Sexta ola del covid-19

Dr. Lopez Hoyos, inmunólogo: "Las vacunas no eliminan el virus, es un mensaje equivocado"

  • Presidente de la Sociedad Española de Inmunología (SEI) y jefe de servicio de inmunología del Hospital Universitario Marqués de Valdecilla (Santander) subraya que las medidas higiénicas y de distancia son tan importantes como el efecto de la inmunización.

Dr.Marcos López Hoyos, presidente de la Sociedad Española de Inmunología

Dr.Marcos López Hoyos, presidente de la Sociedad Española de Inmunología / SEI

4
Se lee en minutos

España ha entrado en un escenario de riesgo alto de contagio por coronavirus. La incidencia media actual, según los datos aportados por el Ministerio de Sanidad (de este viernes), se sitúa ya en 323 casos por cada 100.000 habitantes. El escenario, a pocos días de la Navidad, se presenta inquietante. El doctor Marcos López Hoyos, presidente de la Sociedad Española de Inmunología (SEI), jefe del servicio de inmunología del Hospital Universitario Marqués de Valdecilla de Santander y director científico del Instituto de Investigación IDIVAL conversa con EL PERIÓDICO DE ESPAÑA sobre el escenario en el que entra nuestro país justo antes de las fiestas y sobre las razones por las que aumentan los contagios y la presión hospitalaria sigue subiendo en España pese a tener a un 90% de la población diana vacunada.

La sexta ola del coronavirus sigue creciendo pese a que cada el porcentaje de vacunados en nuestro país es del 90%. ¿Cómo debe interpretarse?.

Las vacunas ponen freno a la infección porque disminuyen la diseminación del virus pero, en ningún caso, son esterilizantes, por lo cual no eliminan la posibilidad de infectarnos, lo que eliminan es la posibilidad de enfermedad grave, tanto en primera y segunda dosis, como incluso en la tercera dosis. Lo que estamos es induciendo una respuesta inmunitaria que va a evitar la enfermedad, pero no la infección y los contagios y eso es muy importante que la gente lo sepa.

¿Incluso con una tercera dosis de refuerzo?

En cuanto a la tercera dosis, de los pocos datos que hay, porque hay todavía muy poca población vacunada, disponemos por ejemplo de los de Israel. En este país, un estudio ha demostrado que en los vacunados reducen claramente la mortalidad. Además, insisto, en la subida de de la infección en España, en tercera dosis, no ha dado tiempo todavía a analizarlo. Si hablamos de un caso concreto, como el sucedido con los sanitarios de Málaga (que ya contaban con la tercera dosis de la vacuna frente al covid) no hubo tiempo a que hiciera efecto porque, sino me equivoco, se la habían puesto una semana antes, con lo cual no hubo margen para que hubiera una respuesta inmunitaria suficiente.

Entonces, sí se debe pensar que esa tercera dosis es efectiva.

La tercera dosis se pone sobre todo pensando en las poblaciones que no habían respondido bien a las dos anteriores. De hecho, ahora la tercera dosis se plantea como refuerzo (actualmente se administra a personal sociosanitario y mayores de 60 años) pero al principio se ha usado para completar vacunación en colectivos como trasplantados o gente mayor que no había respondido a las dos anteriores, lo que se hacía era completar la pauta para ver si conseguían responder. Eso es importante recodarlo.

"Cuanto más potenciemos la respuesta inmunitaria, más difícil vamos a ponérselo al virus y la posibilidad de diseminación es más difícil. Que eso quede claro".

En cualquier caso, volviendo al aumento del aumento de infecciones en España. ¿Estar vacunados nos ha dado una falsa seguridad frente al virus?.

Lo que queremos es vacunar a la gente para evitar la enfermedad. La infección también se reduce algo, pero el efecto no es tan claro sobre la capacidad infectiva. Con lo cual, vamos a tener a gente incluso con infecciones con tercera dosis. Aunque es cierto que, cuanto más potenciemos la respuesta inmunitaria, más difícil , vamos a ponérselo al virus y la posibilidad de diseminación es más difícil. Que eso quede claro. Por eso, adelante con vacunar.

¿Y es ese mensaje el que quizá no llega a quedar claro entre la población?

La gente piensa: 'Yo me he vacunado y voy a quitarme la mascarilla porque no voy a contaminarme'. No. No es así. Estamos venga a insistir: que no se confíen, que la vacuna te está protegiendo de la enfermedad, pero no del todo de la infección. Para nada. Insisto: reducen, pero no evitan la infección. Lo que la evita es estar con mascarilla, no tener contacto íntimo entre no convivientes, los espacios con ventilación...Y ese es el mensaje que hay que lanzar esta Navidad. Las vacunas no son esterilizantes; es decir, que eliminen o maten al virus. En este caso no lo hacen. Lo que hacen es potenciar la respuesta inmunitaria. Sabemos que reducen la mortalidad en un orden de hasta un 40 % más que en no vacunados, pero en la infección ese efecto no es tan claro. Además, cuando el vacunado se infecta, transmite la misma cantidad de carga viral que un no vacunado.

"Si en España hay hoy 35 millones de personas inmunizadas, si ingresan cien de esa cifra no es el mismo efecto que si ingresan cien de los otros 13 millones que están sin inmunizar".

Noticias relacionadas

Con la incidencia actual en España, ¿qué datos deben manejarse cuando se habla del efecto de la inmunización?.

En un momento en el que la gente está vacunada y, cuando se infecta, a veces es asintomática es más importante manejar los datos de hospitalización de enfermedad e ingreso en UCI que los datos de contagiados. A mayor número, aumentará la presión hospitalaria. El aumento de infecciones no siempre va acompañado de aumento de ingresos. Cuando hablamos de que hay el mismo número de ingresados inmunizados que no inmunizados es porque ponemos mal en perspectiva los datos. Hay que mirar el porcentaje dentro de los vacunados que ingresan, respecto al de los que no han recibido sus dosis. Si en España hay hoy 35 millones de personas inmunizadas, si ingresan cien de esa cifra no es el mismo efecto que si ingresan cien de los otros 13 millones que están sin inmunizar.