ELECCIONES ANDALUCÍA

La candidatura de Podemos e IU evita la autocrítica y culpa del fiasco al PP, a los medios y a Teresa Rodríguez

  • La candidata de Por Andalucía, Inmaculada Nieto, evita asumir ningún tipo de responsabilidad tras lograr sólo 5 escaños

  • La dirección de Podemos evita pronunciarse sobre los resultados y no convoca rueda de prensa este lunes

5
Se lee en minutos

'Por Andalucía' evita cualquier tipo de autocrítica por el fiasco electoral en Andalucía. La candidatura de Podemos e IU ha quedado lejos de las expectativas y ha obtenido sólo 5 escaños frente a los 17 de 2018, cuando se presentó liderado por Teresa Rodríguez, que en estos comicios ha conseguido 2 asientos en solitario. La líder de la coalición, Inmaculada Nieto, apuntó a distintos factores externos como culpables de sus resultados: desde la campaña de bajas revoluciones del PP, al propio adelanto electoral; a las encuestas y los medios de comunicación; y por último a la líder anticapitalista y excompañera de filas, la propia Rodríguez.

Nieto compareció al filo de las once de la noche para valorar los resultados y lejos de asumir alguna responsabilidad, comenzó su intervención culpando a la desmovilización de la izquierda y a la fecha de la cita electoral. "El adelanto no ha favorecido la participación y eso era clave para que el bloque progresista avanzase", comenzó la dirigente andaluza, que también responsabilizó a los sondeos y a los medios de comunicación por dibujar las grandes opciones de gobierno de Juanma Moreno Bonilla. "Que no avanzase también tiene que ver con una profusión de encuestas y propaganda mediática que ha modelado la opinión pública", continuó. Una circunstancia, según Nieto, "que hizo anidar en la población la idea de que era imposible ganar las elecciones" y que terminó por ser "una  profecía autocumplida".

La líder de Por Andalucía se ha felicitado porque "la reflexión que hemos hecho las seis organizaciones -que conforman la coalición- era acertada: la unidad es imprescindible". Por contra, ha responsabilizado de manera directa al partido de Teresa Rodríguez por los resultados, acusándoles de fracturar el espacio: "El porcentaje obtenido por nuestra coalición y por Adelante Andalucía nos lleva a un resultado similar al que ha obtenido la extrema derecha, que sin embargo nos duplica en escaños y rentabiliza extraordinariamente sus resultados", ha comenzado. "Lamentablemente la fuerza política que no se sumó ahora podrá ver el destrozo electoral y social de la desunión". 

Lo más parecido a la autocrítica que realizó la dirigente fue mencionar los tiempos para el nacimiento de la coalición, que se registró ante la Junta Electoral in extremis tras unas durísimas negociaciones que pusieron de manifiesto las cuitas internas entre las distintas organizaciones. Un nacimiento que estuvo marcado por el retraso de Podemos en llevar su firma al registro, lo que provocó que quedase fuera de la candidatura y no haya podido figurar en la papeleta electoral. Así, nieto hizo una leve mención a que "la dificultad de la premura para incorpoar una marca electoral" que nació "al inicio de la campaña".

Rodríguez celebra sus dos escaños

Frente al abatimiento de Nieto, Rodríguez ha comparecido exultante tras lograr dos escaños. Desde Cádiz, provincia por la que se presentaba y en la que ha sido elegida, la líder de Adelante se ha felicitado de que "ya no debemos temer a la extrema derecha", al tiempo en que ha reivindicado "la nueva izquierda andalucista que quiere que esta tierra sea también soberana", y ha celebrado haber plantado el "germen" de su nuevo partido. La ex líder andaluza de Podemos también ha ajustado cuentas con su antigua formación.

Después de una campaña en la que ha evitado las críticas a sus excompañeros, Rodríguez ha aprovechado para repasar todos los obstáculos a los que se ha enfrentado en los últimos tiempos: "Veníamos de una situación muy difícil, estábamos en la UVI, nos habían echado del grupo parlamentario (...) mientras yo estaba en mi baja de maternidad. Diseñaron una 'operación del sur' desde Madrid", criticó, antes de pedirles una reflexión. "Tendría que haber en parte de la izquierda un examen de conciencia".

La dirigente ha recordado que les expulsaron "aliándose con la derecha y extrema derecha". "Nos expulsaron porque no queríamos renunciar a la identidad propia andaluza y no queríamos ser la delegación del Gobierno de Sánchez. Hemos hecho campaña con una mano atada a la espalda, porque pidieron que nos quitaran los recursos", ha insistido Rodríguez en su particular vendetta a la coalición de Podemos e IU, en la que ha pedido abrir "un nuevo tiempo en la izquierda andaluza".

Silencio de Podemos e IU

El silencio ha sido total por parte de las principales figuras que han alumbrado la coalición andaluza. Ningún dirigente de Podemos se ha pronunciado al respecto, y la organización tampoco ha convocado la habitual rueda de prensa de los lunes donde comparecen sus portavoces tras la reunión de la ejecutiva. Tampoco ha habido pronunciamientos por parte de IU, que sí tiene convocada una comparecencia este lunes a mediodía.

La vicepresidenta segunda del Gobierno, Yolanda Díaz, emitió un escueto mensaje a través de las redes sociales después volcarse durante la campaña, donde compartió escenario con Iñigo Errejón, Ione Belarra y Alberto Garzón, entre otros. La dirigente lanzó un llamamiento de cara a la construcción de su futuro proyecto: "Necesitamos un nuevo tiempo que mire al futuro. La ciudadanía nos está esperando", destacó en Twitter la vicepresidenta, que tras conocer los resultados aseguró que era "una noche difícil para las personas progresistas".

La dirigente intervino directamente en la creación de esta coalición andaluza, que materializaba por primera vez la nueva política de alianzas que promueve la gallega, reuniendo a fuerzas que estaban hasta ahora enfrentadas y liderada por perfiles que no pertenecen a Podemos. Esta circunstancia hacía que las elecciones andaluzas fueran también el primer examen para Yolanda Díaz, que el próximo 8 de julio inicia el proceso de construcción de su futura candidatura nacional bajo la plataforma 'Sumar'. La dirigente ha tratado hasta ahora de evitar cualquier tipo de desgaste evitando el ruido dentro del Gobierno y rehuyendo las pugnas internas, pero los malos resultados del artefacto andaluz, unido a la imputación de una de sus aliadas, Mónica Oltra, pueden suponer el primer golpe en la línea de flotación de la gallega.

Noticias relacionadas