CONGRESO

El PP salva la ley audiovisual y abre una brecha en el Gobierno

Es la primera vez que Unidas Podemos evita respaldar un proyecto de ley emanado del Consejo de Ministros y opta por la abstención en señal de protesta

La bancada de Gobierno aplaude en el pleno del Congreso de los Diputados.

La bancada de Gobierno aplaude en el pleno del Congreso de los Diputados. / EFE

7
Se lee en minutos

El Partido Popular se abstiene en la Ley Audiovisual y salva una de las medidas que más quebraderos de cabeza han traído al Gobierno de Pedro Sánchez. Esta medida fue en diciembre la llave para obtener el apoyo de ERC y asegurar los Presupuestos Generales del Estado, y seis meses después ha salido adelante tras superar graves turbulencias entre los socios del Gobierno y con las duras críticas de Unidas Podemos, que por primera vez ha evitado apoyar un proyecto de ley emanado del Consejo de Ministros y ha optado por la abstención.

El resto de socios habituales también han pasado de apoyar la ley audiovisual en un primer momento a anunciar su rechazo en bloque este jueves, después de la modificación introducida por el PSOE, que beneficia al duopolio televisivo de Atresmedia y Mediaset frente a las productoras independientes. Tras rechazar volver al texto anterior y ante la rebelión de sus aliados habituales, con la amenaza de que el texto decayera, el Ejecutivo finalmente ha mirado a la derecha para aprobar esta medida. Un viraje que ha causado un evidente malestar entre los partidos del llamado 'bloque de investidura' que hasta ahora le han apoyado en su agenda legislativa y que ahora critican duramente la "gran coalición" alcanzada con Alberto Núñez Feijóo.

Hasta Unidas Podemos, miembro del Ejecutivo, ha debatido hasta el último momento su posición debido al gran descontento que suscitaba el texto, llegando a plantearse la oposición frontal a la medida, un extremo que no han llegado a materializar por razones de "responsabilidad", según fuentes de la formación. Los morados han vitado su posición en las últimas horas, a raíz de la enmienda introducida por el PSOE, y con su viraje marcan un hito en la coalición, ya que es la primera vez que no respaldan con su 'sí' una ley aprobada en Consejo de Ministros.

En Podemos justifican su postura en que es también la primera vez que el socio mayoritario del Gobierno modifica a posteriori un texto de este tipo. En un primer momento, Unidas Podemos, ERC y EH Bildu trataron de reconducir a los socialistas y presentaron una enmienda transaccional para volver a la redacción anterior, pero el PSOE la rechazó y se enrrocó 'no', rebelando aún más a sus socios habituales.

Finalmente, ha sido el PP quien ha permitido, con su abstención, que continúe la tramitación de esta ley. De esta manera, el texto ha salido adelante con la polémica enmienda introducida por el PSOE, que abre la puerta a que las grandes televisiones puedan crear sus propias productoras, para así contratarlas como independientes, en una manera cubrir el cupo que marca la ley y al mismo tiempo asegurar que las inversiones realizadas vuelvan a la empresa matriz. La votación ha culminado con 126 síes, 83 noes y 125 abstenciones, con una mayoría simple.

Los cambios provocados por esta modificación en el arco parlamentario han sido sorprendentes: los socios de Gobierno que habitualmente respaldan la agenda legislativa del PSOE y que la semana pasada dieron su apoyo a la norma han pasado este jueves al 'no', mientras el PP ha pasado a abstenerse sólo una semana después de oponerse en la Comisión de Asuntos Económicos. Así, uno a uno, los principales aliados parlamentarios del PSOE han ido anunciando su rechazo.

La ley audiovisual sólo ha recibido el apoyo de PSOE y PNV. El PP y Cs anunciaron su abstención, mientras la oposición ha llegado por parte de ERC, Junts, EH Bildu, Más País, Compromís, BNG, Vox o UPN. En este contexto, la la ley habría caído de no ser por los populares, que han dado con su abtención una bocanada de oxígeno al ejecutivo.

Esta medida, por la que ERC arrancó en diciembre al Gobierno la inversión de 15 millones anuales a la producción en catalán y lenguas cooficiales, obliga a las televisiones y grandes plataformas a destinar el 3,5 % de sus ingresos en España a producciones nacionales, y de ellas el 15 % al catalán, gallego y euskera.  El proyecto, que traspone una directiva europea, tiene aún recorrido, y tras aprobarse en el Congreso pasará al Senado, donde si es modificado volverá a ser votado en el Congreso.

Los socios critican la "gran coalición"

Las críticas han sido especialmente duras por parte de ERC hacia el Partido Socialista, al que han acusado de romper el acuerdo alcanzado con los republicanos y de forjar una "gran coalición" con el PP. "La semana pasada pactaron a escondidas y sin avisar con el PP y con Cs una enmienda que cambiaba radicalmente la definición de productor independiente para beneficiar a los grandes grupos de tv del estado español", ha asegurado desde la tribuna el diputado republicano Joan Margall, que ha criticado con dureza a los socialistas: "Una vez más nos recuerdan que son la segunda pata del régimen del 78".

"Ustedes han dinamitado el acuerdo al que habían llegado con nosotros para esta ley. Un acuerdo que nos costó mucho, que defendimos hasta el final y que ustedes se han cargado", ha asegurado el catalán en referencia al acuerdo para sacar adelante los Presupuestos. "No se preocupen, los moderadísimos de Feijóo ya están aquí para rescatarles. La gran coalición, el sueño húmedo del régimen del 78. Ya se lo explicarán a sus votantes". En las redes, el portavoz del partido republicano, Gabriel Rufián, ha insistido en su rechazo. "ERC no puede apoyar esta ley. Y no lo hará".

La portavoz de EH Bildu, Mertxe Aizpurua ha anunciado durante el debate parlamentario su rechazo a la tramitación de la ley, pese a que hace sólo unas horas se debatía entre la abstención y el sí. "El acuerdo con el PP fulmina la producción de cine y series independientes. Si no se acepta la enmienda transaccional y rectifican (...) nuestro voto será que no, porque sobre todo valoramos y respetamos la capacidad y pluralidad de los productores independientes", ha defendido la abertzale.

Más difícil ha sido la intervención de la diputada de Unidas Podemos Sofía Fernández Castañón. "De repente con una modificación supuestamente técnica se abre la vía a algo que todas las productoras saben que es dañino. Esto beneficia al duopolio televisivo, esto sí que suena un poco a régimen del 78", ha censurado la diputada asturiana, que también ha cargado una serie de puntos incluidos en la ley, en un discurso especilamente duro.

Así, ha criticado la falta de igualdad y la "falta de diversidad lingüística" con la exclusión de las lenguas propias como el bable, además de censurar otros aspectos: "Nos preocupa enormemente que pese a nuestras advertencias, la ley deja la puerta abierta a la privatización de las televisiones púlicas, a la externalización de los informativos".

"Decepción por no incorporar cuotas que puedan reducir la brecha de género y preocupación por un artículo que abre la puerta a la privatización de los medios públicos", defendió Néstor Rego, del BNG, para anunciar también su rechazo a la ley audiovisual. "Va claramente contra los productores independientes, es para una oportunidad perdida para los 15 millones de españoles que tenemos otras lenguas", ha defendido en su intervencióni Joan Baldoví, de Compromís, que también se opone a la norma. "Son cambios insuficientes, testimoniales", ha criticado.

"¿Por encargo de quién se autoenmiendan para condenar la independencia, la pluralidad de los productores independientes? Productores que no han conseguido que el ministro [de Cultura] Miquel Iceta, hoy también ausente, les coja el teléfono?", ha criticado Pilar Calvo, de Junts, que ha señalado que esta ley "pone una alfombra roja para que se haya un gran hub audiovisual en Madrid", en detrimento de otras comunidades.

Vox también ha mostrado su rechazo a la norma pero ha centrado sus críticas en las concesiones a los partidos independentistas, aprovechando para recrearse en la brecha abierta entre el Gobierno y sus socios. "Han logardo cabrear a todos, enhorabuena. Nosotros ya veníamos cabreados de casa, pero me dicen por pinganillo que hasta han cabreado a Almodóvar, estoy a punto de que me dé un ataque de nervios", ha dicho con sorna el diputado de Vox Víctor Sánchez del Real, durante su intervención en tribuna. "Fíjese que nosotros podríamos a defender a los independientes, como excepción a unas cuotas, pero ustedes han cambiado a los independientes por los 'indepes'", ha criticado.

Noticias relacionadas