PATRIMONIO

El viejo cuartel de la Guardia Civil y el palacete de Carabanchel que están en riesgo de desaparecer en Madrid

La antigua Casa cuartel del Instituto Armado en Cadalso de los Vidrios y la Casa-Asilo Goicoechea e Isusi llevan décadas abandonadas

Vista del estado en ruina en que se encuentra el la Casa-asilo Goicoechea e Isusi, en General Ricardos.

Vista del estado en ruina en que se encuentra el la Casa-asilo Goicoechea e Isusi, en General Ricardos. / HISPANIA NOSTRA

Roberto Bécares

Roberto Bécares

Su estado de conservación es pésimo y durante los últimos años han sufrido no solo el deterioro del tiempo, sino que han sido vandalizados y algunos de sus elementos expoliados. Pese a su alto valor histórico, los dos edificios están en riesgo de desaparición, destrucción o alteración de sus características propias. Por ello han sido incluidos recientemente en la Lista Roja que elabora la asociación Hispania Nostra, un colectivo cuya labor es recordarnos la fragilidad de buena parte de nuestro patrimonio y promover su conservación. 

Se trata de la Antigua casa cuartel de la Guardia Civil de Cadalso de los Vidrios y la Casa-Asilo Goicoechea e Isusi. Esta última, de propiedad privada, está situada en la calle General Ricardos y cuenta con un nivel 2 de protección grado estructural, lo que condiciona sus usos. “Los dueños tienen la obligación de conservar el edificio”, recuerdan fuentes del Ayuntamiento de Madrid a EL PERIÓDICO DE ESPAÑA.

El palacete fue construido en 1890 para funcionar como un hotel, en la que entonces se llamaba carretera de los Carabancheles, pero alrededor de 1920 pasó a ser un asilo para “inválidos del trabajo manual e intelectual”, fundado por Ramona Goicoechea e Isusi. Desde que se abandonó en la década de los 90, sin embargo, ha sufrido un grave deterioro. 

Dotación pública

El Gobierno municipal de Manuela Carmena mostró su intención de comprarlo para hacer una dotación pública, pero nunca llegó a hacerlo, y al llegar al poder, el PP y Ciudadanos desistieron de adquirirlo dado su estado de semiruina. 

Perspectiva de la fachada de la Casa-Asilo Goicoechea e Isusi, en la calle General Ricardos de Madrid.

Perspectiva de la fachada de la Casa-Asilo Goicoechea e Isusi, en la calle General Ricardos de Madrid. / HISPANIA NOSTRA

El equipamiento cuenta con una parcela de 2.928 metros cuadrados y una superficie construida de 1.575 metros cuadrados, repartida en tres niveles de planta rectangular. El edificio dispone de una capilla en su parte trasera que tiene un ábside semicircular. 

En su estilo se observan reminiscencias del Neoclasicismo y Barroco, especialmente en su puerta principal de acceso, de ahí la protección de su estructura recogida en el Plan General de Ordenación Urbana de Madrid 1997. La gran fachada, producto de la reconstrucción realizada por Secundino Zuazo, aloja, sin embargo, desde hace años, grafitis de todo tipo, tal y como denuncian desde Hispania Nostra. 

“Lo que antes era una vistosa tapia es ahora una pequeña valla de alambre forrada con una lona verde, víctima también de las pintadas. En la fachada también se encuentran los pequeños restos de su ahora desgarrado frontispicio en donde se observan algunas letras en relieve que conforman la matrícula de una antigua construcción ostentosa; «Fundación Goicoechea Isusi. 1924».

Además, el interior está apuntalado y necesita de periódicas revisiones técnicas, de las cuales carece pues no está protegido”, señala la asociación, que tiene cifrados 1.400 los monumentos, edificios y espacios históricos en riesgo de desaparecer en España, más de 30 de ellos en Madrid.

Vista de la Casa Cuartel de Cadalso de los Vidrios, construida en 1918 y que lleva años abandonada.

Vista de la Casa Cuartel de Cadalso de los Vidrios, construida en 1918 y que lleva años abandonada. / AYUNTAMIENTO DE CADALSO DE LOS VIDRIOS

Cubiertas hundidas

El otro edificio que tiene un claro riesgo de no ser el que era es el antiguo y precioso Cuartel de Cadalso de los Vidrios, que lleva abandonado también desde hace décadas y varias de sus cubiertas se han hundido por completo. El edificio, que está vallado, ha sido objeto de debate y se ha llegado a plantear que albergara el Consistorio de la localidad, pero finalmemte no se ha concretado nada. Pese a la valla que impide el acceso a su interior, ha sido víctima también de robos y de grafitis.  

Pese a que hay constancia de que desde finales del siglo XIX había un cuartel del Instituto Armado en la localidad, la Casa Cuartel debió construirse alrededor del año 1918 con sus dos plantas. En la actualidad, tiene un Grado 3 de Protección en el cuerpo de la fachada.  

Según explican en la página web del Consistorio, en el último tercio del siglo XIX se generalizaron la mezcla de estilos dando lugar al eclecticismo, mezclando lo mudéjar, con el románico o con el clasicismo, que es el estilo arquitectónico del Cuartel.

  ”El estilo neomudéjar se observa en la profusión del uso del ladrillo, pero no con formas árabes, sino imitando la disposición de los sillares y las dovelas en un edificio renacentista. Esta sensación clasicista se ve acentuada por la presencia central del frontón superior en el centro de la fachada, la disposición de las ventanas o la decoración de las cornisas que recuerdan a los palacios renacentistas”, señalan en el Ayuntamiento.