SIN RESPUESTA A SU PLAN

Malestar en el PP con Moncloa por la falta de información sobre la cumbre de la OTAN

  • Feijóo lamenta no haber recibido una respuesta a su plan de Defensa y Seguridad que envió al Gobierno el pasado 15 de junio

  • El PP entiende que hay parte de información comprometida, pero "se sorprende" de que nadie del Ejecutivo haya compartido ningún dato o impresión sobre la decisiva cumbre en Madrid

  • Insisten en dar "total apoyo" al Gobierno en el marco de la Alianza mientras existen diferencias en la propia coalición

Feijóo en el encuentro con los populares europeos en Bruselas.

Feijóo en el encuentro con los populares europeos en Bruselas. / Tarek/PP

4
Se lee en minutos

A cinco días de que empiece la cumbre de la OTAN en Madrid, el PP sigue esperando una respuesta a su propuesta para la defensa y la seguridad de España, que remitió a Moncloa hace más de una semana. En el núcleo duro de Alberto Núñez Feijóo reconocen que no han tenido ninguna noticia al respecto, ni siquiera acuse de recibo. A Génova tampoco ha llegado ninguna llamada del Ejecutivo para abordar los asuntos nucleares del cónclave que reunirá a 44 delegaciones internacionales de las que 41 estarán encabezadas por jefes de Estado o de Gobierno.

Los populares mantienen un apoyo cerrado a Pedro Sánchez en lo que tiene que ver con la Alianza Atlántica, pero siguen criticando con dureza la división que existe dentro del propio Gobierno. Feijóo participó este jueves en la reunión del PP europeo previa al Consejo que se celebra este jueves y viernes en Bruselas. Y desde allí respondió a las críticas de falta de lealtad del ministro de Asuntos Exteriores a su formación: “Me sorprende que Albares se queje de un partido que está apoyando al Gobierno cuando le hemos mandado una propuesta en materia de seguridad y hay una parte del Gobierno que convoca una manifestación en contra de la propia OTAN”, zanjó. 

En la cúpula popular entienden que hay una parte de la información que no se puede compartir. En realidad, los documentos que versan sobre la Alianza y el Concepto Estratégico (la hoja de ruta para los próximos diez años) que se debatirán en Madrid son secretos hasta su aprobación definitiva. 

Pero en el principal partido de la oposición sí hay sorpresa por el hecho de que el Ejecutivo no haya siquiera dado una respuesta al plan que enviaron, “un Pacto de Toledo” en materia de Defensa y Seguridad en palabras de Esteban González Pons.

La propuesta popular pedía aprovechar la cumbre de la OTAN para solicitar al resto de socios una garantía expresa de todo el territorio nacional, especialmente de los territorios no peninsulares (mirando a Ceuta y Melilla, pero también a Canarias). Todo ello en mitad del controvertido giro en política exterior que el Gobierno firmó sobre el Sáhara para alinearse con Marruecos (sin haber recibido garantías en firme), y que ha terminado desatando un conflicto sin precedentes con Argelia

El plan también propone reforzar la posición de España en los esquemas de seguridad y una mejora laboral de los militares dotado de un fondo inmediato de 3.000 millones de euros, con cargo al gasto ineficiente detectado por la Airef para reponer y actualizar el material de defensa. 

Desde hace más de un mes el PP ha dado pasos públicamente para acercarse al Gobierno en este sentido mientras hurgaba en la herida interna del Consejo de Ministros. Feijóo no ha escatimado en reproches al ver la posición que tomó desde el principio Unidas Podemos, incluidas las ministras de este lado de la coalición. 

De hecho, el líder del PP se estrenó ante el plenario del PPE en Rotterdam a principios de mes reconociendo “la falta de confianza” que podía despertar España entre sus socios por ese motivo. Justo coincidiendo con aquella fecha, desde el partido morado cuestionaban incluso los contratos adjudicados para organizar la cumbre de la OTAN en Madrid.

SIN INTERLOCUCIÓN EN POLÍTICA EXTERIOR

El relevo en la presidencia del PP ha servido para cambiar el tono y las formas en la relación de los dos grandes partidos. Es cierto que Sánchez y Feijóo apenas han avanzado en los grandes asuntos pendientes que requieren el concurso de ambas formaciones. Pero la interlocución entre los equipos de ambos ha mejorado, con la excepción de la política exterior, donde ninguno ve posibles avances.

Otra cosa es, por ejemplo, la renovación de los órganos constitucionales pendientes como el Consejo General del Poder Judicial, sobre la que el PP mantiene una firme voluntad de negociar. De hecho, lo previsible es que las conversaciones se desbloqueen a finales de la próxima semana. Feijóo también ha tendido la mano en asuntos como la reforma constitucional que afecta al artículo 49 para eliminar el concepto de “disminuido” y sustituirlo por discapacitado.

Mucha voluntad pero pocos resultados. En cuestiones internacionales, sin embargo, las posturas se mantienen muy enfrentadas. Como publicó EL PERIÓDICO DE ESPAÑA, se trata de uno de los agujeros negros en su relación a pesar de la importancia capital que tiene. En el Gobierno consideran que con la crisis de Argelia Feijóo “no ha estado a la altura del hombre de Estado que dice ser” y, en cambio, el PP cree que el Ejecutivo está completamente “desacreditado “al haber tomado una decisión de tanto calado de forma unilateral y con grandes repercusiones en las relaciones de España con un socio clave. 

La realidad es que en la cumbre de la OTAN el PP no tiene participación puesto que solo están convocados jefes de Estado y Gobierno. Pero, ni siquiera por el hecho de que Madrid sea la anfitriona del cónclave, Moncloa ha informado por ahora al principal partido de la oposición a solo cinco días de su arranque.

Noticias relacionadas