Elecciones andaluzas

El PSOE se lanza a por votos de centro de Cs y Moreno insiste en hacerse ‘un Ayuso’

Espadas confía en que el ala más dura del PP, con la presidenta de Madrid en cabeza, rompa el guion moderado del presidente de la Junta, que desprecia hablar de pactos postelectorales

El PSOE se lanza a por votos de centro de Cs y Moreno insiste en hacerse ‘un Ayuso’

Pepo Herrera / Europa Press

6
Se lee en minutos

Tras el primer debate electoral en Andalucía, que reunió a 1,2 millones de espectadores con un 9,3% de cuota de pantalla, la campaña entra en una nueva fase con los candidatos de nuevo inmersos en recorrer la comunidad en toda su extensión. Salvo la candidata de Vox, Macarena Olona, que no tendrá agenda pública hasta el viernes.

El socialista Juan Espadas se desplazó a Linares, en Jaén, un lugar castigado por la indolencia política, donde la tasa de paro alcanza en récord del 30,9%, incapaz de resurgir de sus cenizas tras la retirada de Santana Motor y una lluvia de millones públicos que no han servido para resucitar la industria en la localidad. Allí gobierna Cs en una coalición amenazada por una moción de censura parada en los tribunales de justicia. Durante 19 años el Ayuntamiento estuvo en manos del PSOE y su exalcalde, Juan Fernández, acabó expulsado del partido en 2018 y ha sido condenado meses atrás por un delito de malversación de caudales públicos.

Al epicentro del descontento con la política en Andalucía viajó Espadas para asegurar que todas las promesas que había hecho el presidente de la Junta, Juan Manuel Moreno, en esta localidad se habían incumplido. El socialista se plantó en la ciudad que en 2017 congregó a más de 35.000 personas en la calle para decir basta y que recibió a Moreno en su primera visita como presidente entre abucheos.

La anterior responsable de la Junta, Susana Díaz, siempre evitó pisar la ciudad. Jaén era un bastión del PSOE andaluz, el más importante después de Sevilla, pero la debilidad del partido hace temer por una fuga de votos y aprieta la agenda del candidato en la provincia. Allí arrancó Espadas la campaña electoral. La aparición de Jaén Merece Más, una plataforma vinculada a la España Vaciada, abre muchas incógnitas para las próximas andaluzas. La encuesta del CIS le dio un diputado el próximo 19-J.

Espadas se mostró convencido de que tras el debate electoral el voto de izquierdas está despertando y se lanzó a por el elector de centro moderado de Cs, que todas las encuestas señalan que absorberá casi al completo el PP. El candidato socialista defendió que perfiles duros como el de Isabel Díaz Ayuso son aliados en su campaña para desmontar la moderación de Moreno en Andalucía. “Ayuso a veces es la mejor representante de Vox en el PP”, aseguró.

El PP ve "desinflado" a Vox

Moreno se trasladó en este quinto día de la campaña a Córdoba y allí insistió en que todas las especulaciones sobre posibles alianzas postelectorales para formar gobierno son “fuegos de artificio”, eludiendo una vez más responder a la exigencia de Vox de entrar en la Junta y al aviso de la izquierda de que los convertirá en socios de coalición. En el PP sostienen que la campaña de la candidata Macarena Olona está fracasando y sus encuestas demuestran unos resultados a la baja, con 17 diputados, y en retroceso durante la campaña, lo que les lleva a respirar con cierto alivio.

La tesis de Moreno es siempre la misma: él aspira a hacer ‘un Ayuso’, es decir, a sacar una mayoría suficiente que sume más que todas las izquierdas y que obligue a Vox a darle su investidura sin entrar en el Ejecutivo autonómico. El presidente de la Junta visitó el conjunto arqueológico de Medina Azahara, poniendo el foco en la cultura, y por la tarde llamó a la puerta de vecinos de la capital cordobesa que habían visto cumplida la promesa de instalar ascensores en su edificio.

El líder de Cs, Juan Marín, se mostró convencido tras el debate de que su formación está "más cerquita" de reeditar el pacto con el PP en la Junta y sostuvo que la otra alternativa es la "del lío y la bronca". La candidata de Vox en Andalucía, Macarena Olona, no volverá a tener mítines ni agenda pública hasta el próximo viernes, cuando vuelve a la comunidad el líder de Vox Santiago Abascal. Su equipo de campaña confirma que la agenda discurre según lo previsto y restan importancia a ese parón de cuatro días en los actos públicos de la diputada granadina.


/ Rafa Alcaide /EFE

La candidata de Vox se limitará el grueso de esta segunda semana de campaña a “agenda privada” con encuentros y reuniones que no tendrán dimensión pública. Sí que hará varias entrevistas, como el resto de aspirantes en las andaluzas. En concreto, tiene prevista una entrevista con Carlos Herrera en Cope y con Jesús Vigorra en Canal Sur.

La campaña de Olona está siendo desconcertante, incluso para muchos de quienes militan en Vox en Andalucía. Su equipo, dirigido por el periodista Álvaro Zancajo, insiste en que no hay ningún cambio ni se alteran los planes después del debate de este lunes en Canal Sur, donde la dirigente de Vox se inscribió en un discurso duro y agresivo contra sus contrincantes, en especial contra el presidente de la Junta, que no se salió de su estrategia de ignorarla en todo momento. Habrá otro debate el próximo lunes, esta vez en Canal Sur y de nuevo a seis bandas.

La candidata de Por Andalucía, Inmaculada Nieto, se volcó en la defensa de la educación pública tras reunirse con el sindicato de enseñanza Ustea y denunció el “cinismo” de Moreno por cerrar aulas y asegurar que ha subido la inversión. Su campaña sufrió un torpedo más desde Madrid, después de que la ministra de Igualdad, Irene Montero, cesara a su jefa de gabinete y dirigente de IU, Amanda Meyer, por las tensiones en la negociación de la coalición electoral. El líder de Más País, Iñigo Errejón, confirmó su presencia en la campaña con varios actos para arropar la candidatura, pero sin coincidir con cargos de Podemos.

Teresa Rodríguez, de Adelante Andalucía, presentó en Puerto Real (Cádiz) un plan industrial a las puertas de Airbus. “Es una traición a esta comarca que el Ministerio de Industria y los sindicatos, con sede en Madrid, hayan certificado el cierre de la planta, sigue siendo reversible y, mientras los trabajadores estén dispuestos a pelear por su supervivencia y por la supervivencia de los puestos de trabajo, vamos a estar al lado de ellos”, avisó. Los trabajadores del metal protagonizaron el pasado noviembre duras protestas contra el desmantelamiento de la industria en la Bahía gaditana y el empeoramiento de las condiciones en el sector auxiliar.

Noticias relacionadas