ELECCIONES ANDALUCÍA

Irene Montero acude al cierre antes del 19J tras 'borrarse' durante toda la campaña andaluza

  • La ministra de Igualdad tenía previsto inicialmente tres actos en Andalucía durante la recta final de campaña, pero finalmente acudirá solo al cierre

  • Montero ha guardado silencio total en las últimas semanas sobre la coalición andaluza, a la que ha evitado hasta ahora apoyar expresamente

Irene Montero junto a Ángela Rodríguez y Boti García tras colocar banderas trans en la fachada de su ministerio. 

Irene Montero junto a Ángela Rodríguez y Boti García tras colocar banderas trans en la fachada de su ministerio.  / EFE

4
Se lee en minutos

Irene Montero restringe su presencia en la campaña para las elecciones andaluzas y sólo acudirá este viernes a Málaga para el acto de cierre. La ministra de Igualdad, a la postre una de las figuras con más peso en Podemos, tenía previsto acudir al menos a tres mitines en la última semana antes de la cita con las urnas de este domingo, pero la dirigente ha eludido acudir a Andalucía hasta ahora. De fondo está la guerra abierta que arrastra con Izquierda Unida tras las fallidas negociaciones de la coalición 'Por Andalucía', por la que cesó a su jefa de Gabinete la semana pasada, en medio de la contienda electoral.

En un primer momento, Montero iba a volcarse en la última semana de campaña electoral, donde iría a tres citas de campaña. Estaba previsto que acudiera el martes 14 a Dos Hermanas, donde coincidiría con Ione Belarra y Yolanda Díaz pero finalmente no acudió. Desde la candidatura explicaban que se había pactado que sólo acudiera un dirigente por cada partido a los actos multitudinarios en los que estuviera Díaz. Acudió finalmente Ione Belarra, que ya había a a asistido tros dos actos de campaña.

Montero evitó así la fotografía prevista inicialmente junto a Yolanda Díaz y Belarra. La titular de Igualdad mantiene una fría relación personal con la vicepresidenta, que sí ha logrado sintonizar algo más en las últimas semanas con la secretaria general de Podemos. Estas tensiones no son sólo de Irene Montero con Díaz sino también con Izquierda Unida, que no han ocultado su malestar en los últimos días por la vendetta que llevó a cabo a través del Consejo de Ministros.

El martes de la semana pasada, justo en el ecuador de la campaña, Montero destituyó a Amanda Meyer, que era hasta entonces su jefa de Gabinete- y dirigente destacada de IU Andalucía, en un cese que fue interpretado como una clara represalia por las negociaciones de la coalición andaluza. Al hecho de su afiliación a Izquierda Unida se unió también su condición de pareja del líder de IU-Andalucía, Toni Valero, que fue otro de los protagonistas de las durísimas negociaciones. Un episodio que acabó con fuertes turbulencias: Podemos llevó la situación tan al límite que llegó fuera de plazo al registro y quedó oficialmente fuera de la candidatura -una circunstancia que el resto de fuerzas han solventado con un reparto alternativo de fondos e incluyendo como independientes a los candidatos morados en las listas-.

Después de este episodio, se libró una guerra abierta entre las dos fuerzas, responsabilizándose mutuamente de los hechos, pero en cuanto acabó la campaña todos los implicados cerraron filas y evitaron reavivar el conflicto. Al menos hasta el pasado martes, cuando Montero cesó fulminantemente a Meyer, haciendo oídos sordos a la petición de la candidatura andaluza, que le había pedido esperar a después de las elecciones para llevar a cabo el cese, con el fin de mantener las aguas tranquilas durante la carrera electoral.

Irene Montero también tenía previsto inicialmente viajar el jueves 16 a Jerez, donde coincidiría con Garzón y la de Más País Andalucía, Esperanza García, que será cabeza de lista por Sevilla. Pero la titular de Igualdad tampoco acudió, después de las crecientes tensiones con la candidatura andaluza. De los tres actos que estaban en agenda a principios de campaña, Montero sólo acudirá al cierre, en una muestra de la herida abierta en la izquierda.

Silencio total sobre Andalucía

Finalmente este viernes noche, Montero sí estará a las 20 horas en la Plaza de la Marina (Málaga) junto a la candidata, Inmaculada Nieto, el líder de IU, Alberto Garzón, o el candidato por Cádiz Juan Antonio Delgado. La dirigente ha publicado en Twitter el cartel de este acto, y ésta ha sido la única referencia que ha hecho a la coalición 'Por Andalucía' durante la campaña electoral, en la que hasta ahora -y salvo este anuncio- ha mantenido un silencio total.

La dirigente no ha mandado ningún mensaje de apoyo en redes a la coalición de izquierdas andaluza, después de la pugna por intentar situar a Delgado, diputado de Podemos, como cabeza de lista de la candidatura, en un intento por sentar un precedente en el nuevo ciclo electoral donde los morados mantengan su posición destacada de cara a futuras alianzas.

La última vez que Irene Montero estuvo en Andalucía fue, precisamente, en un acto de apoyo a Delgado el pasado 30 de abril, cuando estaban todavía abiertas las negociaciones y dentro de la campaña de presión por su candidatura. Después de que Inmaculada Nieto se consolidara como candidata y hasta ahora, la dirigente de Podemos no ha dedicado ni una palabra de apoyo a esta opción. Y la última vez que se pronunció sobre la región andaluza fue para celebrar la victoria de Delgado en las primarias que convocó Podemos para tratar de lanzarlo como cabeza de lista.

Noticias relacionadas