NUTRICIÓN

Los nutricionistas desmontan 7 mitos sobre la alimentación y el deporte

La eliminación total de las grasas en la dieta o que tomar mucha proteína genera musculatura, son algunos de los mitos que no tienen ninguna base científica.

Los nutricionistas desmontan 7 mitos sobre la alimentación y el deporte
3
Se lee en minutos
Rebeca Gil

En las redes sociales podemos encontrar de todo, pero son muy numerosos los canales dedicados a temas de alimentación y actividad física. Qué comer antes o después de hacer deporte, qué alimentos son mejores para los deportistas, que no se debe hacer nunca antes de entrenar… 

El problema es que, en muchas ocasiones, las informaciones que se ofrecen no tienen ninguna base científica, puesto que los que las ofrecen no tienen ninguna formación sanitaria. Con lo que esto supone para la salud de quienes se fían de ellas a pies juntillas. 

Por ello, los especialistas del Consejo General de Colegios Oficiales de Dietistas-Nutricionistas y la Academia Española de Nutrición y Dietética nos ayudan a desmontar algunos de los bulos y mitos más extendidos relativos a la alimentación y el ejercicio físico.

Los nutricionistas desmontan mitos 

1. No se deben comer carbohidratos por la noche. Es una creencia muy extendida que no puede estar más lejos de la realidad. Como explican los nutricionistas, “este nutriente es almacenado en forma de glucógeno, sustrato energético imprescindible”. 

Por eso, el consumo de hidratos de carbono es esencial tanto para poder realizar una práctica deportiva como para recuperarnos de la misma. 

Y no solo eso, comer este tipo de alimentos antes de dormir puede ayudar a descansar mejor. Eso sí, “es preferible elegir opciones integrales de cereales y derivados, así como priorizar frutas y verduras”.

2. Hay que eliminar las grasas de la dieta porque engordan. Lo primero que quieren dejar claro los nutricionistas y dietistas es que “no hay alimentos o nutrientes que tengan la propiedad de engordar. La clave está en encontrar un equilibrio entre el gasto energético diario y el consumo de alimentos”. 

En el caso concreto de las grasas, la clave está en saber cuáles son saludables, entre ellas el aceite de oliva virgen extra, aguacate, frutos secos, semillas, etc.. 

Las que si es conveniente evitar son las patatas fritas, la bollería y toda clase de alimentos ultraprocesados que son los que contienen grasas no saludables. 

La mejor bebida para hidratarse durante la práctica deportiva es el agua. / Vladimirs Poplavskis

3. Hay que entrenar en ayunas para adelgazar. Probablemente, algunas personas prefieran entrenar sin haber comido antes por encontrarse más cómodos, menos pesados. Pero nada más. “Es un error pensar que por ello vamos a perder más grasa”, aseveran los expertos. 

La mejor forma para perder grasa es ir eliminando calorías de nuestra dieta de forma progresiva y distribuida a lo largo del día. No sirve de nada saltarse ninguna comida. 

4. Comer mucha proteína sirve para ganar musculatura. Esta práctica está muy extendida, pero realmente, no hay evidencia científica alguna que demuestre que cuanta más proteína más músculo. ¿Entonces, cómo podemos desarrollar la musculatura? Los dietistas y nutricionistas indican que la forma más eficaz es “ajustando un correcto entrenamiento, sobre todo de fuerza, y un buen plan dietético, que verá aumentado su aporte de energía y nutrientes, entre ellos las proteínas”.

5. Hacer deporte permite comer cualquier cosa. Es obvio que cualquier persona que realice deporte consume más calorías en comparación con las personas sedentarias. “Pero esto no es excusa para comer en exceso ni elegir alimentos superfluos como los ultraprocesados”, afirman los dietistas. 

Lo mejor es seguir siempre una dieta saludable, con productos frescos de calidad. Así, obtendremos un mejor rendimiento deportivo. 

Noticias relacionadas

6. Las bebidas energéticas son la mejor forma de hidratarse cuando se hace deporte. Si hay algo en que hay un consenso general de científicos y sanitarios es que la mejor forma de hidratarse es con agua. 

Esto no quiere decir que, en determinados momentos donde el ejercicio es más intenso (entrenamientos o competiciones), y/o en un clima más cálido, como ahora durante el mundial en Qatar, se pueda “incorporar alguna bebida deportiva que permita mantener los niveles de glucosa al mismo tiempo que repone los electrolitos perdidos a través del sudor o cuyas necesidades se vean aumentadas por la práctica del ejercicio”, concluyen los especialistas.