OFERTA AL CENTRO Y NORTE DE EUROPA

Andalucía busca 'nómadas energéticos': 16 grados más y la mitad de la factura

La Junta pone en marcha una campaña para convencer a directivos de empresas y jubilados de alto poder adquisitivo de que pasar las peores semanas del invierno en Andalucía les permitirá ahorrar en la factura energética

Consulta el portátil en la playa de La Malagueta el pasado octubre, con récord en los termómetros.

Consulta el portátil en la playa de La Malagueta el pasado octubre, con récord en los termómetros. / Jorge Zapata /EPC

5
Se lee en minutos

Se imagina ahorrar viajando. Es posible. Eso han detectado los expertos, convencidos de que para un alemán o un finlandés es más rentable pasar el mes de enero en un hotel de la costa de Cádiz con todo incluido que pagar en su país la factura energética y el resto de gastos comunes. Andalucía no es pionera pero va a competir con todas sus armas. Canarias ya ha lanzado una campaña para convencer, sobre todo a los alemanes, para que se vengan a las islas a pasar las semanas más duras de invierno y se ahorren así la factura de la luz y la calefacción.

A la caza del llamado ‘nómada energético’ se suma ahora Andalucía y lo hace por la puerta grande, con una campaña de captación dotada con 950.000 euros que mira a los países del centro y norte de Europa, con una oferta en el Gobierno andaluz creen que es difícil rechazar. Son turistas de larga duración con un perfil común, clase media alta y profesionales con posibilidad de trabajar desde cualquier lugar del mundo o jubilados de alto poder adquisitivo.

Andalucía ofrece 16 grados más de media que en Alemania un mes de diciembre cualquiera (de los 17 a 1,2 grados de diferencia) y una factura eléctrica, por ejemplo, sin contar el gas de la calefacción, que asciende a la mitad, de los 315 euros de media en un hogar alemán a los 153 de la excepción ibérica española.

La campaña andaluza no se dirige a los jubilados sino que va más allá, quiere convencer a las empresas para que trasladen unas semanas al año a sus empleados porque les sale más barato que teletrabajen por ejemplo en un hotel de la costa almeriense que en unas oficinas en Berlín. Podrían ser traslados por semanas, puntuales, o incentivos a la movilidad de mayor duración, dos o tres meses. En Canarias ya está ocurriendo.

Andalucía ya ha hecho sus guiños a los llamados nómadas digitales, trabajadores que pueden trasladarse para desempeñar sus tareas desde cualquier lugar del mundo. Hace unos meses, el presidente de la Junta de Andalucía, Juan Manuel Moreno, defendió un paquete de rebajas fiscales que incluyó la supresión del impuesto de Patrimonio. Defendió entonces que era importante para incentivar el domicilio fiscal en la comunidad andaluza de muchos grandes ejecutivos, CEOs de compañías internacionales, que ya durante la pandemia habían elegido trasladarse a lugares de la costa andaluza, sobre todo Málaga y Cádiz, donde podían coger un avión para ir a Londres o a Berlín un día a la semana y disfrutar de mayor calidad de vida en ciudades medias o playas andaluzas, con el clima o los precios más bajos a su favor.

Superar la pandemia

Ahora, el Gobierno de Moreno da un nuevo paso en una estrategia que desveló el propio presidente a su paso por la feria internacional de turismo WTM de Londres. La comunidad prevé cerrar 2022 con una cifra de 31 millones de turistas, muy cerca al récord de 2019, previo a la pandemia, cuando se registraron 32,5 millones de viajeros. Para eso buscan nuevos perfiles en tiempos de crisis energética y con una guerra a las puertas de Europa.

La campaña aprobada por el Gobierno autonómico será principalmente on line, se extenderá de noviembre a febrero y se dirigirá a perfiles de alto poder adquisitivo, profesionales, CEO, directivos de empresas que puedan trabajar en cualquier parte del mundo. “En Andalucía en cualquier sitio en invierno hace 23 grados. Si hacen las cuentas de lo que le va a costar poner la calefacción y miran los precios de temporada baja se darán cuenta de que la mejor decisión es venirse aquí a pasar el invierno”, defendió Moreno desde Londres días atrás.

Ahorro alemán

El Gobierno alemán ha tomado medidas para topar el precio de la luz y el gas pero la intervención en los precios no entrará en vigor hasta el próximo mes de marzo. Quedan por delante semanas muy duras de elevado consumo energético. Como medida excepcional, el Estado alemán sufragará, sin límites de rentas, la factura de diciembre en todos los hogares. Una medida que asciende a entre 5.000 y 9.000 millones de euros de los 30.000 reservados de fondos públicos para poner en marcha este plan de emergencia. Con todo, Alemania sigue teniendo un problema con su elevado consumo, que debe reducir al menos un 20%, según los expertos. Esa necesidad podría incentivar también el traslado de alemanes a otros lugares más cálidos del Sur durante los días más duros del invierno. La Junta de Andalucía está convencida de que la medida funcionará.

La empresa pública Turismo Andaluz lleva meses vigilando de cerca a los viajeros interesados en pasar en Andalucía más de quince días. A partir de las búsquedas de vuelos sabe que desde Reino Unido, Alemania, Países Bajos, Finlandia, Italia, Suiza o Bélgica hay mucho interés. Por ciudades, encabezan las búsquedas para largas estancias Helsinki, Londes, Amsterdam o Berlín.

Noticias relacionadas

En los países escandinavos comienza a estar instalado el concepto de ahorrar viajando, desplazándose fuera del país los meses más duros del invierno. La idea surgió para la Junta de Andalucía en el último viaje del presidente a Emiratos Árabes, el pasado febrero. Este país fue de los primeros en aprobar una visa para nómadas digitales, jóvenes cualificados, sobre todo de empresas tecnológicas, la mayoría ya desplazados de su lugar de origen y en busca de experiencias. Esa visa en Emiratos permite acceder a los servicios públicos, acaba con el limbo legal para estos trabajadores remotos y los colma de beneficios fiscales. En el país árabe no se pagan impuestos. Andalucía no puede competir por esa vía pero tiene otras muchas ventajas, señalan desde su Gobierno.

El Ejecutivo andaluz no tiene cifra estimada de cuántos nómadas digitales y energéticos podrían captar pero sostienen que es un nicho de turistas "increíble" y "con muchas ventajas". Hay 80.000 británicos censados en las costas andaluzas y se han comprado 100.000 viviendas por extranjeros sin residencia fiscal en Andalucía. Si ellos han elegido el Sur de España, por qué no muchos más.