TRIBUNALES

El juez archiva la causa contra el notario que fue imputado por alertar de la investigación de Kitchen

El juez decreta el sobreseimiento libre de la acusación contra el fedatario público Alberto Vela Rubio-Navarro al considerar que no hay ningún indicio para imputarle un delito de revelación de secretos

El exsecretario de Estado de Seguridad Francisco Martínez (2i) se dirige a la Audiencia Nacional para declarar sobre la ’Operación Kitchen’, a 12 de julio de 2021, en Madrid.

El exsecretario de Estado de Seguridad Francisco Martínez (2i) se dirige a la Audiencia Nacional para declarar sobre la ’Operación Kitchen’, a 12 de julio de 2021, en Madrid. / Eduardo Parra / Europa Press

3
Se lee en minutos

El titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Mahón (Menorca), Daniel García del Mar, ha acordado el sobreseimiento libre de la acusación que había abierto en 2021 contra el notario Alberto Vela Rubio-Navarro pues consideraba indicios de que podía haber alertado al ex secretario de Estado de Seguridad Francisco Martínez de que se le estaba investigando por el espionaje al extesorero del PP Luis Bárcenas.

El juez García del Mar había llamado a declarar como investigado al notario después de que el juez de la Audiencia Nacional Manuel García Castellón, que instruye el caso Kitchen, dedujera testimonio contra Vela Rubio-Navarro al considerar que había “indicios suficientes” para acusarle de un delito de descubrimiento o revelación de secretos.

Sin embargo, el juez de Mahón, tras investigar los hechos, ha considerado que la declaración del notario y la documentación aportada por el mismo no han logrado acreditar cualquier circunstancia que fundamente que se ha cometido un delito de revelación de secretos por un funcionario público.

Causa juzgada

La propia Fiscalía ha promovido en un escrito presentado el 28 de mayo el sobreseimiento libre de las pesquisas, una decisión que ha adoptado finalmente el juez, y que equivale a causa juzgada.

No obstante, el Ministerio Fiscal ha destacado la relevancia que ha tenido en su decisión la imposibilidad de que se haya realizado una pericial informática sobre las comunicaciones que mantuvieron el notario y el ex secretario de Estado de Seguridad, este último procesado en el caso Kitchen.

Se ha acordado en el presente procedimiento cuantas diligencias eran precisas para el esclarecimiento de los hechos investigados quedando pendiente de practicar únicamente la pericial informática ordenada por providencia de fecha 24 de mayo de 2021, que no ha podido llevarse a efecto casi un año después de haberse acordado”, especifica de forma literal el escrito del Ministerio Público.

Era imposible

En el mismo sentido, la Fiscalía recuerda que la defensa del notario ha defendido la imposibilidad de que a través del requerimiento de fecha 9 de marzo de 2020 el fedatario pudiera haber llegado a conocer que se trataba de un mandamiento judicial, ya que esa circunstancia no se hacía constar en la comunicación recibida.

De esta forma, tanto la Fiscalía como el juez de Mahón desmontan la tesis de la Audiencia Nacional, que defendía que el notario había alertado a Francisco Martínez de que la Policía había reclamado unas actas notariales en las que se reflejaban supuestos mensajes sobre el “caso Kitchen” del exministro Jorge Fernández Díaz, ahora también procesado en este caso de espionaje a Luis Bárcenas.

No estaba adjunto

“El mandamiento judicial nunca ha estado adjunto al requerimiento (todo ello ilustrado con capturas de pantalla), del que el investigado no tuvo conocimiento hasta el 12 de marzo de 2020, y siendo que las conversaciones de WhatsApp que dieron pie a la investigación tuvieron lugar el día anterior, esto es, el 11 de marzo de 2020, no cabe concluir otra cosa que la inexistencia de indicio de delito, lo que hace que la diligencia interesada, pertinente, y necesaria y útil en su momento, resulte actualmente superflua”, sostiene el fiscal.

El juez, por su parte, “coincide plenamente” con los argumentos del fiscal pues sostiene que las dificultades surgidas para poder practicar la pericial informática y los “nulos” elementos de prueba que su práctica puede aportar hacen "innecesario" esperar a que se lleve a cabo el informe.

Noticias relacionadas