CONGRESO DE LOS DIPUTADOS

El PSOE esquiva por un voto el acecho del PP para que Sánchez hable sobre Argelia

Los alineamientos del PNV y EH Bildu con las posiciones de los socios de Gobierno han resultado esenciales

ERC se ha distanciado de los socialistas, lo que demuestra que la sintonía entre ambos partidos no es ahora la nota dominante

Pedro Sánchez, presidente del Gobierno, en el acto del Día Mundial de la Lucha contra la Desertificación y la Sequía, junto a Teresa Ribera y Ibrahim Tiaw, Secretario Ejecutivo de la Convención de las Naciones Unidas.

Pedro Sánchez, presidente del Gobierno, en el acto del Día Mundial de la Lucha contra la Desertificación y la Sequía, junto a Teresa Ribera y Ibrahim Tiaw, Secretario Ejecutivo de la Convención de las Naciones Unidas. / José Luis Roca

2
Se lee en minutos

El PSOE ha logrado este martes salvar por los pelos una comparecencia más de Pedro Sánchez ante el pleno del Congreso, que hubiera resultado tremendamente incómoda por varios motivos. Principal motivo: sería la tercera en dos meses. Segundo: sería la segunda forzada por la oposición. Tercero, aunque no menos importante: sería por un asunto espinoso, ni más ni menos que las relaciones con Argelia.

La votación de la petición de comparecencia del presidente la cursó el PP hace unas semanas, la avaló la Mesa hace siete días y la ha resuelto ahora la Junta de Portavoces. Los representantes del PSOE, Unidas Podemos, PNV, EH Bildu y Grupo Mixto se han posicionado en contra, mientras que PP, Vox, ERC, Cs y Grupo Plural se han posicionado a favor. El resultado ha sido tan ajustado que por un voto ha cuajado la intención del Gobierno, que era clara: evitar la comparecencia de Sánchez como fuera.


/ epe

Tal y como este medio publicó, el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, tuvo varias conversaciones con los grupos para, por una parte, desinflamar la tensión política que estaba provocando la reacción argelina al posicionamiento de España con Marruecos en el conflicto territorial del Sáhara Occidental; y por otra, sacar al presidente del núcleo central de esa tensión política. La receptividad de los portavoces de los grupos en la Comisión de Exteriores fue positiva, indicaron fuentes socialistas. 

La tarea en la que se implicó Albares ha dado resultados. El encono que estaba provocando Argelia ha desaparecido y la razón que metía al presidente de lleno en la controversia, la petición de comparecencia del PP, ha quedado zanjada. El PSOE, por los pelos, ha conseguido esto último en la Junta de Portavoces.

El portavoz del grupo parlamentario en el Congreso, Héctor Gómez, se ha congratulado del desenlace. En la conferencia de prensa que ha ofrecido este martes, ha lamentado la actitud del Partido Popular al respecto, y así, ha recordado que durante la anterior comparecencia de Sánchez, que tenía por objeto explicar las relaciones con Marruecos, dedicó apenas unos minutos a las polémicas procedentes del norte de África. Todo lo demás, según sus palabras, procuró debilitar al presidente. 

Gómez, además, ha destacado que una comparecencia más del presidente supondría un debilitamiento de la imagen exterior de España

Ahora bien, el desarrollo de la votación es un fiel reflejo del estado de las relaciones políticas que hay ahora en el Congreso. El PSOE no ha podido contar con ERC para mitigar el temor a una asistencia más de Sánchez. El portavoz de los republicanos, Gabriel Rufián, lleva días diciendo que el presidente, en la anterior comparecencia, no explicó absolutamente nada. De ahí su voto a favor de una nueva sesión. 

EH Bildu, en cambio, no ha seguido esta senda. La formación vasca certifica, así, su periodo de interlocución con el PSOE, que se ha intensificado desde finales de abril, desde que con su apoyo salvara el primer decreto “anticrisis”. Su decisión en la Junta, más la del PNV, ha resultado crucial. 

Noticias relacionadas
Temas

Argelia PP PSOE