DERECHO DE ASILO

Misión a Pakistán: España auxiliará a un grupo de 25 fiscales y juezas afganas objetivo de los talibanes

Defendieron a mujeres en divorcios y hoy se enfrentan a una muerte segura si son descubiertas

  • Exteriores prepara ya los visados

  • Detrás de la operación está el empeño de una delegación integrada por dos fiscales españolas, una juez polaca y un abogado experto en derechos humanos

Mujeres con burka en Kabul en una imagen de archivo.

Mujeres con burka en Kabul en una imagen de archivo.

6
Se lee en minutos

Un grupo de 25 fiscales y juezas afganas sobrevive desde hace más de un año a duras penas en Islamabad, la capital de Pakistán, sin recursos y olvidadas por la misma comunidad internacional que en su momento las animó a participar en la construcción de un Afganistán democrático que hoy ya es historia. Investigaron redes de tráfico de drogas en manos de los talibanes, metieron en la cárcel a sus líderes, defendieron a mujeres en divorcios y hoy se enfrentan a una muerte segura si son descubiertas y deportadas a su país de origen.

En las últimas semanas, y como consecuencia del trabajo y empeño de una delegación española integrada por dos fiscales -- Íria González e Inés Herreros-- la juez polaca Monika Frackowiak y el abogado de la organización internacional 14Lawyers Ignacio Rodríguez Tucho, estas mujeres han sido localizadas y entrevistadas por los servicios diplomáticos españoles, que están ultimando el proceso para otorgar visados a todas ellas, según han relatado a EL PERIÓDICO DE ESPAÑA fuentes de la delegación y han confirmado fuentes diplomáticas. Aún está por ver, sin embargo, cómo se sustancia su traslado a España. De momento, se están evaluando "diferentes opciones", explican a este diario las fuentes consultadas.

Aunque no hay fecha aún para su salida, el proceso de entrevistas e instrucción de los expedientes está en su fase final. Es la Embajada de España en Islamabad la que se se encarga de la tramitación de los visados, gestión que comenzó hace “alrededor de un par de meses”.

Esas mujeres -dos de las cuales ejercieron como juezas y el resto lo hicieron como fiscales en su país- cumplen los requisitos para poder obtener protección internacional y ser evacuadas a España en cumplimiento de la ley de asilo, según lo vienen solicitando al Gobierno organizaciones como la Unión Progresista de Fiscales (UPF), que lamenta que, hasta hace tan sólo unas semanas, el Ministerio de Asuntos Exteriores se pusiera "de perfil" en este asunto. La misma reclamación se le hizo llegar directamente al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, mediante una carta abierta remitida el pasado 7 de agosto, coincidiendo con los vuelos de evacuación del personal de la zona programados para esas fechas.

Los miembros de la delegación de letrados viajaron entre el 20 y 26 de septiembre pasados a la capital paquistaní, donde fueron testigos de la situación límite de estas mujeres, escucharon sus testimonios y constataron la falta de medios de la embajada pese a la buena disposición del embajador, José Antonio de Ory, en el cargo desde el pasado mes de junio.

Inés Herreros explica a EL PERIÓDICO DE ESPAÑA que, tras el colapso de Afganistán que cristalizó en la toma de Kabul por los talibanes en agosto del 2021, UPF, Juezas y Jueces para la Democracia (JJpD) y Medel (Magistrados Europeos por la Democracia) trabajan con organizaciones internacionales para facilitar ayuda a jueces y fiscales, tanto mujeres como hombres, que tuvieron que salir del país tras la llegada de los talibanes, pues se convirtieron en objetivo de represalias por haber intentado levantar el estado de derecho.

SOLICITARON ASILO A ESPAÑA

La fiscal se queja de que, pese a las buena disposición del ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, que siempre ha manifestado un "las mujeres afganas pueden contar con este Gobierno", su departamento no se haya ocupado hasta hace poco de las fiscales afganas que están en Islamabad. Ahora mismo son 25, tras obtener algunas de ellas permiso para viajar a Canadá, y la mayoría solicitaron hace más de un año asilo ante la embajada española.

Se trata de mujeres que tuvieron la valentía de dar un paso al frente para colaborar en el camino hacia la democracia en Afganistán y ahora se ven en una situación precaria, opina. Su permiso para estar en Pakistán ha caducado, no tienen derecho a sanidad ni sus hijos pueden ir al colegio, no pueden trabajar y, de ser descubiertas y deportadas a Afganistán, serán ejecutadas. Además, algunas han visto cómo sus maridos fueron asesinados por los talibanes.

Las fiscales afganas, prosigue Herrero, siguen recibiendo amenazas de talibanes a los que ellas metieron en prisión. "Y lo peor es que se arrepienten de haber elegido un destino que les animó a emprender la misma comunidad internacional que ahora las deja en la estacada", explica. Todas ellas lamentan el daño que han sufrido sus familias.

Según la fiscal española, y de no haber actuado en este asunto, el ministerio de Asuntos Exteriores habría incumplido una sentencia del Tribunal Supremo de octubre de 2020 que reconoce el derecho a solicitar asilo en las embajadas españolas. La sentencia establece que la carencia actual de desarrollo reglamentario respecto al artículo 38 de la ley de asilo -que se refiere a las solicitudes realizadas desde embajadas y consulados- no debe impedir la aplicación de sus previsiones a las solicitudes de protección internacional.

"La valoración del peligro para la integridad física del solicitante ha de entenderse referida a la situación determinante de la solicitud en el país de origen", apunta el Supremo. Según las fuentes diplomáticas antes mencionadas, la aplicación de la protección prevista en dicho artículo se producirá una vez estas mujeres se encuentren en nuestro país.

EL OLVIDO DE AFGANISTÁN FRENTE A UCRANIA

Según el abogado Rodríguez Tucho, experto en derechos humanos, parte de esta delegación ya había estado previamente en Islamabad para documentar todos los casos de las fiscales y juezas y acompañarlas en su petición de asilo. Señala a EL PERIÓDICO DE ESPAÑA que, en comparación con los más de 150.000 visados concedidos tras la invasión de Ucrania, hasta el pasado mes de julio solo se habían aceptado 796 visados de ciudadanos afganos, de los que únicamente un 33% (266) correspondieron a mujeres.

El letrado considera que las embajadas no tienen los medios humanos ni materiales para gestionar una crisis de esta naturaleza y reclama al departamento dirigido por José Manuel Albares reforzar con más personal las legaciones diplomáticas de Islamabad, Estambul, Abu Dabi y Teherán. Desde agosto del 2021, cuando los talibanes volvieron al poder en Afganistán, han sido asesinados 16 jueces y fiscales afganos, cifra que se eleva a 66 si se tienen en cuenta los dos años previos a la toma de Kabul.

Noticias relacionadas

El Ministerio de Exteriores alega, por su parte, que hasta este momento se ha acogido en España a unos 4.100 afganos, fundamentalmente antiguos colaboradores. Desde que se organizó el primer vuelo de evacuación, el 15 de agosto de 2021, España ha llevado a cabo varias operaciones que permitieron el traslado de 2.561 personas hace un año y de 357 el pasado verano, es decir, más de 2.900 persona en total, aducen.

Por lo que se refiere a los alrededores de Afganistán se ha actuado, según el departamento de Albares, con unas 1.200 personas hasta la fecha, gracias al trabajo de las embajadas de España en Islamabad, Teherán, Abu Dabi, Ankara, Nueva Delhi, Astaná y Moscú. Se trata, según explican a este diario, de un proceso paulatino, basado en un análisis caso por caso de las solicitudes. El 85 por ciento de estos trabajos se han gestionado en las de Teherán e Islamabad, donde según el Gobierno están haciendo "un esfuerzo para atender todas las solicitudes de traslado a España al amparo del artículo 38 de la Ley 12/2009", si bien se refieren a las "presentadas por los antiguos colaboradores afganos y los miembros de sus familias".