GASTO EN DEFENSA

Podemos apunta a Yolanda Díaz por la subida del gasto en Defensa en los Presupuestos

  • Moncloa achaca la polémica a la guerra existente entre el partido y la vicepresidenta segunda por la futura configuración del espacio

  • Los morados deslizan la posibilidad de que Yolanda Díaz tuviese información que no llegó a trasladar al partido en las negociaciones

Podemos apunta a Yolanda Díaz por la subida del gasto en Defensa en los Presupuestos

Fernando Sánchez - Europa Press

7
Se lee en minutos

Podemos vuelve a airear sus diferencias con el ala socialista del Gobierno en una ofensiva que salpica de lleno a Yolanda Díaz. El acuerdo presupuestario escenificado este martes entre Pedro Sánchez y la vicepresidenta segunda, y celebrado por ambas partes, se vio empañado pocas horas después por las críticas del partido a la subida de la inversión militar. Pablo Echenique acusaba a los socialistas de ocultar las cifras relativas a esta partida, mientras en Moncloa defendían que el equipo negociador encabezado por Díaz estaba al tanto de ello. Los morados asumen que la dirigente gallega, como líder de todo el espacio, es también la responsable última de un pacto presupuestario que en Podemos insisten en criticar.

La polémica por el aumento del gasto en Defensa no es nueva. Ya en junio, en el marco de la cumbre de la OTAN, el presidente de Gobierno anunció esta subida, provocando el inmediato rechazo de Podemos, que aspiraba a lograr un mayor gasto social a cambio de esta concesión. Sin embargo, las expectativas de los morados no se han visto copadas y han optado por reverdecer el conflicto en unas cuentas que, más allá de los reproches, deberán apoyar en el Congreso. No se plantea en las filas moradas dejar caer los Presupuestos -las cuentas se votan por capítulos, y si cualquiera de ellos, incluido el de Defensa, no sale adelante, hace decaer consigo el proyecto presupuestario completo-. Harán lo que sea necesario para salvar las cuentas, aunque eso suponga votar afirmativamente a una partida tan cuestionada.

En Moncloa no se dan por aludidos por unos reproches que no revisten novedad y los socialistas achacan lo ocurrido a una nueva pugna entre Podemos y la vicepresidenta segunda, que desde hace meses mantienen un pulso soterrado por el control del espacio. Un pulso que ya se ha saldado con importantes desencuentros y que previsiblemente irá cobrando fuerza conforme se acerque la negociación para elaborar la configuración de la candidatura para las generales del próximo año. Consideran en el PSOE que la ofensiva lanzada por los morados, que al final tendrán que aprobar las cuentas, es en realidad una manera de desgastar a la líder del espacio, al hilo de la guerra abierta entre las dos facciones de cara al próximo ciclo electoral. 

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (d), durante la reunión que ha mantenido con la vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, este martes en Moncloa.

/ EFE/Juan Carlos Hidalgo

Versiones contradictorias

En el borrador de los Presupuestos Generales del Estado que se presentarán este jueves a las 10 horas en el Congreso figura una subida de la inversión ordinaria en Defensa del 6%, un gesto simbólico que Podemos acepta sin grandes problemas, ya que el Ministerio de Derechos Sociales de Ione Belarra se ha visto incrementado en mayor proporción, con un 18% más. El problema radica en que, teniendo en cuenta todas las partidas relativas a gasto militar, el aumento asciende notablemente hasta el 25,8%. Como publicó este diario, el incremento estará en las cuentas del próximo año pero a través del plan especial de Defensa, que habitualmente se dedica para inversiones militares y no computa en el límite de gasto, como tampoco lo hacen las transferencias a las comunidades autónomas o a la Seguridad Social.

Este mismo martes, poco después de aprobarse el borrador presupuestario en Consejo de Ministros, el entorno de Yolanda Díaz se mostraba satisfecho por lo acordado, y restaba importancia al incremento del gasto en Defensa, alegando que muchas de las inversiones estaban ya comprometidas en ejercicios anteriores. Este asunto no deslucía la visible satisfacción de la vicepresidenta por lograr un pacto tras unas duras negociaciones. Sin embargo, a última hora del día Podemos cambió drásticamente el tono y lanzó sus críticas a bombo y platilla, asegurando que la cifra no se había comunicado al equipo negociador, liderado por Díaz, y en el que estaba también el secretario de Estado, Nacho Álvarez, de Podemos. 

Los morados aseguran que el PSOE se negó a facilitarles los datos detallados de las cuentas. Alegan que el departamento de María Jesús Montero puso “excusas peregrinas” durante las reuniones, a diferencia de las negociaciones presupuestarias de años anteriores, en las que sí se les había proporcionado el cuadro macroeconómico donde se resumen las principales partidas. Podemos asegura que recibió el documento "un minuto antes" de que se entregara a los medios de comunicación, y que en todo caso fue después de cerrado el acuerdo. Defienden que Álvarez no conocía la inversión, y que el PSOE ni siquiera les había trasladado que el incremento se llevaría a través de una partida extraordinaria. Desde el equipo de Yolanda Díaz, en cambio, matizan estas afirmaciones y aseguran que, si bien no se conocía la cifra exacta, sí conocían la fórmula elegida. Una fórmula que fue aceptada durante las negociaciones -como contó este medio-, contra lo que asegura Podemos. 

Yolanda Díaz y María Jesús Montero este martes en el Congreso, tras anunciar el pacto de Presupuestos

/ EFE

El papel de Díaz

La vicepresidenta segunda del Gobierno, que el martes había celebrado vivamente el acuerdo, evitó este miércoles hacer cualquier aparición ante los medios de comunicación tras la nueva controversia, en una señal de evidente malestar ante la situación. Mientras, en Podemos continuaron insistiendo en este desencuentro con el ala socialista, del que responsabilizan de soslayo a Yolanda Díaz. “Ella es quien ha encabezado la negociación y es la líder del espacio, de todo el espacio”, recalcan fuentes de la formación, asumiendo que es la responsable última de los acuerdos y decisiones. Otras voces del partido van más allá y dejan abierta la posibilidad de que la ocultación de la que han acusado al PSOE venga, en realidad, de la vicepresidenta segunda. “Sabemos que Álvarez no lo sabía, no podemos saber si lo conocían Yolanda y [Josep] Vendrell -su jefe de Gabinete-”, venían a decir, dejando en cuestión el papel de Díaz. 

Además, en Podemos cierran filas con su portavoz parlamentario, Pablo Echenique, que fue quien sacó a relucir el malestar del partido por este asunto a través de un tuit. Mientras el ala socialista del Gobierno ironiza acusa al dirigente de la escasa información que maneja -"no sé por qué hay algunos que hacen tanto el tonto”, resumía algún ministro-, le llamaban a preguntarse el papel que ocupa dentro del espacio, al no tener conocimiento de unos detalles que, según su versión, sí habían sido tratados con Díaz en la mesa de negociación.

No es la primera vez que Yolanda Díaz se ve sorprendida por las salidas de tono de Echenique, un perfil duro de partido que contrasta con la línea de la vicepresidenta del Gobierno, que siempre ha abogado por rebajar el ruido dentro del Ejecutivo, encarnando así las dos almas de Unidas Podemos. El portavoz, según admiten en el partido, "dice cosas que Ione no puede decir", por ser Belarra tanto la secretaria general de la formación como ministra del Gobierno. En esta ocasión, el papel de Echenique ha reabierto el cisma en el Gobierno y en la izquierda, y desde Podemos no dudan en respaldarlo en las últimas horas.

Noticias relacionadas

Las dos ministras moradas, Ione Belarra e Irene Montero, también han coincidido en destacar el papel del partido, evitado grandes alharacas por el pacto de Presupuestos y alabando únicamente los dos logros promovidos por Podemos: el compromiso para aprobar la ley de familias, elaborada por el ministerio de Belarra, y otra de sus grandes reivindicaciones que fue aceptada por el PSOE: el impuesto a los grandes patrimonios. “Lo más importante [del acuerdo presupuestario] tiene que ver con la fiscalidad, que por fin los ricos paguen lo que les corresponden”, resumía Irene Montero en una entrevista en Carne Cruda, donde atribuía el logro únicamente a su partido. “Lo llevamos defendiendo muchos años y ese ‘no’ inicial gracias a la cabezonería de Ione Belarra, Nacho Álvarez y de Podemos se ha convertido en un sí”, aseveraba, omitiendo cualquier intervención de Yolanda Díaz

En esta misma entrevista, resultó llamativa la relación que estableció Irene Montero entre el partido y la plataforma de la vicepresidenta, Sumar, con quien adelantó que se darían unas negociaciones para ser “aliados electorales”, según la expresión que empleó hasta en cuatro ocasiones. Un término que no es baladí, y que sitúa a ambas organizaciones en un plano de igualdad. Una circunstancia que resta margen de maniobra a la líder y candidata del espacio, Yolanda Díaz, que quiere tener las manos libres para poder diseñar su proyecto de cara a las próximas generales.