Crisis del coronavirus

Los sanitarios alertan de un nuevo caos por el avance imparable de la sexta ola

  • Junto a los no vacunados, la mayor parte de ingresos en las UCI catalanas ya son de personas de entre 60 y 70 años que todavía no han recibido la tercera dosis de la vacuna: una media de 40 diarios por covid en los últimos días.

  • "Ya estamos en la situación en la que nos han dicho que se suspendan las intervenciones quirúrgicas, salvo que sean oncológicas o urgentes", advierten desde Euskadi.

  • Desde Huesca, Carmen Tosat, presidenta del Colegio de Enfermería, denuncia que la situación en los servicios sanitarios "es cada vez más insostenible"

Imagen de un punto de vacunación en Barcelona.

Imagen de un punto de vacunación en Barcelona. / EPE

8
Se lee en minutos

Preocupación extrema entre los sanitarios españoles ante el imparable avance de la variante ómicron y la consiguiente explosión de contagios de coronavirus que, a velocidad de vértigo, se están registrando en todas las comunidades en los últimos días. Tras superar los 500 casos de incidencia, España ya ha entrado en el nivel de máximo riesgo de contagio. El agotamiento de los sanitarios es absoluto al volver a enfrentarse a una situación crítica en la Navidad de 2021, un escenario no previsto. Médicos y enfermeras ya hablan abiertamente de riesgo de colapso sanitario en las próximas semanas. Sólo en Cataluña, están ingresando en las UCI, una media de 40 pacientes covid al día. En Euskadi, ya han comenzado a cancelar operaciones, salvo las oncológicas o urgentes.

El Ministerio de Sanidad ha registrado este viernes 33.359 nuevos contagios de coronavirus, 18.773 de ellos diagnosticados en las últimas 24 horas. Cifras muy superiores a las del mismo día de la semana pasada. Entonces, se notificaron 17.012 positivos, lo pone de manifiesto el alza la evolución de la pandemia. La incidencia acumulada en los últimos 14 días por 100.000 habitantes se sitúa en 511,00 casos frente a los 472,90 del jueves.

Ante el "preocupante aumento" de casos de covid-19 que se está produciendo en las últimas semanas en España, sociedades científicas como la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) hacían hoy mismo un "llamamiento urgente" a la población para extremar las medidas de precaución. Con mucha seriedad y un tono que recuerda a comunicaciones anteriores, del inicio del estallido de la pandemia, los neumólogos advierten que han constatado que, en las últimas semanas, están aumentando los diagnósticos de nuevos casos tanto en los centros de salud como en los hospitales, lo que puede llevar a "corto o medio plazo" a un nuevo colapso de la sanidad.

Las UCIS catalanas con 300 pacientes

Desde Barcelona, el doctor Jesús Caballero, presidente de la Sociedad Catalana de Medicina Intensiva y Crítica, de la Academia de Ciencias Médicas de Cataluña, explica a EL PERIÓDICO DE ESPAÑA la situación en las UCI de los hospitales de la comunidad, donde se está registrando "un aumento progresivo" de ingreso de pacientes covid: una media entre 30 y 40 diarios. Las unidades de intensivos ya están en los 338 pacientes positivos (datos del viernes), con más de un 25 % de camas ocupadas, informa el intensivista. "La situación vuelve a complicarse bastante", advierte.

A partir del próximo lunes, en esta comunidad, los contactos estrechos de personas a las que diagnostiquen covid tendrán que confinarse durante 10 días aunque estén vacunados ante el avance de la variante ómicron, que ya supone el 20 % de los casos en la comunidad y el 25 % en el área de Barcelona. Desde la Ciudad Condal, el doctor Caballero explica que, actualmente, en las UCI catalanas, los no vacunados predominan entre los ingresados graves pero, aclara, como ya se está pasando el efecto de la vacunación de quienes se inmunizaron primero, se están encontrando un importante porcentaje de enfermos vacunados, de entre 60 y 70 años. Esa media de edad, apunta, conforma actualmente la mayor parte de los ingresos. Por eso, urge a, como determinó este mismo jueves la Comisión de Salud Pública, comenzar cuanto antes con la administración de la dosis de refuerzo a partir de los 40 años.

El efecto de las vacunas

El presidente de los intensivistas catalanes aclara que esta situación no le coge por sorpresa e insiste en la capacidad de mutar que tiene el coronavirus. "Con la variante alfa las vacunas no solo impedían la infección, sino que parecía que sujetaban la transmisión. En estas, en verano, llegó la delta que nos enseñó que, aunque si protegen contra la infección grave, no son esterilizantes a la hora de transmisión entre personas, y ahora hablamos de una sexta ola (plus, matiza), con la entrada de la variante ómicron que todavía una incógnita", indica el médico.

"No hace falta ser sanitario para ver que si hay un virus y que corre es probable que esto se desmadre más de lo que ya está", señala el presidente de los intensivistas catalanes

Por eso, a la pregunta si esperaba vernos nuevamente en una situación sanitaria tan comprometida, el médico responde rotundamente: sí. "Las vacunas estaban diseñadas para un tipo de virus y éste no es estático, puede cambiar", insiste. En ese contexto, el doctor Caballero admite que la situación se presenta compleja en la Navidad de 2021 y comparte la impresión de otros compañeros de que el colapso sanitario puede volver a ser una amenaza. "No hace falta ser sanitario para ver que si hay un virus y que corre y no tenemos precauciones (alude a reuniones o encuentros) es probable que esto se desmadre más de lo que ya está".

En Cataluña, explica, todavía no han tenido que derivar pacientes de la UCI a otras unidades de críticos. Pero, precisa, es por la propia organización hospitalaria de las UCIs, activa en picos de las diferentes olas, hace que estén en permanente contacto por si algún centro sanitario necesita una cama intensiva, poder derivarlo. Añade que el pico de esta nueva ola, se esperaba entre Navidad y comienzos de año, pero que la entrada de la variante ómicron hace prever que ese pico llegue antes.

"Es una verdadera incógnita el saber cómo podremos gestionar esta nueva ola plus. El sistema sanitario es el que es y hemos hecho un esfuerzo titánico en las diferentes olas, intentando también recuperar toda la actividad no covid que quedaba pendiente. Quiero romper una lanza: porque se tiene considerar el no superar el límite de las fuerzas, físicas y psíquicas", añade el doctor Caballero.

Cansancio en Euskadi

Desde Euskadi, Mabel Arciniega, secretaria general del Sindicato Médico y facultativa de Urgencias del Hospital Alto Deba (en Arrasate, Gipuzkoa) dice que el riesgo de colapso sanitario siempre está ahí y suspira fuerte cuando se le menciona volver a una situación crítica. En su comunidad, la ocupación de las camas de críticos es ya casi total, algunas al 100% (pacientes covid y no covid). En la mayoría de los hospitales, precisa, se han habilitado segundas unidades de UCI para separar a unos y otros. "Ya estamos en la situación en la que nos han dicho que se suspendan las intervenciones quirúrgicas, salvo que sean oncológicas o urgentes. Estamos en el escenario tres. Otra vez. Es agotador. Tenía la esperanza de no volver a esto, pero conociendo a la gente casi me lo temía", dice Arciniega.

Hasta 200.000 personas en Euskadi han rechazado vacunarse, explican desde el Sindicato Médico. "Es alucinante", advierte una médico

Lo más llamativo, señala la médico, es que, en las UCI, en torno a un 60/70% son enfermos que no se han vacunado. Hasta 200.000 personas en Euskadi, añade, han rechazado vacunarse, algo que le "alucina" porque es el 10% de la población de su comunidad. "Estuve de guardia antes de ayer, y en la pantalla, el 80% eran no vacunados y la edad entre los 35 y los 40 y pico. Muchos, padres de niños que se contagian", afirma.

La médico de Urgencias subraya también la atención que se está viviendo en los centros de salud. "Están desesperados. Más o menos la mitad de las consultas son telefónicas y en las presenciales llevan como un retraso de entre una semana y diez días en atender a la gente porque no dan abasto. En equipos de enfermería de rastreadores también van retrasadísimos y, en los centros de salud, se están reorganizando los horarios y, en algunos casos, cerrando las instalaciones antes de su horario habitual para poder llegar a cubrir todo el trabajo porque "no llegan", apunta la secretaria general del Sindicato Médico.

También, continúa, hay compañeros contagiados o confinados por lo que están a cuadros. "Llegas hasta donde llegas. Si el sistema sanitario aguanta es gracias a nuestro esfuerzo titánico. Una primera ola, vale; segunda, vale, pero....¿esto qué es?. La presión es brutal", critica. Lo positivo, dice la facultativa, que gracias a la vacunación, los pacientes contagiados están evolucionando mejor.

Situación insostenible en Aragón

Desde Huesca, Carmen Tosat, presidenta del Colegio de Enfermería, denuncia que la situación en los servicios sanitarios "es cada vez más insostenible". Las enfermeras "están al límite, no pueden más". La Atención Primaria está desbordada, y sus profesionales "ingeniándoselas para sacar adelante lo que en estos momentos urge, que es el diagnóstico de los nuevos y numerosos casos de esta séptima ola en Aragón, sin abandonar del todo el resto del trabajo de estos profesionales". Todo esto unido, continúa, a las vacunaciones, tanto de gripe como de covid a la población adulta, como a los niños.

Tosat explica que la situación se complica porque no hay enfermeras para sustituir a las que están de baja. “Se dieron de baja todos los contratos covid en octubre. No permitieron que se llevase a cabo las renovaciones porque parecía que volvíamos a la normalidad y ahora estamos desbordados de nuevo. No es justo", se queja. Las enfermeras han empezado ya a doblar turnos, incluso en algunas comunidades les están cancelando las vacaciones de Navidad, recuerda.

En la misma línea, el presidente del Consejo General de Enfermería, Florentino Pérez Raya, declara a EL PERIÓDICO DE ESPAÑA que las noticias de colapso que reciben no sólo llegan desde Huesca: "Nos dicen que está empezando a ocurrir en todas las provincias y es inadmisible que las administraciones hagan oídos sordos a esta situación. Nuestras compañeras no pueden más, llevamos dos años de pandemia sin fallar ni un día, han cancelado vacaciones y han puesto en peligro su propia vida".

Noticias relacionadas