaciones sobre efectos trombóticos y de miocarditis o vacunación en adolescentes. Según el demandante, se trata de todo el historial sobre la vacunación pero en términos genéricos, sin tener que ver ninguno de ellos con el asunto concreto de la vacunación a las cuatro semanas.

Según señala el informe que acompaña a esos documentos, al que ha tenido acceso EL PERIÓDICO DE ESPAÑA, son "múltiples estudios que demuestran la seguridad de las vacunas frente a covid-19 en las personas con antecedente de infección previa", y la estrategia fue aprobada el pasado 26 de agosto por la Comisión de Salud Pública, al acortar el intervalo para la administración de vacuna a partir de las 4-8 semanas de haber pasado la infección.


/ -

Ante la pérdida de inmunidad 

Esta recomendación, a la que hace referencia el requerimiento realizado por la Audiencia Nacional, se basa también "en la evidencia actual que sugiere la pérdida de inmunidad con el tiempo, así como la heterogeneidad de la respuesta inmune de la población con antecedente de infección". Según estos estudios, "la respuesta inmune tras la vacunación es más fiable, consistente y predecible que la producida tras la infección".

La denominada "primovacunación", insiste Sanidad, disminuye el riesgo de futuras infecciones en personas con antecedente de infección por SARS-CoV-2, y los estudios inmunológicos muestran que la vacunación posterior refuerza la respuesta inmune y "reduce el riesgo de reinfección, incluyendo por las nuevas variantes del virus" .

Cita asimismo ante la Audiencia los estudios de autoridades sanitarias internacionales como el Center for Disease Control and Prevention (CDC), que han valorado que no hay suficiente evidencia para establecer una recomendación consistente sobre el mejor intervalo para la administración de esta dosis de recuerdo en el grupo de población con una infección reciente y recomienda, por ello, una dosis "al menos tras la recuperación de la infección aguda y la finalización del periodo de aislamiento".

Sanidad añade recientemente se ha publicado nueva bibliografía sobre esta materia que se valorará en la próxima actualización de la Estrategia, un documento "dinámico" que busca conseguir siempre con las vacunas disponibles el mayor beneficio y el menor riesgo para la población", añade el informe.

La vacunación es voluntaria

Sanidad también recuerda a la Audiencia Nacional que en España la vacunación no es obligatoria y que la Ley General de Salud Pública parte del principio general de voluntariedad. Concretamente, el artículo 5.2 de dicha Ley señala expresamente que, "sin perjuicio del deber de colaboración, la participación en las actuaciones de salud pública será voluntaria, salvo lo previsto en la Ley Orgánica 3/1986, de 14 de abril, de Medidas especiales en materia de salud pública". Esta voluntariedad, insisten, no es solo para las vacunas incluidas en el calendario a lo largo de toda la vida sino también las vacunas frente a Covid 19.

La batería de documentos presentados no son suficientes para el demandante, el abogado valenciano Curro Nicolau, que echa de menos entre ellos informes técnicos anteriores al expediente gubernativo. "Se citan estudios en general, bibliografía, pero no hay un estudio específico sobre la dosis de refuerzo a las cuatro semanas después de pasar el Covid", insiste en declaraciones a EL PERIÓDICO DE ESPAÑA.

Para el letrado, el documento entregado a la Audiencia Nacional se ha elaborado 'a posteriori' de la presentación de la demanda por la Dirección General de Salud Pública, pero "no lo firma nadie", ni lleva fecha.

Pegas de los inmunólogos

Alude también el recurrente a las pegas que en los últimos digas están manifestando algunos expertos. Según informa en este diario Nieves Salinas, el presidente de la Sociedad Española de Inmunología (SEI), el doctor Marcos López Hoyos, llama la atención sobre la administración de esa dosis de refuerzo en población sana. 

"No vemos necesidad porque, aunque no afecte a la la infección en este caso, la gente sí responde bien a la enfermedad", apunta. Por otro lado, desde el punto de vista inmunológico, tampoco ven necesario administrar esa tercera dosis a quienes ya tenían la pauta completa (dos dosis) y se ha infectado con ómicron. "Sería como poner una cuarta vacuna", especifica.

Según señala Nicolau en su demanda, "el Tribunal Constitucional ha reconocido en recientes sentencias "que el derecho a la protección de la salud, en cuanto derecho social, se halla sustancialmente ligado a otros atributos esenciales, como el derecho a la vida y a la integridad tanto física como psíquica, todos los cuales deben ser tutelados y promovidos para infundir al ordenamiento legitimidad".

En este contexto, el recurrente pide la suspensión de esta estrategia de Sanidad como medida cautelar mientras se resuelve sobre el fondo, una cuestión aún pendiente de sustanciarse y a la que se dará respuesta en breve, una vez la Sala cuenta ya con la documentación necesaria.

Noticias relacionadas