NUEVA ETAPA

Feijóo explora pactar el CGPJ con Sánchez para subrayar su autoridad dentro del PP y ante “la ultraderecha madrileña”

Algunos barones y altos cargos del partido conservador ven en el poder judicial una oportunidad para que su líder “recupere la centralidad”

Alberto Núñez Feijóo, el pasado 29 de abril, en la sede del PP.

Alberto Núñez Feijóo, el pasado 29 de abril, en la sede del PP. / José Luis Roca

Acabado el ciclo electoral, vuelve el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) a las portadas de los periódicos. El órgano que regula a los jueces tiene el mandato caducado ya desde hace cinco años y medio y el Gobierno de Pedro Sánchez, necesitado de pasar la página de las europeas, ha decidido activar de nuevo la negociación con el PP. El jefe del Ejecutivo anunció este miércoles en TVE que da de plazo a los populares hasta finales de este mes para renovar el CGPJ o, si no, él impulsará una reforma legal para desbloquearlo. Pocos minutos después, el ministro de Presidencia, Félix Bolaños, mandó un mensaje al vicesecretario de Institucional del PP, Esteban González Pons, para verse. Todo apunta a que la reunión será este viernes, en Madrid, o la semana próxima en Bruselas y ambas partes quieren que participe la vicepresidenta de Valores y Transparencia, Věra Jourová, como mediadora, una figura que los conservadores exigieron hace medio año para sentarse a negociar.

La presión de Ayuso, en octubre de 2022, fue determinante para que los populares se levantaran de la mesa

Según ha podido saber este diario, Feijóo está dispuesto a acercar posiciones con el Gobierno para que la negociación llegue a buen puerto. Y no solo en el CGPJ, también en otros cargos institucionales que están pendientes del pacto de los dos grandes partidos españoles. Entre otros, los que afectan al Banco de España (el mandato del gobernador venció el 11 de junio y el de la subgobernadora lo hará el 11 de septiembre) y a la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), con varias consejerías vacantes. Además, el pacto iría acompañado de medidas de ‘regeneración’, como la prohibición de las puertas giratorias y de reforzamiento de la independencia de las instituciones.

La nueva disposición de Feijóo ante Sánchez tiene implicaciones de largo alcance dentro del PP: hay que recordar que ambos dirigentes estuvieron a punto de renovar el CGPJ en octubre de 2022, pero una llamada de Isabel Díaz Ayuso al líder de los populares hizo cambiar de opinión al político gallego. Aquella conversación, revelada por EL PERIÓDICO DE CATALUNYA, del mismo grupo editorial, supuso frenar un pacto casi cerrado que la dirigente madrileña rechazó porque Sánchez estaba negociando en paralelo la derogación del delito de sedición con los independentistas.

"Es evidente que los muros han perdido y los puentes los vamos a volver a construir”, dijo el jefe de los populares el domingo

Ahora, sin elecciones, previsiblemente, a la vista y después de que el propio Feijóo en persona se haya radicalizado en varios momentos para intentar captar votos de Vox, un pacto global del líder del PP con Sánchez le permitiría “recuperar la centralidad”. Así lo entienden algunos miembros de la cúpula de Génova que, como otros dos barones del ala moderada, defienden el desbloqueo del CGPJ y el pacto en otras instituciones. De hecho, Feijóo, la noche electoral del domingo, ya dejó entrever la etapa que va a intentar abrir: “Estamos ante un nuevo ciclo político. Estamos ante una nueva responsabilidad que asumimos con humildad y con sentido de Estado. Es evidente que los muros han perdido y los puentes los vamos a volver a construir”.

Webs y radios contra el supuesto “blando”

Eso sí, ese viraje no es fácil mientras la amnistía, el ‘caso Koldo’ y los negocios de Begoña Gómez siguen en todas las páginas de los periódicos. Los que apoyan esta nueva vía de Feijóo, tanto en Génova como en los territorios, temen que el máximo dirigente de los conservadores sea presionado de nuevo por Ayuso y a ella también se sume la “ultraderecha madrileña”, esta última representada, según varias de las fuentes consultadas, por webs y radios que siguen viendo a Feijóo como un “blando”. Hace cinco años esas páginas y emisoras (y también José María Aznar) auparon a Vox y ahora también dan amplia cobertura al ultra Alvise Pérez, colaborando indirectamente en el troceamiento de la derecha.

Fuentes conocedoras de los contactos entre el Ejecutivo y el PP aseguran que, pese a los ataques cruzados, el hilo de comunicación no se ha roto durante estos últimos meses de convocatorias electorales (gallegas, vascas, catalanas y europeas).

Idea de Casado

Y ¿qué fórmula está sobre la mesa para que haya cierto optimismo en el desbloqueo del CGPJ? Fuentes conocedoras de los contactos señalan que se está abundando en una vía intermedia, para que ambas partes, como en toda buena negociación, puedan decir que han ganado. Los nuevos vocales pactados con la norma vigente serían los encargados de redactar, en un plazo fijado, una propuesta de reforma de la ley orgánica del poder judicial (la que el dirigente popular exigía registrar ya en el mismo momento de la renovación) con un nuevo sistema de elección de los miembros del CGPJ De hecho, este sistema es muy parecido al que ya planteó el equipo de Pablo Casado, exlíder del PP, a Bolaños en 2022.