ANDALUCÍA

Juanma Moreno planea un gobierno "de gestión", con más carteras y ‘un trío’ de pesos políticos

  • El presidente andaluz insiste en pedir a los suyos “humildad” para gestionar la mayoría absoluta y advierte de que vienen meses duros por las turbulencias económicas

  • Moreno quiere tomar posesión el 22 de julio y que su Gobierno lo haga el lunes 25, acortando todos los plazos en el Parlamento andaluz

El presidente de la Junta en funciones y líder del PP andaluz, Juanma Moreno.

El presidente de la Junta en funciones y líder del PP andaluz, Juanma Moreno. / EFE/ Raúl Caro

5
Se lee en minutos

El presidente andaluz estrenará Gobierno con mayoría absoluta a finales de julio. El calendario marca que el día 14 de julio se constituirá el Parlamento, así lo dicta la ley y lo incluyó Juan Manuel Moreno en el decreto de convocatoria electoral. A partir de ese momento, el PP ya ha hablado con el resto de grupos del Parlamento para acortar todos los plazos. El 20 y 21 de julio habrá se celebrará la sesión de investidura de Moreno y el viernes 22 su toma de posesión. Ese fin de semana rematará los flecos de su gobierno y se guardará hasta el último momento para hacer las llamadas a quienes conformarán su equipo. Si alguien quiere estrenar traje tendrá poco tiempo para ir de compras. El mismo lunes quiere el presidente andaluz que tome posesión su gabinete y el martes 26 se celebre el primer Consejo de Gobierno.

Le queda por delante un mes y piensa reposar sus decisiones. La semana que entra Moreno empezará a perfilar la estructura de su nuevo Ejecutivo, que vuelve a tener mayoría absoluta, algo que en Andalucía se olvidó hace diez años. Ha encargado un informe técnico para conocer bien sobre qué carteras deberá asentarse el próximo Ejecutivo. “Será un gobierno de gestión”, advierten fuentes próximas al presidente.

La última victoria con esa rotundidad fue la de Manuel Chaves en 2008, con 56 diputados. El dirigente del PP ampliará las consejerías, posiblemente añada dos o tres carteras más y separará competencias que en esta legislatura no han funcionado unidas. Actualmente son doce, once más el presidente.

Los vacíos de Génova y Cs

Pese a la petición de la patronal de los agricultores andaluces de que agricultura y medio ambiente sigan ligadas, por considerar que las políticas de agua son clave para el campo andaluz, esa suma no ha funcionado este último periodo, admiten fuentes del Gobierno. También requieren cartera propia las políticas de Justicia, con Interior y Política Local, desligada de Turismo o Regeneración Democrática. La coalición con Cs convirtió algunas de sus consejerías en un batiburrillo de competencias, con macro consejerías que ahora el PP quiere ordenar de otra manera, admiten desde San Telmo.

El presidente insiste en que no se especule con nombres. Ni siquiera él, advierte Moreno a los suyos, sabe todavía quienes integrarán la nómina de su Gobierno. Las marchas de Elías Bendodo, Presidencia, y Juan Bravo, Hacienda, a Madrid para trabajar en Génova junto a Alberto Núñez Feijóo abren un roto importante. “Nadie es imprescindible”, aseguran desde el Gobierno. Lo poco que ha trascendido es que Moreno quiere “dos o tres rostros políticos”, que lleven el peso del Ejecutivo, y priorizará los perfiles económicos y técnicos, que apuntalen las áreas de Economía y Hacienda. Lo más complicado de la legislatura saben que vendrá por la crisis económica que dan por descontada se agravará en otoño y que apretará a los hogares andaluces y a autónomos y pequeñas y medianas empresas. Moreno quiere por eso un Gobierno volcado en una gestión eficaz y no habrá, explican en su entorno, cuotas provinciales para el PP.

Los nombres circulan a mucha velocidad ya en los corrillos del partido pero nadie sabe a ciencia cierta en quién piensa el presidente. Hay especulaciones lógicas conociendo el funcionamiento de San Telmo esta legislatura y quiénes forman parte de la ‘guardia de corps’ de Moreno pero las quinielas desconciertan al propio presidente. En su círculo político de confianza hay nombres como el de la consejera de Fomento, Marifrán Carazo, o su secretario general de Presidencia, Tomás Burgos, así como el viceconsejero de Presidencia, Antonio Sanz, que podrían ganar peso político en el futuro Gobierno. "Quien diga algún nombre se equivoca y además lo quema", advierten quienes conocen de cerca a Moreno, así que como siempre, muchas de las filtraciones de estos días serán interesadas.

Las incógnitas comenzarán a despejarse cuando se elija la Mesa del Parlamento. Ya habrá nombres que permitirán acertar con más posibilidades las casillas del Gobierno. En el PP se da por hecho que la presidencia del Parlamento tendrá nombre de mujer y circulan los de Patricia del Pozo (consejera de Cultura), Carmen Crespo (Agricultura) o Loles López, actual secretaria general del PP-A, pero también el de Adolfo Molina, presidente del PP en Córdoba.

Cs sale salvo Empleo

Cs saldrá del Gobierno salvo la consejera de Empleo, Rocío Blanco, que es independiente, alta funcionaria de la Seguridad Social, y sobre quien el PP dice que ha hecho una gran labor. Poner orden en el Servicio Andaluz de Empleo y la Consejería ha sido una labor titánica y en el actual Gobierno consideran que es importante mantener una línea continuista.

Una vez que se encajen todas las piezas en el Parlamento y en el Gobierno se verá también que pasa en el partido. El PP no quiere quedarse en esta mayoría absoluta y aspira a consolidar su triunfo electoral en las municipales, con posibilidades, advierten, de que el vuelco hacia la derecha dibuje un mapa andaluz con un PP hegemónico como en otros tiempos lo fue el PSOE. Las capitales y las diputaciones provinciales son las piezas más codiciadas, pero también hay en juego muchas ciudades medias donde incluso el PP no esperaba tan buenos resultados y había designado candidatos que ahora quizás puedan cambiar.

Moreno se dirigió este viernes en un hotel de Sevilla a la Junta Directiva del PP con una advertencia: “Es importante interpretar bien los resultados”. Su discurso estuvo cargado de llamadas a la “humildad”. “El halago debilita. El halago es un estímulo pero continuado o hiperbólico nos puede llevar a una situación de debilidad”, advirtió. Moreno no quiere “ni autocomplacencia ni euforia” aunque la felicidad flota en cualquier reunión del PP.

“No nos han dado un cheque en blanco”, señaló el presidente andaluz, que advirtió que ahora viene el verdadero examen y que los andaluces que han prestado su voto a este partido van a evaluarlos sin contemplaciones. El primer gran asunto será la economía. “No tenemos varitas mágicas”, puso ya parches Moreno, que advirtió de que los problemas de crisis de inflación son de Europa pero que prometió ayudas “a las familias y empresas que lo están pasando mal”. Lo importante es amortiguar el coste de la cesta de la compra, gasolina, diésel y luz, marcó como prioridades. La primera ley del Gobierno será la del Presupuesto.

Noticias relacionadas