Sexta ola

Ómicron revienta las estadísticas: infradiagnóstico de casos por los autotest de farmacia

  • La contabilización de los positivos por los test de antígenos de farmacias se está convirtiendo en un problema: muchos casos ya no entran en las estadísticas oficiales y hay comunidades, como Madrid, que admiten que no pasan esas cifras al Ministerio de Sanidad.

  • La ministra Carolina Darias ha reconocido que se necesita llevar un contabilidad y que se está trabajando con las comunidades para que esa notificación sea posible.

  • El Consejo General de Farmacéuticos ha suscrito acuerdos con nueve comunidades para la recogida y gestión de datos.

Una farmacéutica muestra test de autodiagnóstico en Madrid.

Una farmacéutica muestra test de autodiagnóstico en Madrid. / Fernando Villar

8
Se lee en minutos

En plena explosión de contagios, el recuento de los positivos por coronavirus mediante los test de autodiagnóstico de venta en farmacias se está convirtiendo en un problema. Muchos casos ya no entran en las estadísticas oficiales. Desde el Consejo General de Farmacéuticos admiten que se puede estar produciendo un infradiagnóstico porque, en algunas comunidades, no hay seguimiento ni trazabilidad de esos casos. Hay regiones que, como Madrid, reconocen que no comunican los positivos al Ministerio de Sanidad. La propia ministra, Carolina Darias, ha subrayado que se necesita llevar un contabilidad y que se está trabajando con las comunidades para que esa notificación sea posible.

"Está claro que los positivos se comuniquen para tener una contabilidad. Con una situación actual de embotellamiento en algunos centros de Atención Primaria estamos trabajando con las comunidades autónomas para que esa notificación sea posible", explicaba la ministra este miércoles en la rueda de prensa posterior al Consejo Interterritorial donde, entre otras cuestiones, se abordó el acortamiento en el aislamiento de los positivos asintomáticos de 10 a 7 días, tal y como aprobó el jueves la Comisión de Salud Pública.

"No puede haber una contabilidad B de los casos. Las comunidades tienen que contabilizarlo y enviarlo", indican desde Sanidad.

Desde el Ministerio de Sanidad, consultado por EL PERIÓDICO DE ESPAÑA, insisten: todos los positivos que entran en contacto con el sistema sanitario tienen que ser notificados, bien por las oficinas de farmacia, bien por el propio sistema. Si una comunidad considera un autotest como prueba válida, lo tiene que comunicar, apuntan. Igual que facilita la baja laboral tiene que pasar esos datos al Ministerio a través de la herramienta de vigilancia SiViEs, que gestiona el Centro Nacional de Epidemiología del Instituto de Salud Carlos III. "No puede haber una contabilidad B de los casos. Las comunidades tienen que contabilizarlo y enviarlo", indican fuentes de este departamento.

Madrid no comunica los datos a Sanidad

Esta misma semana, en una valoración de la situación epidemiológica de la comunidad, Elena Andradas, directora general de Salud Pública de la Comunidad de Madrid, apuntaba a que una de las razones de la alta incidencia en la región obedecía al enorme autodiagnóstico con los test de farmacia y admitía que estos positivos se cuentan en las estadísticas internas pero no se pasan a la vigilancia nacional de Sanidad. A nivel nacional, añadía, todavía no hay un acuerdo sobre los criterios que deben cumplir esos resultados al ser contabilizados de la misma forma en todo el territorio.

Precisamente este jueves, la Comunidad ha anunciado que los ciudadanos con un resultado positivo en un test de autodiagnóstico que necesiten tramitar una baja laboral tendrán que comunicarlo llamando al Centro de Atención Personalizada (CAP), en el 900 102 112, y la Consejería de Sanidad enviará un SMS al interesado para informar de su tramitación. El CAP se encargará de comunicar a las Unidades específicas de Atención COVID de Primaria la situación de esa persona y serán las unidades las que se pongan en contacto con el ciudadano para tramitar la baja laboral. La Consejería señala que ha duplicado los profesionales de las 28 unidades al sumar otros 350 profesionales más de refuerzo.

En la misma línea se han pronunciado otras comunidades. El Departament de Salut de Cataluña ha recomendado a los positivos por autotest de antígenos que no vayan al Centro de Atención Primaria (CAP). Si el test es positivo, la recomendación, como en Madrid, es aislarse en el domicilio, sin que se tenga que repetir la prueba. En caso de que necesiten la baja, igualmente deben contactar "preferiblemente de forma telemática".En Andalucía, la Consejería de Salud y Familias apuesta porque los casos positivos detectados en farmacias, a través de test de antígenos y que sean realizados por boticario, sean válidos en el sistema de Red Alerta.

Que no se pierda ni un dato

Desde el Consejo General de Colegios de Farmacéuticos (CGCOF) explican a EL PERIÓDICO DE ESPAÑA que una de sus propuestas desde el principio de la pandemia fue que no se pierda ni un solo dato para contabilizar y hacer seguimiento y trazabilidad de cada positivo. Un asunto, detallan, en el que ya trabaja la Comisión de Salud Pública. La entidad insiste en el ofrecimiento para participar desde la red de 22.137 farmacias en el registro y notificación de los infectados.


/ EPE

Una labor de salud pública, con protocolos y/o sistemas de información para la recogida y gestión de datos, que se está llevando a cabo ya en Aragón, Cantabria, Cataluña, Comunidad Valenciana, Galicia, La Rioja, Murcia, Navarra y País Vasco, que suman casi 22 millones de ciudadanos. En siete de esas comunidades, el cliente hace el test en una zona específica de la farmacia -las que cuentan con ella- y comunica el positivo al dueño del establecimiento. Sólo en Aragón y Cataluña es el farmacéutico el que, previa cita, realiza la prueba y registra los datos.

Los acuerdos suscritos entre las farmacias y las autoridades sanitarias de las diferentes autonomías, añaden desde el Consejo, varían en su contenido pero coinciden en su objetivo: asegurar la trazabilidad de los resultados, sobre todo cuando estos son positivos, contribuyendo a frenar la propagación de la enfermedad.

Los positivos fantasma

Pero, ¿y si una persona que se realiza un test de antígenos que ha adquirido en una farmacia no notifica su positivo ni a la farmacia (porque no existe el procedimiento antes descrito en algunas comunidades); porque no consigue comunicar con el sistema de salud, con los teléfonos habilitados en cada comunidad o, simplemente, porque se limita a seguir las instrucciones de autoaislamiento y decide no informar de su situación?. ¿A qué autoridad sanitaria le consta ese positivo y cómo ese caso engrosa las estadísticas oficiales que las comunidades, a su vez, mandan al Ministerio de Sanidad para la actualización de casos?.

Desde Murcia, Mateo Sánchez (nombre ficticio por expreso deseo), relata su peripecia. Con dos hijas adolescentes, una de ellas positiva y aislada, lleva días intentando informar de la situación familiar. Tanto él como su otra hija, dieron negativos en test de farmacia. "Aquí el problema es que el teléfono que han puesto para el covid no te lo cogen nunca, las citas del centro de salud las están dando para después de Reyes y a Urgencias te dicen no vayas sin síntomas. Con lo cual queda la responsabilidad de cada uno", relata.

En Murcia, aunque te hagas un test de antígenos certificado por la farmacia, no vale porque hasta que no te confirme el positivo el centro de salud.

Sánchez explica que otra de las directrices marcadas por el Servicio Murciano de Salud es que, aunque te hagas un test de antígenos certificado por la farmacia (no todas las farmacias certifican), "no vale porque hasta que no te confirmen el positivo por el centro de salud o Sanidad no comienza el protocolo". Ahí comienza el desbarajuste: "Si es imposible contactar con nadie, ¿cómo puede comenzar el protocolo si no te citan?. En mi caso conseguí hablar con el centro de salud. Una persona muy amable me dijo que me buscaría a un médico y me llamaría. A los cinco minutos me llamó, citó y, gracias a eso, confirmamos el positivo el martes cuando llevamos confinados desde el sábado".

"El sistema está colapsado y no sabe dar respuesta. Y llevamos dos años de pandemia para que hubiesen planificado mejor todo. Son ya seis olas, creo que tiempo y experiencia han tenido y hemos ido a peor", se queja este murciano. Como ejemplo cita que, en su comunidad, "antes podías notificar los positivos por vía telemática a través del portal del paciente, hasta hace un mes o así, han quitado esa opción de la aplicación (que era más rápido y ágil) dejando sólo como contacto el citado teléfono para todo el mundo. Y nunca está operativo".

Más casos que en las cifras oficiales

"Está muy bien apostar por el canal farmacia para que, como siempre hemos defendido, le de todo el rigor a estas pruebas. Su verdadero valor es que pudiera participar de verdad en el registro de positivos, pero nos hemos quedado a medias. Esto se ha hecho solo en nueve comunidades autónomas y en esas se comunica sólo si el test se hace en la farmacia, sino, no. El farmacéutico solo puede dar fe de lo que se hace en su presencia", Ana López-Casero, miembro del comité directivo del CGCOF.

¿Y qué ocurre con aquellas personas que acuden a comprar una prueba rápida, se la llevan, la realizan y no tienen contacto alguno con el boticario para comunicar su resultado?. López-Casero admite que se puede estar produciendo un infradiagnóstico de casos que no entran en las estadísticas oficiales. Pero, también, señala es una situación que podía haberse evitado. "Nosotros todo el rato decimos que estamos en una situación extraordinaria y hay que buscar soluciones extraordinarias. Todo el mundo habla del precio de los test. Que lo hubieran regulado desde el principio, que los hubieran regalado como hacen en otros países", apunta al tiempo que anuncia que el suministro de estos productos ya se está recuperando.

" Es una pena que no se esté utilizando esta herramienta (los autotest) para gestionar mejor la pandemia" aseguran desde el Consejo General de Farmacéuticos.

Pero, además, para que no se produzca esa pérdida de positivos, López-Casero sugiere que se podía haber optado, por ejemplo, por articular medidas para que quien adquiera un test en una farmacia pueda comunicar a esa botica el resultado, no simplemente adquirirlo y salir del establecimiento. "Así esos datos no se pierden. Y si esos casos no se comunican, la situación se puede complicar. Es una pena que no se esté utilizando esta herramienta para gestionar mejor la pandemia".

Noticias relacionadas
Temas

Coronavirus