MEMORIA DEMOCRÁTICA

Exhuman los restos de Queipo de Llano de la basílica de la Macarena

Los familiares del general franquista han acudido al templo sevillano pasadas las 21.00

6
Se lee en minutos

De noche y sin aviso previo, con la escasa presencia algunos familiares y 71 años después de su muerte, Queipo de Llano abandona la basílica donde fue enterrado con honores junto a su mujer.

Sobre las nueve de la noche, primero la familia de Bohórquez y después los familiares de Queipo de Llano, entraron en el templo sevillano de la Macarena para proceder a la exhumación del general golpista, uno de los más cruentos de la Guerra Civil. Tras más de dos horas, un coche fúnebre entró en la basílica y apenas cinco minutos más tarde salió, casi a la vez que una de las familias abandonaba la iglesia.

La exhumación ha llegado poco más de una semana y media después de que la Ley de Memoria Democrática entrara en vigor. Ni el Gobierno ni la hermandad sevillana han confirmado los términos, pero ya habían suscrito cómo iba a ser. Según el protocolo remitido por el Ministerio y la Secretaria de Estado de Memoria Democrática, para la exhumación debían estar presente algún representante de la administración junto a los propietarios del templo, la hermandad de la Macarena y un forense, además de los familiares.

Este mismo miércoles, la Virgen de la Macarena se vestía de luto. En todo momento, la hermandad pidió discreción y mostró su disposición a cumplir la ley, eso sí, sin focos ni publicidad. Y así ha sido. Su hermano mayor, José Antonio Fernández Cabrero, permanecía en el interior del templo junto a otros miembros de la junta de gobierno de la Hermandad a altas horas de la noche, cuando desde la calle se comenzaba a oír nítidamente el sonido de los taladros o percutores de los operarios que, previsiblemente, trabajaban dentro para romper el mármol de las lápidas.

La nueva Ley de Memoria Democrática, publicada en el BOE el pasado 21 de octubre, no fijaba ningún plazo para la exhumación, pero el runrún sobre cuándo iba a tener lugar había ido creciendo en las últimas horas.

Según habían apuntado a este medio hace unos días desde la hermandad, lo idóneo era no convertir la exhumación en “un espectáculo televisivo”. Desde el Ejecutivo alegaban que se haría "en el momento oportuno". Y este, según ha adelantado el diario ABC y ha comprobado EL PERIÓDICO DE ESPAÑA, ha llegado este miércoles por la noche.

Como en el caso de Primo de Rivera, cuya familia contactó directamente con el Gobierno para pedir asumir en privado y sin focos la exhumación de sus restos del Valle de los Caídos para trasladarlos a otro lugar católico que no han desvelado, los descendientes de Queipo de Llano se han congregado en la basílica de la Macarena sin dar señales sobre cuál será el destino final de los restos.

La familia de Queipo de Llano reunida frente a la basílica de la Macarena. 

/ CEDIDA

La propia hermandad sevillana tuvo un plan: en noviembre de 2020, estrenó un columbario que se sitúa en la antigua sacristía de la Basílica, justo debajo del camarín de la Virgen de la Macarena, donde los hermanos pueden depositar sus restos mortales y los de sus familiares. De hecho, incluso antes de la inauguración de este espacio, en 2018, la entidad abordó el entierro del que fue uno de los grandes benefactores de la hermandad.

En un comunicado entonces, el hermano mayor insistía en que cumplirían la legalidad vigente y que la decisión se adoptaría tras votarla su junta de gobierno y comunicarla al Arzobispado de Sevilla, siempre de acuerdo con la familia. Encargaron además varios informes jurídicos para profundizar en cómo garantizar el cumplimiento de la norma.

Poco después de exhumar los restos del general golpista, la hermandad de la Macarena emitió un comunicado. "La Hermandad de la Macarena ha procedido a la exhumación de los restos mortales de Gonzalo Queipo de Llano y Sierra y su esposa Genoveva Martí Tovar así como de Francisco Bohórquez Vecina, cumpliendo de este modo lo mandatado por la Ley 20/2022, de 19 de octubre".

"La exhumación se ha realizado en la más estricta intimidad y con absoluto respeto a los familiares presentes, procedimiento que ha contado con el consentimiento de ambas familias. A este respecto, la Hermandad subraya la disposición de ambas familias a colaborar con la corporación macarena para llevar a buen término esta acción evidenciando así su consideración hacia esta institución. Ya exhumados los restos mortales y entregados a sus familiares, la Hermandad pide respeto para las familias al ser ahora un asunto perteneciente al ámbito privado e íntimo de los descendientes", explicaron en el comunicado.

La nueva Ley de Memoria Democrática recoge en su artículo 38.3 que “los restos mortales de dirigentes del golpe militar de 1936 no podrán ser ni permanecer inhumados en un lugar preeminente de acceso público, distinto a un cementerio, que pueda favorecer la realización de actos públicos de exaltación, enaltecimiento o conmemoración de las violaciones de derechos humanos cometidas durante la Guerra o la Dictadura. Corresponderá a las administraciones públicas garantizar lo dispuesto en este apartado”. Eso significaría que mientras que el columbario sea un lugar privado y se permitan actos de homenaje o enaltecimiento sería equivalente a llevar sus restos a un cementerio.

Tumba de Queipo de Llano y su esposa, Genoveva Marti, en la Basílica de la Macarena.

/ María José López /EPC

Noticias relacionadas

Queipo de Llano fue uno de los generales más violentos que contribuyó al golpe de Franco. Sus arengas en los micrófonos de la radio local dejan constancia de la sanguinaria represión que lideró contra los ‘rojos’. Su presencia en la Macarena, en un lugar de honor, se debe a que fue uno de los grandes benefactores de la hermandad y quien ordenó construir la basílica que hasta este miércoles lo ha albergado durante 71 años, desde su muerte en marzo de 1951.

Ninguno de sus cuatro hijos sobrevive aunque sí viven 11 nietos, que están entre Madrid y Sevilla y que salvo muy contadas excepciones han pedido no hablar sobre su abuelo. Uno de los nietos sevillanos estaba al frente de la Fundación Pro Infancia Queipo de Llano, que está exenta de actividad desde hace años. El exministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, expidió el título de marqués a uno de sus nietos. Un título nobiliario que con la entrada en vigor de la ley ha quedado también automáticamente anulado.