Presentación de su libro en Madrid

Tezanos 'resucita' el sanchismo 48 horas después del desastre andaluz

El presidente del CIS se deshace en elogios hacia Sánchez, una persona con la que se "comprometió" y con la que sigue "comprometido" | Asegura que el PSOE está "por encima del 28-29%" de voto "y va a estarlo", pronostica | Bolaños pide no hacer caso al "ruido ensordecedor"

Tezanos 'resucita' el sanchismo 48 horas después del desastre andaluz
8
Se lee en minutos

José Félix Tezanos no cede. Le han llovido las críticas, no solo de los partidos, sino de la academia, por su gestión más que controvertible del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS). Por sus cambios de metodología constantes, por remar demasiado a menudo a favor de obra (el PSOE), por proyectar estimaciones fuera absolutamente del consenso de las encuestas y que luego se quedan a años luz de los resultados reales de las urnas, por romper serias históricas. Por su sesgo. Sesgo que jamás oculta, aunque pretenda negarlo e insista en la "objetividad" de sus estudios. Porque no esconde su carné de militante socialista, ni contiene los elogios encadenados al líder, a Pedro Sánchez, pese a dirigir una institución cuyo valor es, precisamente, la (apariencia de) neutralidad.

Tampoco lo hizo este martes, 21 de junio.

Tezanos, santanderino, a punto de cumplir 76 años (los hará el 5 de agosto), catedrático emérito de Sociología de la UNED, presentaba en el Círculo de Bellas Artes de Madrid su libro número 84, uno "muy especial" para él, madurado y escrito en los últimos cinco años: 'Pedro Sánchez. Había partido: de las primarias a la Moncloa' (Catarata, 2022), un relato del camino emprendido por el hoy presidente del Gobierno para reconquistar el poder del PSOE una vez defenestrado por su partido. Tezanos formó parte del estrecho núcleo de colaboradores que rodearon al líder caído, fue uno de los muñidores de su programa de primarias junto a otro veterano guerrista, Manu Escudero.

Tezanos formó parte del grupo íntimo de dirigentes que ayudó a Sánchez a recuperar el poder del partido. Ese camino pedregoso, entre 2016 y 2017, es el que el jefe del CIS aborda en su libro

Aquellos fueron "tiempos impresionantes", contó Tezanos en el acto, en el que fue teloneado por dos sanchistas de primera hora: la vicesecretaria general del PSOE, Adriana Lastra —coordinadora de aquella campaña de ascenso a los cielos del PSOE—, y el ministro de la Presidencia, Félix Bolaños —secretario de la comisión de garantías federal en aquel tiempo—. Un evento que se convirtió en un chute de autoestima para los socialistas tan solo dos días después del fiasco en Andalucía.

El hoy presidente del CIS ya disponía de una primera versión de su relato de lo vivido tras el 39º Congreso, en 2017, el que supuso la coronación de Sánchez tras batir en primarias a Susana Díaz. Luego lo fue enriqueciendo con reuniones y charlas "con más de 50 personas" y también con el propio líder socialista. Éste le integró en su ejecutiva en 2017, y tuvo que salir de la cúpula a regañadientes cuando el líder, ya presidente, le nombró máximo responsable del CIS, en junio de 2018.

Ejecutivo de "éxito indudable"

Es un libro, dijo, "escrito con bastante objetividad", que representa "una parte pequeña de la historia de España". Y a los que, antes de que se publicara, le azuzasen por escribir una obra "subjetiva" y un "elogio" a la figura del jefe del Ejecutivo, les respondió así: "Es por supuesto un elogio de una persona con la que nos comprometimos muchos y seguimos comprometidos". "Me criticaban que era un elogio, pues ¿qué iba a ser?". No podía reprobar a Sánchez. Rechazar "algo por lo que hemos luchado y nos hemos esforzado".

Tezanos destaca el liderazgo de Sánchez, cómo lo construyó "desde abajo", cómo antepuso su "dignidad y coherencia" al decir no a Rajoy, cómo fue "hostigado con crueldad", cómo era un "candidato sin padrino"

Sin circunloquios, pues, Tezanos hacía gala de activismo político pese a mantener su cargo de presidente del CIS. La escena en sí misma resultaba chocante, por lo paradójico de que el máximo responsable de la entidad demoscópica pública del país se deshiciera en parabienes hacia el presidente del Gobierno. Destacó su liderazgo "singular", cómo lo construyó "desde abajo", cómo antepuso su "dignidad y coherencia" al decir no a Mariano Rajoy, como fue objeto de "críticas terribles", cómo fue "hostigado con crueldad" desde dentro y desde fuera del partido, cómo era un "candidato sin padrino". Era así, desde luego, porque en 2017 Sánchez era el 'outsider' del PSOE, la oveja descarriada que se había salido de los márgenes del aparato y que supo concitar el apoyo de las bases sin apenas apoyo orgánico. Pero sonaba chocante por boca de un presidente del CIS.

Tezanos habló luego del "Gobierno de éxito indudable" de Sánchez, merecedor del crédito de la Unión Europea, alabó, y "razonablemente estable", capaz de aprobar en cuatro años "205 proyectos legislativos". Y que no solo no está desgastado, convino, sino en pista de crecimiento.

Y esa apreciación era relevante precisamente por el contexto, porque apenas han transcurrido 48 horas de las elecciones andaluzas que otorgaron al PP una mayoría absoluta al PP y condenaron al PSOE a su peor resultado histórico. Comicios que podrían instalar, eso quieren los populares, el aroma de cambio de ciclo que Ferraz y la Moncloa niegan con ahínco. Ahí estaba Tezanos para respaldar esa tesis y lanzar un salvavidas a una formación preocupada.

"Ese PSOE que estaba en ese momento [en 2016, tras la caída de Sánchez] en torno al 20, 21, 22% de voto... esos ejemplos progresivos de dignidad [de Sánchez] le llevaron a la cuota que estuvo hasta hace poco, el 28%-29% [de voto]. Yo creo que en este momento está por encima y va a estar por encima del 28%-29%... Pero fue un salto de posibilidades para un partido político que tenía una tarea que realizar". Eran estas sus palabras textuales. Su vaticinio. El que probablemente la oposición le recuerde de tanto en tanto cuando el CIS vaya sacando encuestas del horno. El barómetro de junio del organismo pronosticaba un 29,2% al PSOE, y un 30,3% el de mayo.

Por supuesto, en el acto no se habló de las elecciones del 19-J. Ni era el lugar para hacer esa autocrítica pública de los resultados que Ferraz ha preferido no hacer.

La "regeneración"

Porque la presentación del libro, a la que por cierto también acudieron los ministros Miquel Iceta y Carolina Darias, además de la delegada del Gobierno en Madrid, Mercedes González, se convirtió en un canto al líder. Lógico, por otra parte, porque el libro narra la "hazaña que protagonizó el PSOE" para "regenerarse" y resucitar con un "liderazgo claro", convirtiéndose en "una alternativa" al PP y finalmente en un Ejecutivo que "cada día se dedica a dignificar la vida de la gente", según hiló Bolaños. "Cada día, cuanto más ruido ensordecedor escuchéis, más medidas estamos adoptando y mejor lo estamos haciendo", siguió el ministro, deslizando esa queja que se escucha en el Gabinete y en el PSOE de que su gestión no cala por el "ruido" exterior, alimentado, dicen, por la derecha y la ultraderecha.

"Cada día, cuanto más ruido ensordecedor escuchéis, más medidas estamos adoptando y mejor lo estamos haciendo", asegura Bolaños

El titular de la Presidencia no ahorró en elogios hace su jefe. Defendió su "ejemplo de dignidad, grandeza, liderazgo e integridad", el que le llevó a dimitir como diputado en 2016 para no tener que abstenerse en la investidura de un Rajoy cuyo partido, el PP, "no estaba regenerado". Los mismos atributos, siguió, que le llevaron a recuperar el liderazgo socialista en unas primarias contra Díaz (y Patxi López) que ganó de manera holgada (50,26% frente al 39,90% de la andaluza), y en las que se dirimía si el PSOE era un "partido viable y conectado con la realidad del país".

"Podemos decir que acertamos, elegimos al mejor líder, que es el que nos ha llevado a la Presidencia del Gobierno y que está transformando el país y poniéndolo en la vanguardia. Aquel Pedro es hoy el presidente. Y sigue siendo la misma persona valiente, determinada, audaz, que toma decisiones valientes, que enfrenta las decisiones de cara", señaló Bolaños. El ministro destacó la "continuidad histórica" de los presidentes socialistas: del Felipe González de la "modernización" del país y de la "consolidación democrática" al José Luis Rodríguez Zapatero de la "ampliación de derechos", hasta un Pedro Sánchez que es el líder de la "regeneración política", el jefe de un Gobierno "honrado, decente, el del reforzamiento del Estado del bienestar, de lo público, sin dejar a nadie a un lado".

Proyecto "de abajo arriba"

Para Lastra, aquellas primarias a cara de perro, tan complicadas, simbolizan la "época más bonita" de su vida, por lo que supusieron de captación del "pulso social". Fueron una experiencia "muy, muy intensa", que Tezanos destripa con "razones y argumentos", pero sin ser un libro "desapasionado", porque él no es una persona "ni fría ni neutra". El proyecto se construyó "de abajo arriba", defendían ellos —Lastra, Tezanos, el propio Bolaños desde la prudencia a que le obligaba pertenecer a la comisión de garantías, encargada de velar por la limpieza del proceso— una propuesta "que algunos calificaron de ilusa". "¡Cuánto se equivocaron y qué acertados estábamos nosotros, José Félix! Lo que parecía iluso se convirtió en una ilusión", observó la vicesecretaria socialista.

Lastra: "¡Cuánto se equivocaron y qué acertados estábamos nosotros, José Félix! Lo que parecía iluso se convirtió en una ilusión"

La presentación, a la que acudieron unas 300 personas, se cerró con las palabras del propio autor. No había sido programada como un coloquio, ni hubo preguntas del público. Aquello había sido un acto de reivindicación de Sánchez y de su figura, sin invectivas a los que en su día se opusieron a él y sin mentar personas. Un elogio al sanchismo, al grupo de apóstoles que lucharon por el hoy presidente entre 2016 y 2017 y que vencieron al 'establishment', al susanismo, cuando pocos fuera de ese círculo, al comienzo del camino, lo esperaban. Pero ese panegírico era protagonizado, y no era un dato menor, por el propio presidente del CIS.

Noticias relacionadas