Espionaje

El CNI acredita el espionaje legal a una veintena de independentistas, entre ellos Aragonès

Rufián asegura que la directora de los servicios secretos ha apuntado dos hipótesis si hubo más espiados: organismos descontrolados del Estado o un país extranjero | La comparecencia de Paz Esteban, que ha durado más de tres horas y media, no satisface a los independentistas ni a Unidas Podemos, que siguen pidiendo dimisiones

La secretaria de Estado y directora del Centro Nacional de Inteligencia, Paz Esteban.

La secretaria de Estado y directora del Centro Nacional de Inteligencia, Paz Esteban. / José Luis Roca.

6
Se lee en minutos
Pilar Santos / Miguel Ángel Rodríguez

La directora del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), Paz Esteban, ha comparecido durante más de tres horas y media en la comisión de gastos reservados del Congreso y ha admitido que espió a una veintena de dirigentes independentistas, entre ellos el president de la Generalitat de Cataluña, Pere Aragonès.

La jefa de los servicios secretos españoles ha intentado arrojar algo de luz al supuesto espionaje a una sesentena de políticos independentistas con el programa Pegasus, una información que ha satisfecho al PSOE, PP y Vox, pero no a ERC y Junts ni tampoco a Unidas Podemos, según han manifestado a la salida sus representantes. La presión a Pedro Sánchez para que depure responsabilidades se mantiene. Esteban, por contra, no ha dado ninguna explicación sobre el otro escándalo de espionaje que sacude al CNI desde el pasado lunes, cuando el Gobierno anunció que los móviles del presidente del Gobierno y de la ministra de Defensa, Margarita Robles, resultaron infectados también por Pegasus el año pasado.

A la salida, Gabriel Rufián (ERC), que ha abandonado la reunión unos 10 minutos antes de que acabara, ha detallado que Esteban ha admitido el espionaje a dirigentes independentistas y ha aportado pruebas de que todos esas intervenciones en los móviles se hicieron con autorización judicial, pero ha asegurado que no afectó a una sesentena de personas. "Ha dicho lo mismo que se había filtrado" a la prensa, ha insistido Rufián restando valor a la comparecencia de la jefa de los espías. En este sentido, varios medios de comunicación publicaron hace unos días que el CNI había intervenido las comunicaciones de 18 personas por el 'procés' y las acciones de Tsunami Democràtic. Según TV-3, entre esa veintena de intervenciones pedidas por el servicio secreto estaban Aragonès, Josep Lluís Alay y Jami Matamala, del entorno más directo de Carles Puigdemont, y Carles Riera, de la CUP.

Las explicaciones de ERC

"[Esteban] sostiene que [el espionaje por el CNI] ha sido a mucha menos gente de la que ha señalado Citizen Lab y [sobre el resto] básicamente apunta a dos vías: una, una nación extranjera o, dos, organismos del Estado que espían por encima de sus posibilidades legales", ha declarado en TV-3.

"Cualquiera de las dos vías es terrible, democráticamente hablando (...) O Guatemala o Guatepeor y ese es el planteamiento que ha hecho la directora del CNI", ha continuado. "Es insostenible la situación tanto de la ministra Robles e incluso apuntaría a Interior (...) y también la situación de la directora del CNI. En cualquier país normal esto sería un escándalo. A un país normal, en una democracia plena no se espía a alguien solo porque no te gusta", ha seguido.

Todos los miembros de la comisión han dejado sus móviles antes de entrar en la estancia en la que comparece la jefa del CNI

Después, a los periodistas, preguntado en concreto a qué organismos descontrolados se ha referido Esteban, el diputado ha respondido que "se está señalando a Interior también". "Pone en entredicho la diligencia del CNI y también de Interior por no ser capaces de detectar a estos grupos", ha añadido.

Una hora después de esas declaraciones, Rufián ha colgado un mensaje en Twitter para decir que esas dos hipótesis son una "interpretación" que hace él. Los diputados de esta comisión no pueden revelar nada de lo hablado en su interior a riesgo de cometer un delito.

Edmundo Bal (Cs) ha avisado a Rufián de que el artículo 598 del Código Penal avisa de que revelar información calificada como "reservada o secreta" está castigado con penas de cárcel de uno a cuatro años. "Menudo acierto por parte del Gobierno (...) incluir en la comisión de secretos oficiales a representantes de grupos parlamentarios que les falta un minuto para salir a revelar a la prensa secretos de Estado", ha denunciado.

Respuesta de Interior

Portavoces de Interior han salido rápidamente al paso de las palabras de Rufián y niegan escuchas ilegales, informa Juanjo Fernández. "Ni el Ministerio del Interior, ni la Policía Nacional ni la Guardia Civil han utilizado nunca el sistema Pegasus, ni son organismos que realicen labores de espionaje ni escuchas sin orden judicial", subrayan esas fuentes.

"Salimos más preocupados de lo que entramos", ha dicho el portavoz de Unidas Podemos, Pablo Echenique, antes de recalcar la necesidad de que "se asuman responsabilidades políticas allí donde se encuentren". El dirigente morado ha anunciado que se ha puesto en contacto con el ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, para pedir formalmente la desclasificación de la información que se les ha presentado en la comisión.

El portavoz de los morados ha dejado caer que Rufián estaba en lo cierto al asegurar que el CNI "no puede informar de aquello que no conoce" sobre el 'Catalangate', en relación a los posibles espionajes que fueran llevados o bien por un país extranjero o esos elementos "descontrolados". "En base a esto estamos más intranquilos", ha dicho.

Por su parte, la portavoz de Junts, Miriam Nogueras, una de las espiadas según el estudio de Citizen Lab, ha salido "enfadada" de la comisión, con la "idea reforzada" de que es necesaria una comisión de investigación. Siendo una de las más cautas a la hora de hablar sobre el contenido de la comparecencia de Esteban, Nogueras sí ha afirmado que se refuerza la idea de que se está ante "un escándalo político".

Espaldarazo de las derechas

El portavoz de Vox, Iván Espinosa de los Monteros, ha considerado que las explicaciones dadas en la comisión son "suficientes" y que ha aumentado su "confianza" en el CNI. En este sentido, ha asegurado que este organismo "actúa conforme a la ley" y ha descartado que de las explicaciones de Esteban se pueda inferir que haya "elementos descontrolados en el CNI".

La portavoz del PP, Cuca Gamarra, ha afirmado en varias ocasiones que la información revelada por Esteban "demuestra que el CNI ha actuado en todo momento en el marco de la directiva de inteligencia" y "conforme a la legalidad vigente". La dirigente conservadora ha recalcado que el servicio secreto tenía "autorización judicial" para investigar a algunos de los más de 60 líderes y activistas del independentismo vasco y catalán que publicó Citizen Lab. "Esto no quiere decir que todos hayan sido investigados por el CNI", ha apuntado, reforzando la idea de que el resto también sufrió las intervenciones de sus comunicaciones.

Continuidad en el aire

Esteban, directora del centro desde febrero de 2020 tras ocupar el cargo durante meses de forma interina, se encuentra en una situación muy delicada, con los grupos independentistas pidiendo su dimisión por el espionaje supuestamente masivo que denunció Citizen Lab a dirigentes independentistas y también por el fallo de seguridad que ha permitido que los teléfonos de Sánchez y Robles hayan sido infectados por Pegasus. La ministra de Defensa, de la que depende el CNI, hizo una cerrada defensa este miércoles de Esteban.

La primera mujer en la historia al frente de los servicios secretos españoles, para los que trabaja desde hace 40 años, "ha tenido que aguantar estoicamente" imputaciones "que no se corresponden con la realidad", subrayó Robles ante las críticas de buena parte de los grupos que apoyan al Ejecutivo, incluido Podemos, miembro de la coalición de Gobierno. "¿Teme por su puesto?", le ha preguntado la prensa a Esteban a su llegada a la comisión, pero la cuestión se ha quedado sin responder.

Noticias relacionadas