Según el 'New York Times'

Un grupo supremacista ruso estaría detrás de las cartas bomba en España

EEUU y Europa apuntan a Movimiento Imperial Ruso, instigado por los servicos de inteligencia del Kremlin

Imagen del paquete enviado al embajador de Ucrania en España. EPC

Imagen del paquete enviado al embajador de Ucrania en España. EPC

1
Se lee en minutos
Redacción

Funcionarios estadounidenses y europeos creen que un grupo supremacista blanco con sede en Rusia recibió órdenes de la inteligencia de ese país para enviar cartas bomba al presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, y otros objetivos en España, a finales de 2022, según informa el diario 'The New York Times'.

Las seis cartas bomba, enviadas a fines de noviembre y principios de diciembre, solo causaron un herido, un empleado de la Embajada de Ucrania en Madrid, al que le explotó una de ellas. En las últimas semanas los investigadores se han centrado en el Movimiento Imperial Ruso, un grupo radical que tiene miembros y asociados en toda Europa y centros de entrenamiento de estilo militar en San Petersburgo, dijeron funcionarios de EEUU al diario a condición de no ser identificados.

Agregaron que se cree que el grupo, que ha sido designado organización terrorista global por el Departamento de Estado de EEUU, tiene vínculos con las agencias de inteligencia rusas. Miembros importantes del grupo han estado en España, y la policía ha rastreado sus vínculos con organizaciones españolas de extrema derecha, señalaron además las fuentes al diario neoyorquino.

Noticias relacionadas

El objetivo aparente de las cartas bomba era señalar que Rusia y sus representantes podrían llevar a cabo ataques terroristas en toda Europa, incluso en las capitales de los estados miembros de OTAN, que está ayudando a Ucrania a defenderse contra la invasión de Rusia, aseguraron los funcionarios estadounidenses.

España es miembro de la alianza y ha prestado ayuda militar y humanitaria a Ucrania, así como apoyo diplomático. Las cartas fueron enviadas al Palacio de la Moncloa, sede de la Presidencia del Gobierno de España, el Ministerio de Defensa, representaciones diplomáticas en Madrid, un fabricante de armas en Zaragoza y la Base Aérea de Torrejón de Ardoz, en las afueras de Madrid.