Consejo de Ministros

El Gobierno resuelve desclasificar solo documentos del espionaje si lo pide el juez

El Ejecutivo sigue prometiendo "transparencia" pero finalmente decide mantener su compromiso inicial: no desclasificar de oficio, como también barajó

La portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez.

La portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez. / Europa Press

4
Se lee en minutos

El Gobierno ya ha tomado la decisión: no desclasificará documentación del espionaje a líderes independentistas de oficio. Solo levantará el secreto si se lo pide el juez. Vuelve al punto de inicio, pues, al compromiso que siempre había expresado, después de que sí sopesara hacer un gesto más expreso al soberanismo para recuperar la confianza con ERC.

El martes pasado, tras el Consejo de Ministros que procedió a la destitución de la directora del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), la ministra de Defensa hablaba ya solo de desclasificación a petición de la Justicia. Pero Margarita Robles no es, en modo alguno, la Moncloa. Es más, algunos compañeros de Gabinete le reprochan que vaya en ocasiones "por libre", sin respetar la línea oficial marcada por el presidente y su núcleo duro. Pero, en este caso, lo que ella expresaba es lo que ya se estaba trasladando desde el primer anillo de poder de Pedro Sánchez. Y este viernes, en la comparecencia posterior a la reunión extraordinaria del Gabinete —la que aprobó el tope al gas—, la portavoz del Ejecutivo lo confirmó. Una rueda de prensa de la que, además, no salió fecha alguna para la entrevista de Sánchez con el president, Pere Aragonès.

"El Gobierno ha mostrado desde el primer momento la voluntad clara de abordar esta situación con absoluta transparencia. Lo hemos hecho en el ámbito parlamentario [con las comparecencias de la ministra de Defensa en el Congreso y de la ya exdirectora del CNI en la comisión de secretos oficiales], en la colaboración con los trabajos que ha iniciado el Defensor del Pueblo y en el ámbito de la Justicia. Si se nos demanda, daremos total colaboración, incluyendo esta desclasificación en esos términos", respondió Isabel Rodríguez a los periodistas en la Moncloa cuando le preguntaron si el Ejecutivo estudia levantar el secreto a iniciativa propia.

La diferencia es evidente. Los independentistas y Unidas Podemos, tras la comparecencia de Paz Esteban en la comisión de secretos de la Cámara baja, exigieron que se levantara el secreto sobre los mandamientos judiciales con los que el magistrado del Supremo, Pablo Lucas, autorizaba al CNI proceder a las escuchas de los dirigentes separatistas, entre ellos Aragonès. El president demandó con insistencia a Sánchez que aprobara esa desclasificación, con la sospecha de que se le pudo espiar con Pegasus en plena negociación con el PSOE para la investidura.

En la Moncloa, como publicó este diario —y también otras cabeceras—, sí se barajó desclasificar de oficio, sin necesidad de petición del juez, documentos del espionaje, siempre sin que se comprometiera la seguridad nacional. Podría hacerlo a través del Consejo de Ministros. Pero las palabras de Robles el martes y, sobre todo, las de la portavoz, este viernes, cierran esa opción. La alternativa de desclasificar a requerimiento de la Justicia ya lo ofreció el titular de la Presidencia, Félix Bolaños, en su reunión con la consellera Laura Vilagrà en Barcelona del pasado 24 de abril.

"Cuando vaya a celebrarse"

Al menos por ahora. Porque lo más inminente será la cita de Sánchez y Aragonès, para la que no hay fecha acordada aún. Rodríguez fue muy esquiva en las distintas preguntas que se le dirigieron en la corta rueda de prensa de este viernes. "Les daremos cuenta de esa reunión en el momento en que vaya a celebrarse, como viene siendo habitual", se limitó a expresar. Cuando se le inquirió si había alguna dificultad para concertarla con el Govern, la portavoz lo descartó. "Absoluta normalidad y en el marco de conjugar las agendas de dos personas como el presidente del Gobierno y el de la Generalitat. Están los equipos trabajando e, insisto, les daremos cuenta de ello".

Todo apunta a que la primera ventana disponible que tiene Sánchez para recibir a Aragonès —o desplazarse él a Barcelona, porque tampoco está claro aún el lugar del encuentro— se abrirá a partir del próximo miércoles. El lunes 16, festivo en Madrid capital (San Isidro), tiene programado un acto en València, según fuentes de su equipo, y el martes 17 y el miércoles 18 recibe al emir de Catar, Tamim bin Hamad Al Thani, en visita de Estado. De este modo, sería más sencillo encajar la entrevista el jueves 19 o el viernes 20. La siguiente semana, viaja a Suiza, ya que el 23 y el 24 de mayo participa en el Foro Económico de Davos. Retorna el 25 y el 26 comparece en el Congreso para dar cuenta del caso Pegasus ante el pleno. Y el lunes 30 y el martes 31 de mayo asiste al Consejo Europeo informal en Bruselas. El viernes 3 de junio arranca la campaña de las elecciones andaluzas del 19-J, capitales para los socialistas.

Noticias relacionadas