PUGNA FISCAL

Moreno abre una guerra con Ayuso para captar a empresarios que tributan en Madrid

  • El presidente andaluz se carga de guiños a las rentas más altas para que se censen en Andalucía: quiere evitar el exilio fiscal de las grandes fortunas y atraer a más de 7.000 españoles y extranjeros de alto poder adquisitivo

  • Las 20.000 mayores fortunas andaluzas dejarán de pagar 120 millones de euros por Patrimonio, tras asegurar Moreno que hay una fuga de ricos a Madrid para evitar este impuesto

Moreno durante un desayuno en el Hotel Palace de Madrid.

Moreno durante un desayuno en el Hotel Palace de Madrid. / JUAN CARLOS HIDALGO.

6
Se lee en minutos

Si hay dos figuras diferentes en el PP son las de Juan Manuel Moreno y la de Isabel Díaz Ayuso. En el desayuno que este lunes el presidente de la Junta ha celebrado en Madrid, organizado por el Grupo Joly, le preguntaron si se consideraba un político de centro. “Sin duda”, contestó. ¿Y la política que hace su partido en esta comunidad es de centro?, le inquirió el interlocutor refiriéndose a Madrid. Ahí la respuesta tuvo que ser más larga para concluir que "en la autopista templada del centro" hay mucho camino por recorrer para el PP en España.

Las diferencias políticas existen dentro del PP de Alberto Núñez Feijóo, en las filas populares lo llaman “pluralidad” y aseguran que es una estrategia útil para ensanchar su base electoral y sus mayorías en España. Moreno puede, como ha hecho en Andalucía, convencer a electores socialistas desencantados con el proyecto de Pedro Sánchez y Ayuso atraer a votantes de Vox. Lo que no verbalizó es que ambos compiten como presidentes autonómicos, no por imponer su ideario en el PP, sino por los empresarios y los contribuyentes con más renta. Feijóo acompañó a Moreno en el hotel Palace. Ayuso, no.

Entre ambos hay pocas discrepancias de fondo en la política económica y fiscal. En eso Moreno desde hace años tiene claro que quiere ser un alumno aventajado de Díaz Ayuso y de la Comunidad de Madrid. El presidente andaluz ha abierto claramente una guerra con su compañera madrileña y no es nueva pero su mayoría absoluta le permite ahora “ir a por todas”, como traslada cada vez que puede. Quiere que 7.200 empresarios y rentas con alto poder adquisitivo elijan censarse en Andalucía. Más de 5.000 empresarios pueden censarse en una comunidad en la que una parte de ellos pasan ya mucho tiempo afincados, señalan los datos de la Junta. En un momento en el que desde la periferia se denuncia que Madrid copa demasiado poder en España, Andalucía quiere ser una fuerza centrífuga respecto a la capital y atraer dinero a la periferia.

De denunciar el 'dumping' a practicarlo

Durante años, los presidentes socialistas en la comunidad más poblada de España denunciaron el ‘dumping fiscal’, la competencia desleal de la que acusan a Madrid, con mayor sede de empresas en su comunidad, más riqueza y mucho más PIB, lo que le da margen para rebajar al máximo los impuestos de su cesta autonómica. Lo denunció la expresidenta Susana Díaz, que tuvo un sonoro agarrón entonces con Cristina Cifuentes y lo ha defendido siempre, primero como consejera andaluza de Hacienda y ahora como ministra del ramo, María Jesús Montero, que incluso anunció una armonización fiscal entre las autonomías para evitar que algunas figuras tributarias queden reducida a la nada en algunas comunidades. Miraba a Madrid, pero a este paso debe mirar ya también a Andalucía.

El discurso que Moreno ha llevado a Madrid no es nuevo pero sí abre una pugna sin rodeos ni medias tintas. Quienes le reprochan al presidente andaluz que haya acudido a la capital de España a hacer los principales anuncios de su legislatura, tras su discurso de investidura el pasado julio en el Parlamento, desconocen que su público objetivo no son los andaluces sino los madrileños. En concreto, los empresarios madrileños.

El plan de Andalucía es atraer inversores y acabar con el exilio fiscal de muchos que se fueron a Madrid en busca de condiciones fiscales mucho más favorables. Pasaba con las herencias y ocurre con los empresarios, asegura la Junta. Los mayores patrimonios se censaban en Madrid para pagar menos impuestos. Ya no tendrán que hacerlo, defienden desde el Gobierno andaluz. Con la reforma fiscal que este martes planea aprobar la Junta de Andalucía, adelantándose al Presupuesto de 2023 para que este en vigor en el ejercicio fiscal de 2022, Andalucía se convierte en la segunda comunidad de España con los impuestos más bajos. La aspiración es hablar de “tú a tú” a la capital del país.

Más allá del sol y la playa

En su intervención, el líder popular advirtió a los muchos empresarios que estaban sentando en el hotel que está muy bien que disfruten de las playas de Andalucía y que pasen aquí a sus vacaciones o largas estancias pero que su objetivo es que se censen en su comunidad, tributen aquí y vivan aquí. Frente al discurso de la oposición de izquierdas, que ya ha cargado contra un anuncio fiscal que beneficia a las mayores fortunas de la comunidad, el gabinete de Moreno aporta datos y defiende que el impuesto de Patrimonio supone “un freno inversión”.

En el último ejercicio, de los 20 contribuyentes que más impuestos pagaron por patrimonio en Andalucía, la mitad, diez se fue de la comunidad. Eso significó dejar de ingresar 3,5 millones de euros y la pérdida de 14 millones de euros en IPRF. El teletrabajo y la pademia ya han abierto la vía a que muchos grandes ejecutivos del país se instalen en Andalucía. Ahora Moreno quiere convencerlos de que se censen. En Andalucía tributaron por patrimonio unos 17.700 contribuyentes que aportaron 93 millones de euros en 2020. Fueron 20.600 contribuyentes y unos 120 millones de euros en 2021, el 0,6% de los ingresos por vía tributaria de la comunidad.

Andalucía se va a convertir en la segunda comunidad de España que menos impuestos tendrá tras Madrid. Cuando en 2018 Moreno llegó al Gobierno estaba en el puesto décimo del ranking de presión fiscal. El Gobierno defiende que con sus bajadas de impuestos ha conseguido que haya 288.000 contribuyentes más en Andalucía y se recauden, con menos impuestos, 1.100 millones más.

En el Gobierno andaluz miran también a Cataluña. Están convencidos de que muchos empresarios catalanes que huyen de la inestabilidad política de Cataluña y de la fragilidad de la Generalitat, con reticencias a censarse en Madrid, pueden acabar recalando en Andalucía si las condiciones fiscales son favorables. Andalucía compite con el resto de España pero también con Portugal, un país en manos de un gobierno socialdemócrata que aplica rebajas fiscales como las que Moreno aprueba en Andalucía.

Con estos ingredientes, el dirigente del PP andaluz recaló en Madrid con un aviso a navegantes e importantes anuncios en su cartera. Ayuso puede darse por concernida porque en esta disputa no habrá condescendencia con los compañeros de partido. “La prioridad es Andalucía, por delante de las siglas o de la ideología”, es el lema con el que Moreno ha llegado a su mayoría absoluta en la comunidad. La reforma fiscal anunciada tiene mucho de mensaje. Patrimonio representa un porcentaje muy pequeño dentro de los ingresos propios de la Junta por vía tributaria, el 0,6%. Sin embargo el mensaje a los empresarios, defienden en el gabinete de Moreno, es “muy potente”.

La sexta bajada de impuestos en Andalucía aprobará también rebajas vinculadas a las clases medias y trabajadoras y a la pequeña y mediana empresa, defiende el Gobierno, con una nueva rebaja del IPRF, permitirá que 360 millones de euros queden en el bolsillo de los andaluces para mitigar la inflación. Las bajadas anteriores supusieron 540 millones. En 2023 serán 900 millones los que se dejen de ingresar. Para combatir la inflación se deflactarán 4,3 puntos los tres primeros tramos de renta.

El otro gran impuesto que se suprime es la tasa de agua. Un canon finalista que grava la factura de los andaluces para financiar obras hidráulicas. En un momento de grave sequía el Gobierno andaluz defiende que dejar de ingresar esos 140 millones de euros es una buena noticia. Entre otras cosas, advierten, porque los anteriores gobiernos socialistas que impusieron ese tributo no destinaban finalmente a inversión hidráulica esa recaudación. Es mucho más dinero que Patrimonio (93 millones a 17.000 contribuyentes) pero el foco está en esta supresión porque el mensaje político está ahí, Moreno ha ido a Madrid a hacerle a Ayuso una ‘OPA hostil’ por sus empresas y sus ricos.

Noticias relacionadas
Temas

Andalucía