MADRID

Médica y madre

Siempre me chocó la presentación de la portavoz de Más Madrid Mónica García

2
Se lee en minutos
Mónica García e Íñigo Errejón, en un mitin de las elecciones autonómicas de Madrid de mayo. 

Mónica García e Íñigo Errejón, en un mitin de las elecciones autonómicas de Madrid de mayo.  / MARTA FERNÁNDEZ JARA

Mónica García, portavoz de Más Madrid en la Asamblea de Madrid, némesis de Díaz Ayuso y responsable del sorpaso al socialismo madrileño en las últimas elecciones autonómicas, colocándose como segunda fuerza política de la comunidad, hizo toda su campaña electoral presentándose como médica y madre. De hecho, su bio en redes sigue siendo la misma, lo que produce horas de diatribas radiofónicas en el locutor profesional del insulto, que con la gracia de un acrónimo, suma de esas dos palabras, se burla día sí y día también. Le acompañan sincronizadamente el coro de Vox con Rocío Monasterio como solista al frente, tratando con desdén todo lo que tenga que ver con la política de cuidados. 

No debe de ser lo suficientemente patriótico y épico atender a tu círculo cercano o hacer de eso una profesión sin aspavientos, sin tirantes con pecho lobo o melenas al viento. Siempre me chocó esa presentación de la diputada García porque aunque lo personal es político y la política es personal, no entendía que esa exposición sobre la vida privada añadiera nada al valor de una política que durante dos años en la oposición había mostrado su capacidad con creces.

Pero he aquí que llega el barómetro de abril de la empresa 40dB, y para averiguar qué tipo de emociones suscitan los líderes nacionales de los principales partidos más la lideresa en ciernes para las próximas elecciones, se pregunta a los encuestados a quién de ellos elegirían para cierto tipo de situaciones cotidianas. Y casi el 47% responde que a Yolanda Díaz para cuidar de los hijos y a Feijóo lo seleccionaría en primer lugar para gestionar los ahorros con más de un 32%. 

La impulsora de la vuelta a la concertación social de este país con una reforma laboral, la primera de envergadura que recibe el beneplácito de todos los agentes sociales en más de 30 años, promotora de cinco grandes pactos en apenas nueve meses, desde la subida del salario mínimo interprofesional (SMI) o los erte a la nueva ley del teletrabajo se percibe como la mejor para cuidar de nuestros hijos, eso sí las finanzas ya las llevará Feijóo.

De entre los cinco líderes sobre los que se pregunta, una sola es mujer, es madre, pero como ellos padres, y los otros dos con más hijos que la vicepresidenta, y se elige a ella. Dice mucho de cómo tenemos los roles marcados a fuego en nuestro cerebro y de cómo la sociedad sigue normalizando una serie de rutinas propias de la maternidad más exigentes y alabadas, qué peligro tiene eso, que las de la paternidad. Así que ahora entiendo mucho mejor a Mónica García y su estrategia me parece más interesante porque es un valor que política y electoralmente cuenta, aunque seguramente no lo haga por eso. 

Noticias relacionadas