APARATO DIGESTIVO

¿Qué es y cómo se trasmite el contagioso norovirus detectado en Almería y frecuente en verano?

La infección por norovirus se produce con mayor frecuencia durante la temporada estival y, sobre todo, en espacios cerrados. Provoca diarreas y vómitos y no suele necesitar tratamiento

¿Qué es y cómo se trasmite el contagioso norovirus detectado en Almería y frecuente en verano?
2
Se lee en minutos
Rafa Sardiña

El Servicio de Salud Pública de la Junta de Andalucía investiga el brote vírico de un posible norovirus detectado en la localidad almeriense de Mojácar. Hasta el momento, hay más de 90 afectados, todos ellos clientes de un complejo hotelero.

A la espera de ver cómo evolucionan los enfermos, de momento se puede decir que ninguno de ellos ha precisado ingreso en el Hospital Comarcal La Inmaculada, en Huércal-Overa.

Como explican los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) americanos:

"Los norovirus son virus muy contagiosos que causan vómitos y diarrea. Cualquier persona puede infectarse con norovirus y enfermar". 

La infección por norovirus se produce con mayor frecuencia durante el verano y, sobre todo, en espacios cerrados, como hospitales, residencias de mayores, hoteles y cruceros.

Se propagan con mucha facilidad y se contagia de la siguiente manera:

  • Contacto directo con una persona infectada.

  • Consumo de alimentos o agua contaminados.

  • También se puede transmitir si alguien se toca los ojos, la nariz o la boca después de haber tocado un objeto o superficie contaminada.

Norovirus: ¿Cuáles son sus síntomas?

Los síntomas aparecen de forma repentina, entre 12 y 24 horas después de la exposición al virus, y los más comunes son:

  • Diarrea.

  • Vómitos.

  • Náuseas.

  • Dolor de estómago.

  • Sensación de malestar general.

  • Dolor muscular.

Generalmente, los síntomas tienen una duración que va de 1 a 3 días.

La mayoría de los enfermos no necesitan tratamiento específico, y además no existe.

Pero lo que sí es necesario es prestar especial atención a las personas vulnerables: niños, personas mayores y enfermos crónicos. Sobre todo porque los vómitos y la diarrea pueden causarles deshidratación.

  • Los norovirus son la principal causa de las “enfermedades transmitidas por los alimentos. Pero hay otros microbios y sustancias químicas que también las pueden causar”. 

¿Cómo se manifiesta la deshidratación?

Las molestias o síntomas de la deshidratación se inician con sensación de cansancio, mareos, cifras bajas de presión arterial, taquicardia, seguidas de contracturas musculares o calambres.

Pueden llegar a aparecer convulsiones, entrada en coma o pérdida total del conocimiento, y en casos extremos hasta provocar la muerte.

Pero estos síntomas pueden variar según la edad e identificarlos a tiempo es fundamental.

En bebés y niños pequeños los signos de alerta son:

  • Sequedad en la boca y la lengua.

  • El bebé llora sin lágrimas.

  • El pañal está seco durante más de tres horas.

  • Ojos y mejillas hundidos.

  • La fontanela (la parte blanda de la cabeza) parece hundida.

En personas mayores los síntomas pueden ser:

  • Necesidad de beber de forma excesiva.

  • Poca frecuencia en las micciones.

  • Orina de color oscuro.

  • Confusión.

Cómo evitar el contagio de norovirus

La mejor manera de combatirlos la tenemos perfectamente asimilada a nuestras vidas después de estos años de pandemia. Y si hemos conseguido habituarnos a un lavado frecuente de manos o a utilizar el gel hidroalcohólico, tenemos mucho terreno ganado.

En cualquier caso, estas son las recomendaciones:

  • Lavarse las manos con bastante frecuencia, sobre todo después del contacto con superficies. Se puede utilizar agua y jabón o gel hidroalcohólico, antiséptico que se emplea como alternativa. 

  • Lavar frutas y verduras a conciencia.

  • En el caso de tener síntomas, aislarse para prevenir la transmisión. También es recomendable permanecer en casa dos días más tras la desaparición de los síntomas más típicos de la enfermedad.

  • Evitar manipular alimentos y objetos que usan otras personas.

  • En viajes al extranjero, lo mejor es optar por comer alimentos cocinados y evitar aquellos que se venden en puestos callejeros.

Noticias relacionadas