Tribunales

La Abogacía del Estado demanda a los Franco por la propiedad de 500 bienes del Pazo de Meirás

  • Las acciones legales se han interpuesto en los juzgados de Madrid

Uno de los salones del pazo de Meirás.

Uno de los salones del pazo de Meirás.

2
Se lee en minutos

La Abogacía del Estado ha presentado en los juzgados de Madrid una demanda contra los herederos del dictador Francisco Franco para reclamar la propiedad de más de 500 bienes incluidos en el interior del Pazo de Meirás, según la información adelantada por La Sexta, que ha podido confirmar EL PERIÓDICO DE ESPAÑA. La demanda incluye una solicitud de medidas cautelares para que se dicte que los bienes deben permanecer en Meirás y en depósito de la Administración del Estado hasta que se falle sobre su titularidad.

El Gobierno ya anunció hace más de un año su intención de interponer una demanda, que según adelantó el alcalde del Concello de Sada (A Coruña), localidad en la que está situado el Pazo, podía contar con un informe pericial realizado por el historiador Manuel Pérez Lorenzo, autor del libro Meirás. Un pazo, un caudillo, un expolio. En este informe “se acredita” que son bienes afectos a la Jefatura del Estado y que ”todos gozan de la condición de dominio público y, por tanto, son propiedad del Estado”.

De esta forma, los servicios jurídicos del Estado tratan de frenar la intención de los descendientes de Franco de apropiarse de los objetos, pues ya habían solicitado permiso al Juzgado de Primera Instancia número 1 de A Coruña para retirar todos aquellos bienes depositados en el Pazo de Meirás que no fueron reivindicados en un primer momento por el Estado. Se trata de más de quinientos elementos, incluidos los de la época de la escritora Emilia Pardo Bazán, que la familia del exjefe del Estado de la Dictadura pretendían trasladar en camiones a Madrid.

Bien Cultural

Entre estos bienes figuran piezas clave para el interpretación de este Bien de Interés Cultural en la categoría de sitio histórico, como la mesa en la que la autora de 'La Quimera' escribió alguna de sus obras más importantes, sus estanterías y las sillas tapizadas por ella y sus hijas así como el mobiliario de y obras de arte de la época de la dictadura, incluidos los retratos de Sotomayor, Bertuchi o Zuloaga.

Se trata de mobiliario, obras de arte o piezas arqueológicas que no fueron reivindicados por el Estado en su cuestión incidental, que se limitó a 132 elementos que consideraba “inseparables” de Meirás, fundamentalmente porque se trataba de elementos pétreos que no podían retirarse sin causar daños en el inmueble. De estos 132 elementos, solo 49 fueron objeto realmente de discordia con los Franco, que acaba de recurrir el auto que prohíbe la retirada de todos ellos salvo unas alfombras pasilleras. En su recurso, que avanzó La Opinión de Coruña, los hermanos Martínez Bordiú reiteraban su derecho a llevarse los conjuntos escultóricos del jardín y los bienes de la capilla, incluido el sarcófago que mandó labrar Pardo Bazán.

La Abogacía del Estado afirma que estos bienes no se reclamaron en la demanda previa "por la negativa de los Franco a acceder al inmueble, lo que impedía conocer los bienes ubicados en el interior". "La ejecución de la sentencia y el acceso al pazo permiten conocer esos bienes e inventariarlos", agregan fuentes del organismo estatal.

Noticias relacionadas