CUERPO A CUERPO EN LA DERECHA

Abascal endurece el tono contra Feijóo por salvar las votaciones del Gobierno

  • El endurecimiento del tono contra Feijóo llega en un momento delicado y de posible estancamiento para Vox en la campaña andaluza

  • Este jueves los populares volverán a ayudar al PSOE para deshacer la enmienda que Podemos coló para 'destopar' las bases máximas de cotización

El presidente del Partido Popular, Alberto Núñez Feijóo, durante el pleno celebrado en la Cámara Alta.

El presidente del Partido Popular, Alberto Núñez Feijóo, durante el pleno celebrado en la Cámara Alta. / EFE/Miguel Osés

3
Se lee en minutos

La estrategia inaugurada por Alberto Núñez Feijóo al frente del PP, utilizando sus 89 escaños en el Congreso para alterar las mayorías e incluso salvar al Gobierno en algunas votaciones clave ahuyentando a ERC y Bildu, empieza a acaparar atención en el debate político de la derecha. En Vox consideran que esa posición puede pasar factura a los populares o, como mínimo, abrir a su formación la posibilidad de acoger electores que no están convencidos con un mensaje exclusivamente económico que renuncia, como ocurrió en la etapa de Mariano Rajoy, a dar la batalla de las ideas.

Un debate recurrente dentro del PP, entre sus dos principales almas, y que con su nuevo líder no tiene discusión posible. Feijóo está convencido de hacer una oposición moderada, constructiva y muy centrada en la cuestión económica, aunque eso suponga tener que pactar determinadas cosas con Pedro Sánchez. “Algunos imploran acuerdos al Gobierno y el Gobierno les llama estorbo. Y llaman debates estériles a todo lo que no es economía”, dijo ayer Santiago Abascal desde la tribuna del Congreso mirando a su rival en la derecha.

La idea no pudo ser más clara: buscar el cuerpo a cuerpo con Feijóo reivindicando a Vox como un partido mucho más ideológico, que rechaza cualquier acercamiento posible, incluso en asuntos de Estado, con Sánchez. Esa es la diferencia y Abascal empezará a remarcarla con fuerza ya desde las Cortes Generales aprovechando que el dirigente gallego tiene una plataforma desde su escaño  en el Senado. 

El endurecimiento del tono contra Feijóo coincide, por un lado, con un momento delicado para Vox en la campaña electoral andaluza. El primer debate de candidatos dejó a Macarena Olona con una retahíla de polémicas (en el entorno de Feijóo aseguran que se vio un perfil “hiperactivo” que no conecta con la mayoría social de Andalucía) y, sobre todo, un tono exacerbado constante. Las encuestas apuntan a un cierto estancamiento de sus posibilidades mientras Juanma Moreno Bonilla aparece consolidado.

EL PP AYUDA AL PSOE CON LAS PENSIONES

Y, por el otro, el ataque de Abascal a Feijóo también se produce después de unas semanas en las que el PP ha sido clave para salvar al Gobierno en algunas votaciones muy importantes, como la ley de seguridad nacional y la ley audiovisual. Este jueves habrá otra escenificación similar en el Congreso con el dictamen de la ley de planes de pensiones, que se volverá a debatir y se votarán las enmiendas pendientes (las que quedaron ‘vivas’ de la comisión de Trabajo, Inclusión y Seguridad Social). 

El PP no prevé apoyar el dictamen final a no ser que el Gobierno se abra a mejoras en la transitoriedad de la ley después de aceptar las rebajas fiscales que exigía la oposición, pero sí prevé echar un cable al PSOE para deshacer la enmienda que Unidas Podemos coló la semana pasada para ‘destopar’ las bases máximas de cotización. Esa iniciativa, que el PSOE no pensaba apoyar y cometió un error, implicaría que las empresas asumieran costes adicionales para los trabajadores que superan los 45.014 euros en su salario.

Los socialistas reaccionaron de inmediato anunciando que incluirían un voto particular en el debate de la ley de este jueves para subsanarlo. Y el PP, que está en contra de lo que proponen los morados, lo respaldarán. 

Ciudadanos también registró un voto particular exactamente igual al de los socialistas por la desconfianza que sintieron al ver que el PSOE votaba a favor de la enmienda de Podemos. A pesar de que los populares ven difícil dar el sí a la ley completa, gracias a sus votos los socialistas podrán revertir el asunto relativo a las cotizaciones.

LOS PACTOS CON VOX

Y mientras Abascal amplió la dureza dialéctica contra Feijóo, el PP insiste en que gobernará en Andalucía sin el partido ultra. El líder de Vox es consciente de la incomodidad que sufren los populares al abordar futuros pactos con su formación y, por eso, no dudó en lanzar otro recado desde la tribuna. "No hay posibilidad de entendimiento con el autócrata. No hay otra alternativa que ponernos todos de acuerdo para echar a Sánchez del poder", recalcó para insistir en que, el PP podrá alcanzar la Moncloa (y antes gobiernos autonómicos) con el apoyo necesario de sus diputados.

Noticias relacionadas