Crisis del coronavirus

Las comunidades prescinden de la mitad de sanitarios contratados en la pandemia

  • Médicos, enfermeras, auxiliares...que firmaron contratos covid se quejan de incertidumbre y precariedad: "Lo hemos dado todo y seguimos pringando hasta el último momento".

  • El aumento de la incidencia hace que regiones como Madrid ya adviertan que tendrán en cuenta la situación epidemiológica y asistencial para decidir si prolongan las contrataciones a partir del 31 de diciembre.

  • Comunidad Valenciana ha avanzando que sí renovará más del 90% de contratos; en el extremo contrario, Aragón, denuncian los sindicatos, ha prescindido de la mayoría de profesionales a los que llamó como refuerzo por la crisis sanitaria.

Diana Velasco Bengoechea y Agnieszka Sieminska, dos enfermeras del Hospital de Móstoles en Madrid.

Diana Velasco Bengoechea y Agnieszka Sieminska, dos enfermeras del Hospital de Móstoles en Madrid. / EPE

10
Se lee en minutos

Un clamor recorre las redes sociales en estos días. Bajo el hashtag #yosoycontratocovid miles de sanitarios denuncian que, a final de año, se cumplen los contratos que firmaron para sumarse al contingente de profesionales a los que las comunidades autónomas llamaron para luchar contra el coronavirus. Las estimaciones de las organizaciones sindicales son que la mitad de esos 94.000 contratos no se renovarán. Con variaciones destacadas entre comunidades. Mientras la valenciana prorrogará hasta el 93% los que están actualmente en vigor, en Aragón los sindicatos denuncian que se rescindirán más del 90%. "Nos sentimos indignados, porque lo hemos dado todo y seguimos pringando hasta el último momento” denuncian a EL PERIÓDICO DE ESPAÑA quienes no saben si, a 31 de diciembre, continuarán o no en sus trabajos mientras el mundo entero ya mira con preocupación a la nueva variante de covid-19 detectada en Sudáfrica.

"Si estuviéramos con un brazo encima del otro y sin trabajar, lo entendería, pero ahora mismo se nos necesita, porque hay mucho trabajo y no sólo por el covid, que ha cambiado radicalmente nuestra forma de atender, sino también por otras enfermedades cuya atención se ha ido demorando. Hace un año nos decían que faltaban médicos y enfermeras y ahora dicen que sobramos. ¿Qué ha pasado?". Fernando Ostos, neurólogo del madrileño Hospital 12 de Octubre, es uno de los sanitarios que en estos días reivindican, junto a centenares de compañeros, que las comunidades, en su caso Madrid, prorroguen los llamados 'contratos covid' que suscribieron con médicos, enfermeras, técnicos en cuidados auxiliares de enfermería, especialistas en diagnóstico, auxiliares de farmacia...y también personal de servicio no sanitario como auxiliares administrativos o personal de limpieza.

En hospitales y también en centros de salud. Sanitarios acostumbrados, ya desde antes de la pandemia, a la precariedad laboral, a encadenar contratos eventuales, a cobrar salarios bajos...y que, de un día para otro, por una crisis sanitaria que tensionó brutalmente el sistema, se pusieron a lidiar cara a cara con el virus. Cuando "lo dieron todo", recuerda desde el también madrileño Hospital de Móstoles, Carmen Portorreal, 25 años, auxiliar enfermería quien, como su compañero, no sabe qué será de su vida laboral a partir del 31 de diciembre, que es cuando vence su contrato. Carmen, Fernando y otros muchos sanitarios miran con incertidumbre al futuro.

"Lo hemos hecho porque hemos querido. Hemos aceptado estas condiciones -su sueldo apenas pasa de los mil euros-; hemos estado de aquí para allá, donde nos llamaban porque para eso éramos refuerzo. De un lado para otro. Entramos en lo peor, directamente con pacientes positivos. Sabíamos que íbamos para todo. Hemos ayudado a muchas personas, a muchas familias", se lamenta la sanitaria quien, de paso, admite que la tensión ha ido en aumento en su hospital en los últimos días a medida que ha ido subiendo la incidencia de casos por covid-19. En la UCI, detalla, ya hay cuatro positivos y, en planta, "van subiendo".

El difícil cómputo de los contratos

Las centrales sindicales admiten que es difícil saber cuántos de los contratos firmados en la primera ola ya no serán renovados en las distintas comunidades. Un ejemplo, en este caso relativo a Extremadura. El Sindicato de Enfermería SATSE señala que el Servicio Extremeño de Salud (SES) mantiene a 429 de los 1.938 sanitarios contratados durante la pandemia. "De los 429 trabajadores no sabemos cuántos son enfermeros", reconocen.

Desde organizaciones como CCOO indican a este diario que llevan días reclamando esas cifras por regiones, pero que no consiguen que se las faciliten. Otras organizaciones, en este caso la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), han hecho cálculos globales, estimaciones en las que coinciden desde otros sindicatos: en torno a la mitad de sanitarios contratados por la pandemia no verán renovados sus contratos a finales de 2021.

Cuando este periódico pregunta a CSIF por su estimación, desde el sindicato se explican de la siguiente manera:  "La cifra de la que partimos es que hubo 94.000 contrataciones de refuerzo covid. Tenemos constancia de que hace un mes, mes y medio, las comunidades preveían renovar en torno a 44.000. Con los cual quedan esos 50.000 pendientes. Además, entre septiembre y octubre se han perdido 50.000 empleos en la sanidad". Hablan de enfermeros, médicos, técnicos en cuidados auxiliares de enfermería (Tcaes) o celadores.

Las listas de espera se acumulan

"La sanidad madrileña ha pasado por una dura prueba, se han acumulado a las listas de espera previas, pruebas diagnósticas y cirugía que se retrasaron. Las plantillas de profesionales sanitarios ya eran insuficientes antes como se pudo ver con las dificultades para contratar profesionales adicionales para la crisis sanitaria. En concreto, en el caso de los facultativos, desde hace meses venimos poniendo encima de la mesa que en muchos casos no se trató de contrataciones adicionales, sino de cambios de modalidad precarias de contrato a contratos covid", señala Ángela Hernández Puente, vicesecretaria general de la Asociación de Médicos y Titulados Superiores de Madrid (AMYTS).

En Madrid, según el sindicato AMYTS, la consejería la consejería sólo prolongará los contratos al 35% de facultativos.

Puente se queja de que, sin información clara por centros y especialidades, la Consejería de Sanidad quiere dejar de renovar una parte de esos contratos, en concreto sólo prolongará al 35% de facultativos. "Es algo que no nos podemos permitir. Son necesarios para cubrir las labores asistenciales en sus centros, absorber la demanda asistencial y tener en cuenta las jubilaciones, que estimamos en un 30% de la plantilla en el siguiente lustro", añade.

Sin "capacidad presupuestaria"

Según este sindicato, la Comunidad de Madrid prescindirá de más de 690 médicos con contratos Covid por “no tener capacidad presupuestaria”. En total, la medida afecta a unos 1.200 sanitarios. CCOO cita situaciones que podrán darse. Como ejemplo, el Hospital Infanta Sofía (San Sebastián de los Reyes), el centro con más lista de espera quirúrgica de toda la comunidad con 142,97 días de demora media. Si se consuma el despido de el 65 % del personal contratado como refuerzo el próximo 31 de diciembre, la gerencia del hospital tendría que que cerrar la Unidad Coronaria (ahora UCI).

Desde Sanidad recuerdan que el viceconsejero de Asistencia Sanitaria y Salud Pública, Antonio Zapatero, ha explicado esta misma semana que se tendrá en cuenta la situación epidemiológica y asistencial para determinar la prolongación o no de esos contratos.

Aragón se queda sin refuerzo covid

En Aragón, CSIF exigía esta misma semana que los contratos de refuerzo permanezcan como plantilla estructural de la sanidad ante la evolución de la pandemia y la dispensación de la tercera dosis. Sin embargo, esta sería precisamente una de las comunidades donde, con datos aportados en este caso desde CCOO, el Departamento de Sanidad ha decidido no renovar más del 90% de esos 2.400 contratos. Tampoco en una Atención Primaria cada vez más ahogada, remarcan, y que, como apuntan sus compañeros desde Madrid, está en máxima tensión ante la posibilidad de enfrentarse a una sexta ola. En la misma línea, en Extremadura, apenas el 22% de los sanitarios que se han incorporado durante estos meses, continúan trabajando. Al 78% restante ya se le ha rescindido el contrato.

En En Andalucía se han renovado12.000 de los 20.000 contratos que se habían realizado por la pandemia

En Andalucía, desde la Consejería de Salud y Familias, consultada por El PERIÓDICO DE ESPAÑA, indican que se han renovado 12.000 de los 20.000 contratos que se habían hecho. La supresión de los fondos covid por parte del Gobierno, justifican, ha impedido prolongar a los otros sanitarios. Continuará el 60% de los contratos para reforzar la sanidad, una cifra que se adapta a las necesidades actuales, según este departamento.

Sin embargo, la pérdida de esos 8.000 profesionales de la sanidad pública ha llevado a la movilización en las últimas semanas, con concentraciones convocadas por los sindicatos. Entre los no renovados, apuntan desde SATSE, 2.749 de enfermeras, 34 de Fisioterapeutas y 51 de matronas. En el caso de Navarra, de los 532 contratos hechos en marzo de 2021, en octubre se han prorrogado hasta el próximo 31 de enero 273 en total (en torno al 50 por ciento).

Las que menos recortan

En el extremo contrario, Ana Barceló, consellera de Sanidad de la Comunidad Valenciana, ha anunciado que se prorrogarán hasta 5.600 contratos de refuerzo, lo que se traduce en el 93% de los actualmente en vigor. Según datos aportados por las organizaciones sindicales a este diario, tras la reunión de la mesa sectorial del pasado lunes, los llamados "acúmulos covid" se irán renovando hasta abril de 2022, fecha en la que se espera que se hayan reconvertido en plantilla estructural. Las renovaciones se harán en Atención Primaria; Salud Pública, Urgencias o Salud Mental. En Atención Especializada, se prolongarán 3.000 contrataciones. Hay que recordar que, en esta comunidad, el 31 de mayo cesaron 3.000 -de 9.000-, profesionales llamados para trabajar durante la pandemia.

En Baleares, también han decidido prolongar 1.100 contratos eventuales hasta el próximo 15 de enero por temor a una sexta ola y, en Canarias, la intención del Gobierno es mantener a los 2.400 sanitarios en función de la evolución de la pandemia. También Cataluña o Castilla-La Mancha han avanzado que, por ahora, no prescindirán de este tipo de contrataciones. Desde el Departamento de Salud de la Generalitat indican que es una medida que se está estudiando.

""Hay tensión y preocupación. Con las jubilaciones, más la sobrecarga del sistema, se van a necesitar muchas más profesionales", dicen desde SATSE Galicia

En Galicia, Malules Carbajo, secretaria autonómica de SATSE, explica a este diario que en la comunidad se firmaron dos tipos de contratos: uno de emergencia sanitaria, de un año, que se van a renovar por seis meses más (afecta a 115 enfermeras) y otra modalidad de seis meses (denominada acúmulo de tareas por emergencia sanitaria) que se va a renovar por tres meses más y afecta a 289 profesionales. La responsable de SATSE incide en que, pese a esas renovaciones, la escasez de personal es enorme y que la subida de la incidencia de casos de coronavirus les inquieta.

"Hay tensión y preocupación. Con las jubilaciones, más la sobrecarga del sistema, se van a necesitar muchas más profesionales. No hay sustitutos que se puedan contratar. Estamos saturadas", se queja a este diario. En Galicia, se ha acordado con los sindicatos la prórroga de contratos de entre tres y seis meses de un total de 738 sanitarios que finalizaban su vinculación laboral en las próximas semanas.

"No sabemos nada, ni podemos hacer nada"

Desde su hospital de Madrid, la auxiliar de enfermería Carmen Portorreal habla de la frustración que sienten. No saben si continuarán trabajando, pero tampoco puede buscar otras oportunidades hasta que les comuniquen si continúan o no en el centro sanitario. "Nos sentimos fatal", sentencia.

"Llegan estas noticias, ves que no va a haber renovación de esos contratos y piensas que es ya la puntilla final", dice el doctor Ostos.

El tipo de modalidad laboral que han suscrito, explica su compañera Diana Velasco, enfermera en el mismo hospital, tiene varias peculiaridades. Entre otras que pueden llamarlas a acudir a cualquier servicio del centro sanitario, incluida la UCI, aunque no tengan experiencia. Además, les penalizan si intentan buscar otras oportunidades laborales. Es decir, hasta que no sepan si continúan o no, no pueden ponerse a buscar trabajo. Lo que implica no saber, siquiera, si podrá pagar el alquiler de su casa. "No sabemos nada, ni podemos hacer nada", se lamenta.

El neurólogo Fernando Ostos hace un alegato final. No habla de su propia situación, subraya, pero manifiesta que todos sus compañeros viven una situación difícil: "Nos vemos abocados a una situación de precariedad importante. Con el covid, emocionalmente, ya fue difícil y, a veces, te sientes un pelín agotado. Llegan estas noticias, ves que no va a haber renovación de esos contratos y piensas que es ya la puntilla final".

Noticias relacionadas