GOBIERNO DE COALICIÓN

Sánchez impulsa un crédito extra de 1.000 millones en Defensa con el rechazo de Yolanda Díaz

  • Yolanda Díaz asegura que no estaba acordado en el seno de la coalición y pide también "respeto para los aliados" parlamentarios

  • Moncloa la rectifica y sostiene que se trató en la Comisión General de Secretarios de Estado y Subsecretarios de la semana pasada" y "la propuesta fue estudiada y validada sin que se produjera ningún tipo de intervención en contra"

La vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz.

La vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz. / EFE/ Mariscal

5
Se lee en minutos

Yolanda Díaz reprocha al ala socialista del Gobierno el crédito extra de 1.000 millones de euros en materia de Defensa, que se llevará este martes para su aprobación al Consejo de Ministros. Un paquete que no estaba pactado con el socio minoritario de la coalición, según desveló la vicepresidenta segunda. Su visible malestar ha permitido confirmar que el Ejecutivo acordará mañana una ampliación del gasto militar, algo que también admitió después la Moncloa. Pero las versiones sobre si Díaz lo conocía o no son totalmente contradictorias. El equipo de Pedro Sánchez ha desmentido que Unidas Podemos no estuviera al tanto. Desde el entorno de Díaz se insiste en negarlo. "No estaba ningún ministro avisado".

El aumento de la inversión en Defensa es un compromiso del presidente del Gobierno, que anunció muy poco después de la invasión rusa de Ucrania, en consonancia con las decisiones de otros países europeos, y que ratificó la semana pasada, en la cumbre de la OTAN celebrada en Madrid. En este encuentro corroboró su intención de elevar el gasto progresivamente hasta alcanzar el 2% del PIB en 2029. Unidas Podemos siempre se ha opuesto, lo que anticipaba una negociación muy dura de los próximos presupuestos.

Pero esta vía, la ampliación de crédito, salva el choque porque lo autorizará el Consejo de Ministros -es un órgano colegiado, hay debate pero no se vota- con cargo al Fondo de Contingencia, lo que supone que ni siquiera pasa por el Congreso, según confirman fuentes gubernamentales. Aunque no se hubiera optado por esta fórmula, los socialistas tenían prácticamente asegurado el apoyo del PP, que se ha mostrado favorable, lo que restaba relevancia al sentido del voto de Unidas Podemos y el resto de formaciones del bloque de investidura. Por ello, Díaz afeó la tarde de este lunes a los socialistas que "las formas en política son importantes", pidió "respeto a los aliados" parlamentarios y se mostró contraria a este incremento presupuestario.

Se suele recurrir al Fondo de Contingencia, según explican fuentes parlamentarias, en el caso del Ministerio de Defensa para operaciones en el exterior, pero no es habitual que se use para consolidar una escalada gradual del gasto militar. De hecho, la ley establece que "en ningún caso puede utilizarse para financiar modificaciones destinadas a dar cobertura a gastos o actuaciones que deriven de decisiones discrecionales de la Administración, que carezcan de cobertura presupuestaria".

La vicepresidenta segunda, interpelada sobre la gestión comunicativa de esta medida por parte de los socialistas y el hecho de que no se informara a Unidas Podemos, fue contundente esta tarde al señalar que "las formas en política son muy importantes y, en materias de tanta sensibilidad como es la defensa de nuestro país, deben de tomarse de forma adecuada, con respeto a los aliados, y con respeto democrático a las Cortes Generales, porque las fuerzas de la oposición tienen derecho a saber lo que se está haciendo".

MONCLOA DICE QUE LO SABÍAN

Sin embargo, desde Moncloa niegan que no se haya comunicado a Unidas Podemos. Después de que Díaz validara las intenciones del presidente en el Consejo de Ministros de este martes, han difundido un comunicado en el que apuntan que "todos los departamentos ministeriales fueron informados de la propuesta en la reunión de la Comisión General de Secretarios de Estado y Subsecretarios que se celebró la semana pasada". "La propuesta fue estudiada y validada sin que se produjera ningún tipo de intervención en contra", señalan.

Desde el equipo de Sánchez mantienen que "tal y como anunció el presidente del Gobierno, el Ejecutivo español va a cumplir con su responsabilidad y solidaridad para fortalecer la seguridad y la capacidad de disuasión europeas frente a la amenaza real que representa Vladímir Putin". "Ha sido claro y diáfano en relación con el compromiso europeo de alcanzar el objetivo de gasto militar del 2% del PIB en 2029", reiteran.

Durante toda la semana pasada, el jefe del Ejecutivo reclamó de manera reiterada a Unidas Podemos una "reflexión" para aceptar elevar la inversión en Defensa, que ya se había prometido en 2014 a la OTAN, pero que hasta la guerra en Ucrania España no se había planteado cumplir. Lo hizo con la mención a cambios tan trascendentales como el fin la política de neutralidad de Suecia y Finlandia por temor a un ataque ruso en sus territorios, el giro del canciller alemán, el socialdemócrata Olaf Scholz, que tres días después de la invasión de Ucrania anunció una inyección de 100.000 millones de euros para mejorar el Ejército alemán y un incremento de la inversión militar anual de más del 2%, y la decisión danesa, aprobada en referéndum, de unirse a la defensa común de la UE y acabar así con la excepción de mantener su soberanía en temas de seguridad.

Los ministros de Defensa y de Exteriores, Margarita Robles y José Manuel Albares, han usado estos días otros argumentos como la revitalización de la industria militar española. Sobre esto la vicepresidenta segunda contestó que este nuevo crédito presupuestario "nada tiene que ver con la carga de trabajo de Ferrol ni de Cádiz", y detalló que está dirigido a ampliar el crédito disponible de dos capítulos: 337 millones de euros -capítulo dos-, que se destinará a "gasto ordinario", y 660 millones de euros en el capítulo 6, que se trata de una "inversión para proveer de nuevas armas y servicios EPI de protección de las tropas en todo el mundo"; según precisó la ministra de Trabajo. 

LOS DOS DESTRUCTORES DE ROTA

La celebración de la reunión de la Alianza Atlántica en Madrid hizo posible el ansiado encuentro entre Sánchez y el presidente estadounidense, Joe Biden. En esta cita en la Moncloa, EEUU oficializó su petición de enviar dos nuevos buques de guerra a la base naval de Rota, pasar de cuatro a seis. Esta decisión supone modificar el Convenio de Cooperación para la Defensa entre los dos países, firmado en 1988. Para hacerlo primero debe aprobarlo el Consejo de Ministros y después avalarlo las Cortes Generales.

Unidas Podemos había expresado también sus reticencias a esta profundización en las relaciones con EEUU y a una mayor cooperación militar. Pero los dos socios firmaron una tregua para evitar disonancias durante la cumbre. Una vez que concluyó, la formación morada ha dejado claro su oposición a este cambio del convenio con EEUU. Y de hecho, este mismo lunes se acordó en la asamblea de Podemos. No habrá fisuras en el Consejo de Ministros, se sobreentiende porque no se vota, pero en el Congreso el grupo parlamentario de Unidas Podemos se opondrá, lo que deja su aprobación en manos del PP.

Noticias relacionadas