CATALUÑA

Imputado el jefe de la oficina de Puigdemont por pedir información policial a un mosso

El agente, también investigado, remitió a Alay un pantallazo de un ordenador en el que figura que no tenía ninguna requisitoria que le impidiera salir de España

Imputado el jefe de la oficina de Puigdemont por pedir información policial a un mosso
2
Se lee en minutos

El juez de Barcelona Joaquín Aguirre ha citado a declarar como imputado para el próximo mes de julio al exjefe de la oficina de Carles PuigdemontJosep Lluis Alay, por haber pedido al agente de los Mossos d'Esquadra Xavier M., también investigado, información policial sobre si existía algún control contra él que le impidiera viajar, según ha podido saber El Periódico de Catalunya, diario del mismo grupo, Prensa Ibérica, que este periódico.

Estas pesquisas se desarrollan en una pieza separada del 'caso Voloh' sobre presunta corrupción y financiación del 'procés' y han sido reactivadas a petición del fiscal anticorrupción Fernando Maldonado, que se encarga del caso. Los mensajes con el policía fueron hallados en el teléfono de Alay, confiscado cuando fue detenido en octubre de 2020 en la macrooperación de la Guardia Civil en la que detuvo al denominado 'estado mayor' del 'procés'.

"Hola Xavi, necesitaría un pequeño favor. Ya sabes. Mira si se mantiene efectivo el control específico que hay contra mí. Me iría bien un pantallazo también, por favor". Este mensaje fue escrito por Alay a las 10.15 horas del 17 de julio de 2020 e iba dirigido al mosso Xavier M. A los pocos minutos, insistió: "Si puedes, sí. Mejor tenerlo por favor. Esto es una losa que tengo encima para viajar". El agente responde: "Bon dia, Josep. Y tanto que puedo, pero estoy de vacaciones y vuelvo a trabajar en agosto. Si lo necesitas ya, pido a alguien de confianza que me lo mire". Continúa: "Todo muy bien. No te preocupes, lo haré personalmente para asegurarnos, pero si me dijeron que no salía, es seguro que no sale".

Las conversaciones de Josep Lluis Alay con el mosso Xavier M. ahora imputado. / EPC

"Confirmado. No le pases a nadie"

En agosto, el mosso ahora encausado le envió por Whatsapp a Alay el pantallazo del mensaje que aparece en los archivos policiales y que exponía: "La persona no tiene requerimientos pendientes". El policía catalán, que según la conversación se encontraba en Waterloo (población belga donde reside Puigdemont), añade: "Confirmado. No le pases a nadie, por favor, ni yo te he dicho nada". La Guardia Civil expone en el informe del análisis del teléfono del jefe de la oficina de Puigdemont que “de estos mensajes se desprende un uso de información reservada, como es el acceso a ficheros policiales, para facilitar información a Alay sobre la existencia o no de requisitorias contra él", lo que pudiera ser constitutivo de un presunto delito de revelación de secretos.

Los investigadores sostienen que el policía "es totalmente conocedor del hecho que supone revelar esa información sensible", una situación que, a su entender, se confirma porque le dice a Alay que no le pase a nadie el pantallazo y que él "no le ha dicho nada". El atestado, sin embargo, añade otra sospecha: de los mensajes se desprende que Alay "sabe que existe este tipo de requisitorias", unos "controles específicos que se dictan por interés policial y judicial", y de ello tiene conocimiento "porque alguien se lo debe haber dicho".

Es decir, según la Guardia Civil, "no sería la primera vez que recibe información sensible", en este caso "sobre las requisitorias que sobre su persona se puedan producir" y "todo para poder hacer un viaje que pretende realizar". Los investigadores concretan que en el pantallazo se refleja lo que "parece ser una base policial", pues aparece el número utilizado por los Mossos para asignarlos a los expedientes policiales.

Noticias relacionadas