Crisis del coronavirus

Defensa ofrece a las comunidades dos hospitales militares y 150 equipos móviles de vacunación

  • "Los gobiernos autonómicos saben que pueden contar siempre con el apoyo de las Fuerzas Armadas", señala la ministra Margarita Robles a EL PERIÓDICO DE ESPAÑA.

  • Sanidad Militar tiene ya listos 150 equipos móviles para vacunar donde lo pidan las autonomías; en Aragón comenzarán esta misma semana y Comunidad Valenciana y Castilla y León ya han mostrado su interés por contar con esos equipos que pueden desplazarse por toda España.

  • El avance de la variante ómicron ha obligado a las autonomías a pedir nuevamente ayuda al Ejército: actualmente hay más de 1.500 militares dedicados a labores de rastreo de los casos de covid-19.

La ministra Margarita Robles durante una visita a los rastreadores de la Brigada Paracaidista ubicada en la ‘Base Príncipe’ de Paracuellos del Jarama.

La ministra Margarita Robles durante una visita a los rastreadores de la Brigada Paracaidista ubicada en la ‘Base Príncipe’ de Paracuellos del Jarama. / Ministerio de Defensa

7
Se lee en minutos

El Ministerio de Defensa ha puesto a disposición de las comunidades autónomas dos de sus hospitales militares, el Gómez Ulla de Madrid y el Hospital General de la Defensa (Zaragoza), para reforzar la vacunación frente al coronavirus en plena sexta ola. Además, la sanidad militar ofrece 150 equipos móviles de vacunación capaces de llegar hasta el último punto de España para inmunizar a la población. Mientras, 1.500 militares continúan con las labores de rastreo tras la petición de varias comunidades ante el recrudecimiento de la crisis sanitaria en España. "Los gobiernos autonómicos saben que pueden contar siempre con el apoyo de las Fuerzas Armadas", declara la ministra de Defensa, Margarita Robles a EL PERIÓDICO DE ESPAÑA.

"En estos momentos, lo esencial es la vacunación como ya se ha puesto en evidencia. España es un país que se encuentra a la cabeza en el mundo, pero debemos seguir vacunando a nuestra población con la dosis de refuerzo y también acelerar la vacunación de nuestros menores", indica la ministra a este diario. Por ello, Margarita Robles reitera el apoyo de la Sanidad Militar a las comunidades autónomas "para que pidan, si así lo estiman necesario, 'vacunadores militares' para acelerar la inmunización de la sociedad española y reducir así los efectos de la sexta ola del covid-19".

Los 1.500 rastreadores militares se irán aumentando a demanda de las autonomías y una vez sean validados por el Ministerio de Sanidad.

Para ello, Defensa ha puesto a disposición de las autonomías, "150 equipos para reforzar" la inmunización en toda España. Igualmente, añade la ministra, esas comunidades saben que "pueden contar para la vacunación con los hospitales militares: Hospital Central de la Defensa Gómez Ulla, Centro Sanitario de Vida y Esperanza, de Madrid y el Hospital General de la Defensa, de Zaragoza", indica la titular del departamento a este diario.

El apoyo de las Fuerzas Armadas

Robles ha incidido a este diario en que "los gobiernos autonómicos saben que pueden contar siempre con el apoyo de las Fuerzas Armadas, y ante el avance de la variante ómicron, mucho más transmisible, se ha incrementado el número de rastreadores militares hasta los 1.500 actuales, que realizan rastreo de contagios y contactos estrechos del covid". Este número, explica la ministra, se irá aumentando a demanda de las distintas autonomías y una vez sean validados por el Ministerio de Sanidad.

Ahora, además, y con ese objetivo de acelerar la vacunación para intentar poner fin a esa sexta ola, Defensa tiene ya listos 150 equipos móviles para vacunación, formado cada uno de ellos por cuatro personas y que pueden empezar a trabajar en cuanto las comunidades lo soliciten, previa autorización, como se ha dicho, del departamento que dirige Carolina Darias. Esos equipos estarán dispuestos a acudir "a donde pidan".

El Gobierno quiere tener al 80% de población de entre 50-59 años vacunada con la tercera dosis en la semana del 24 de enero.

Entre las nueve propuestas anunciadas por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, para frenar este nuevo capítulo de la pandemia, figuran los siguientes objetivos: llegar al 80% de la población entre 60-69 años vacunada con tercera dosis antes de que finalice el año; al 80% de entre 50-59 años en la semana del 24 de enero; al 80% de entre 40-49 años en la primera semana de marzo; al 70% con la primera dosis pediátrica en la semana del 7 de febrero y al 70% con la segunda dosis pediátrica en la semana del 19 de abril.

El apoyo de los rastreadores en la 'Misión Baluarte'

Desde que se inició la 'Misión Baluarte', el 30 de septiembre de 2020, las Fuerzas Armadas han apoyado con rastreadores militares a todas las comunidades que lo han solicitado, aunque el numero fue disminuyendo a medida que iban bajando la incidencia de casos. De hecho la misión estaba a punto de concluir y ha debido ser reactivada a causa del incremento de los contagios. Entre los cometidos de los hombres y mujeres de las Fuerzas Armadas, el rastreo de casos, las desinfecciones de instalaciones -de los centros donde se realizaban test de antígenos a la población, residencias o centros sociales- el transporte de vacunas, la inmunización del personal olímpico

A finales de septiembre, los rastreadores militares habían realizado seis millones de llamadas con un promedio de 8.000 comunicaciones diarias.

Con datos de finales de septiembre -cuando, por los altos índices de vacunación, España salía de una quinta ola del coronavirus y nada hacía prever la abrupta entrada de una nueva variante que trastocaría nuevamente el sistema sanitario- se habían realizado seis millones de llamadas por parte de las Unidades de Vigilancia Epidemiológica, con un promedio de 8.000 comunicaciones diarias.


/ David Castro

El embiste de esta sexta ola ha obligado a recurrir nuevamente al Ejército para las labores de rastreo. Canarias, Andalucía, Asturias, Navarra, Ceuta o Aragón fueron algunas de las regiones en donde, en las últimas semanas, los militares, como ya hicieron en las sucesivas olas de la pandemia, volvieron a sumarse a los civiles en la vigilancia de los contactos estrechos y en el control de los confinados.

Este mismo lunes, durante una visita a los rastreadores de la Unidad de Vigilancia Epidemiológica (UVe) de la Brigada Paracaidista ubicada en la ‘Base Príncipe’ de Paracuellos del Jarama, activada la semana pasada por el Ejército a petición de Castilla-La Mancha, la ministra Margarita Robles ha declarado que ya se ha establecido contacto con varias comunidades para que el Ejército comience el refuerzo de la campaña de vacunación. De hecho, ya sucederá esta misma semana en Aragón, donde como se ha dicho está el Hospital Militar de la Defensa, en Zaragoza. Comunidad Valenciana y Castilla y León, son otras dos autonomías con las que ya hablado su departamento para contar con el apoyo de los equipos móviles de militares en la inmunización.

Cada equipo, entre 3 y 4 personas

Según la información facilitada por el Ministerio de Defensa, los 150 equipos móviles de vacunación (EMV) están formados por entre tres y cuatro personas y tienen la ventaja de poder desplazarse a cualquier punto del territorio. Cada equipo consta de un oficial enfermero; personal sanitario (médico o enfermero); personal administrativo e informático; personal de emergencias en coordinación con los correspondientes de cada comunidad autónoma y un conductor

La infraestructura consta de un vehículo para el traslado del equipo y equipamiento para la conservación de la vacuna.

Este personal ha sido debidamente seleccionado y cumple con la formación necesaria para llevar a cabo las funciones encomendadas dentro del plan de vacunación contra el coronavirus aprobado por el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud. La infraestructura que ha dispuesto Defensa consta de un vehículo para el traslado del equipo y equipamiento para la conservación de la vacuna, desde su recogida en el punto de abastecimiento que designe la comunidad, y en coordinación con ésta, hasta el punto donde se administre.

Defensa detalla que, si el lugar de la vacunación no se encuentra bajo la dirección de un médico y no dispone de un equipo de soporte vital avanzado, el EMV deberá disponer de ambos en coordinación con los servicios correspondientes de las autonomías. Cuando sea necesario, añaden, habrá personal con la habilitación adecuada para llevar a cabo la gestión administrativa y el registro. Estas unidades aportadas por los distintos mandos componentes (Terrestre, Marítimo, Aéreo y de Emergencias) son las que el Ministerio de Defensa pondrá a disposición de las autonomías, especifican desde este departamento.

Llegar a la España vaciada

La finalidad de los equipos móviles es facilitar la vacunación de la población en sitios concretos que se determinen con las comunidades y, también, en aquellas áreas geográficas pequeñas, dispersas o áreas de especial aislamiento o prioridad sanitaria. Los ciudadanos serán citados por los sistemas de cada autonomía y deberán incluir estos nuevos puntos móviles de vacunación teniendo en cuenta la planificación acordada, apuntan desde Defensa.

Será requisito para la valoración de las solicitudes la presentación por parte de la comunidad del Plan de Vacunación para cada equipo móvil. Las solicitudes presentadas por las autonomías serán valoradas por los equipos de salud pública dependientes de la Secretaría, concluye el departamento que encabeza la ministra Margarita Robles.

Noticias relacionadas