PRESIDENCIA EUROPEA

Sánchez prepara una gran foto preelectoral con los líderes europeos en la Alhambra de Granada

  • El presidente del Gobierno lo será también del Consejo Europeo el segundo semestre del año y marcará las prioridades de la Unión

  • Se celebrarán reuniones de los ministros europeos en todas las Comunidades Autónomas y en 25 capitales de provincia. Consulta aquí el calendario provisional

  • La cita más importante será el Consejo informal de jefes de Estado y de Gobierno europeos en Granada, el 6 de octubre

Praga (República Checa) 6.10.2022. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, charla con la primera ministra de Finlandia, Sanna Marin. 

Praga (República Checa) 6.10.2022. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, charla con la primera ministra de Finlandia, Sanna Marin.  / Pool Moncloa/Fernando y Calvo

7
Se lee en minutos

Será en términos de impacto visual como la cena de gala en el Museo del Prado de la Cumbre de la OTAN, pero esta vez con los máximos líderes del Viejo Continente. El Gobierno prepara en el complejo histórico de la Alhambra de Granada la cumbre informal de jefes de Estado y de Gobierno de los 27 del Consejo Europeo. Será el próximo 6 de octubre, como parte de los actos del semestre de la presidencia española de la UE. Un día antes, y en el mismo lugar icónico, Pedro Sánchez recibirá a los 44 socios de la Comunidad Política Europea (todos los de la UE más Reino Unido, Turquía, Ucrania, entre otros). Aunque oficialmente no se ha hecho público el lugar de la cita, fuentes diplomáticas y del Gobierno confirman a EL PERIÓDICO DE ESPAÑA que ya hay equipos preparando el encuentro en la ciudad andaluza.

Pedro Sánchez compaginará así, durante seis meses, la presidencia de turno del Consejo de la UE y la presidencia del Gobierno de España. Y lo hará en plena precampaña electoral y a tan solo unos días de disolver el Parlamento, si cumple con su palabra de acabar con la legislatura. Los comicios deben celebrarse como muy tarde el 10 de diciembre, y para ello la disolución de las cámaras ha de producirse el 16 de octubre. En ese contexto, su imagen paseando con Emmanuel Macron, Olaf Scholz, Recep Tayyip Erdogan, Rishi Sunak o Ursula von der Leyen por los jardines, palacios y fortalezas del complejo de Alhambra va a tener un valor político. Tratará Moncloa de reeditar el éxito indiscutido de imagen internacional que supuso la cumbre de la OTAN, cuando las cámaras internacionales captaron a los máximos mandatarios internacionales vestidos de gala charlando sonrientes en una de las principales pinacotecas del mundo. 

No debería haber ninguna referencia explícita a la política nacional ni se prevén respuestas a las preguntas al respecto de los centenares de periodistas que estarán presentes, entre otras cosas porque el Consejo de la UE insiste siempre en que estas son citas europeas y solo eso, subrayan fuentes de la organización. En cuestión de comunicación política, suponer para el presidente una oportunidad, pero también un riesgo. Algo puede no ir bien. Esa coincidencia de una precampaña electoral y la presidencia de la UE ya le ocurrió a Emmanuel Macron en el primer semestre de 2022. Entonces se debatió si eso le iba a dar un impulso electoral (al permitirle mostrar su fuerte europeísmo, su capacidad ejecutiva y talla internacional) o podía suponer también un peligro (porque hubiera algún incendio entre los 27 o no porque consiguiera sacar adelante nada de lo propuesto en su agenda). Algo similar es de esperar que ocurra en el caso español.

Las embajadas de los países europeos en España echan ya humo preparando el semestre, y especialmente la cita de Granada, aunque queda más de medio año. Además del Consejo, habrá dos docenas de reuniones de ministros europeos, repartidas por todo el territorio nacional, de Albacete a Santiago de Compostela, de Madrid a Barcelona, Albacete o Bilbao. Son séquitos de centenares de personas (ministros, políticos, embajadores, personal de seguridad, asesores) que España debe recibir y atender y las delegaciones diplomáticas en nuestro país deben escoltar. Junto a ellos, vienen también centenares de periodistas. Un reportero de una agencia internacional bromeaba con cuál de las citas se iba a pedir cubrir. La más cotizada, el “Consejo EPSCO” (Empleo, Política Social, Sanidad y Consumidores), porque se celebra en Las Palmas de Gran Canaria. 

Prioridades marcadas por España

Cuando el 1 de julio se inaugure el semestre español de la Unión Europea, habrán pasado 12 años de la última vez que le tocó a España esta presidencia rotatoria y quedará otro tanto para la siguiente. Pedro Sánchez, como presidente de turno, tendrá que decidir qué temas prioriza en el debate europeo y qué otros aparta a un lado. Y cuáles de los expedientes legislativos pendientes se van atender primero. La presidencia española es una de las llamadas “de cierre”, es decir, que debe ir concluyendo los temas prioritarios en la agenda europea, porque en 2024 ya vuelve a haber elecciones al Parlamento Europeo, tras cinco años de las anteriores.

De momento, estas claves de la presidencia se llevan con relativo sigilo, para dejar que Sánchez desvele sus iniciativas. Este diario adelantó que una de las prioridades para España será la de impulsar una política de inmigración (Pacto sobre Migración y Asilo) que incluya el reparto de cuotas. Era una agenda lanzada junto a Italia hace un par de años, pero el giro hacia la ultraderecha en el Gobierno de Italia la ha convertido en una incógnita. Sí se debe progresar en otro de los asuntos claves del momento: la independencia energética y la autonomía estratégica, obsesión colectiva tras el inicio de la guerra energética de Rusia contra Europa por el apoyo a Ucrania.

El ministro de Exteriores, José Manuel Albares, esbozó algunos de los temas marco que perseguirá España ese semestre. Lo hizo durante una comparecencia en el Congreso de los diputados a principios de septiembre. Repitió mucho los mantras de la transición Ecológica, la transformación digital (especialmente, la conectividad) y las políticas sociales de la UE (el llamado Pilar Social Europeo). Añadió la autonomía estratégica (la capacidad de la UE de garantizar sus suministros, además de sus decisiones geopolíticas), la seguridad energética y las interconexiones, y la respuesta a las crisis migratorias, a la guerra en Ucrania y a la pandemia de coronavirus.

La UE tiene, además, pendiente de cerrar una reforma sobre el sistema de mayorías que define la gobernanza de la propia Unión, y las políticas de desarrollo del mercado interior. Tanto Madrid como Bruselas quieren relanzar también el tratado de libre comercio con los países de Mercosur (Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay y Venezuela). En ese sentido, y también dentro del marco de la presidencia, en julio se va a celebrar en Bruselas la cumbre de la Unión con los países de América Latina y Caribe (CELAC).

Una treintena de reuniones de alto nivel

La presidencia española de la Unión Europea se va a concretar en una treintena de reuniones, sobre todo de los ministros de los distintos ramos. Son encuentros informales, en los que no se toma ninguna decisión que se plasme en un comunicado conjunto. ¿Qué temas tratarán? Es difícil de prever en un mundo tan cambiante; si se celebraran hoy, los titulares de Energía debatirían sobre el precio del gas o de la forma de garantizar el suministro, los de Economía, de lucha contra la inflación, y los de Exteriores y Defensa, de la guerra de Ucrania. 

El día 5 de octubre, y de forma independiente de los actos de la presidencia europea, Pedro Sánchez recibirá en la Alhambra a un total de 44 jefes de Estado y de Gobierno de la Comunidad Política Europea. Es lo que con tanto bombo y platillo se celebró en Praga en Octubre del pasado año y que dejó una enorme foto de apoyo a Ucrania de los países del viejo continente. La Comunidad Política Europea es un constructo impulsado por Emmanuel Macron, con tan solo un año de vida, y que incluye a los 27 países de la UE más países “aledaños” o cercanos, como Reino Unido, Ucrania, Turquía, los países EFTA (Noruega, Islandia, Suiza y Liechtenstein), los socios de los Balcanes Occidentales y Moldavia, Georgia, Armenia y Azerbaiyán. Todos los líderes de esos Gobiernos estarán, si todo sale como está previsto, en la Alhambra de Granada. La incógnita, como viene siendo habitual, es si el presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, acudirá presencialmente (ya ha hecho un viaje a Estados Unidos) o intervendrá por videoconferencia.

Noticias relacionadas

Los actos del semestre arrancarán en Madrid, con el acto inaugural de paso de testigo de la presidencia actual (Suecia) y la recepción del colegio de Comisarios de la Comisión Europea. Comenzarán entonces los Consejos de los distintos ramos. En Vigo el 6 de julio, el de agricultura y pesca; el de energía y transportes en Valladolid el 17 de ese mes; el de Justicia de Logroño el 21 de julio; el de salud en Las Palmas de Gran Canaria el 27 de julio… 

Todo el entramado, que implica la actuación de varios ministerios pero sobre todo el de Presidencia (Félix Bolaños) y Exteriores (José Manuel Albares), estará dirigido por la Oficina de Coordinación de la Presidencia Europea, con Aurora Mejía al frente, junto a un comité de la Secretaría de Estado de la Unión Europea de Pascual Navarro.