ESPIONAJE CON PEGASUS

El Ejecutivo deja sola a la directora del CNI: "Hay que esclarecer los hechos"

  • El ministro de Presidencia, Félix Bolaños, asegura que "tenemos que saber exactamente qué ha ocurrido y sacar conclusiones sobre qué ha podido fallar o si podíamos haber hecho más"

  • La portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez, asegura que la ministra de Defensa y Paz Esteban tienen el "apoyo" del presidente pero sin descarta la dimisión de la directora del CNI: "Cada día tiene su afán"

La directora del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), Paz Esteban. 

La directora del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), Paz Esteban.  / Emilio Naranjo / Agencias

3
Se lee en minutos

Silencio atronador en el Gobierno sobre la directora del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), Paz Esteban. El Ejecutivo la ha dejado sola tras conocerse este lunes que los teléfonos de Pedro Sánchez y de la ministra de Defensa, Margarita Robles, han sido espiados con el 'software' Pegasus y que se han sustraído datos. Una circunstancia que, según adelantó EL PERIÓDICO DE CATALUNYA, que forma parte del mismo grupo que este diario, se ha debido a un "fallo clamoroso". El CNI posee este programa de espionaje telefónico y su compra incluye también una herramienta de detección de sus intrusiones, que en los casos del presidente del Gobierno y de Robles no habría operado correctamente.

La constatación de que se trata de un error de seguridad ha situado a Esteban en una situación muy delicada. El ministro de Presidencia, Félix Bolaños, en una entrevista este martes en La Ser, no salió en su defensa y lo mismo han hecho en las últimas horas otros miembros del Gobierno consultados por EL PERIÓDICO DE ESPAÑA. Bolaños se limitó a constatar que "sigue en el cargo" y está "trabajando" para saber qué ha pasado pero supeditó lo que pueda suceder a la investigación abierta en el propio CNI.

"Tenemos que saber primero exactamente qué ha ocurrido, y sacar conclusiones sobre qué ha podido fallar o si podíamos haber hecho más", aseguró tras ser preguntado de si se deben depurar responsabilidades políticas. Aunque el ministro defendió también que estas intrusiones no es algo que le haya pasado sólo a España sino que ha sucedido a una veintena de países, con espionaje también al máximo nivel, se mostró muy insistente en que es necesario conocer qué ha sucedido.

"En esa fase estamos en estos momentos", señaló. "Creo que hay que esclarecer los hechos", reiteró incluso cuándo se le preguntó por la exigencia de dimisiones que hace el mundo independentista e incluso Unidas Podemos, que han apuntado no sólo a la directora del CNI sino a la propia ministra de Defensa. Bolaños explicó que los posibles usuarios de herramientas de espionaje como Pegasus o los hackers "viven de ir por delante de las instituciones oficiales" pero repitió de nuevo la reflexión de que es necesario sacar conclusiones sobre "si se pudo hacer todo lo que podíamos hacer".

Una de las mayores incógnitas de este asunto es por qué el CNI no detectó antes que el móvil del jefe del Ejecutivo había sido espiado. Según el ministro, "ha habido controles pero claramente hay que reforzar los protocolos, tomar medidas técnicas para que no pueda repetirse". "Ninguna verificación ha sido tan profunda como ésta". La versión oficial es que se han chequeado mejor ahora, a raíz del 'CatalanGate'. La conclusión de que hubo espionaje se conoció este fin de semana, tras el trabajo técnico del Centro Criptológico Nacional (CCN), adscrito al CNI.

Aunque el Gobierno, como ha publicado este periódico, desliga completamente el presunto espionaje a cargos independentistas, que no ha sido corroborado por ningún organismo oficial, con el que ha sufrido Sánchez y Robles, y mantiene que son "dos dos cosas diferentes", en ambos asuntos confluyen como protagonista la directora del CNI. Según las informaciones deslizadas por el Ejecutivo el servicio secreto español vigiló a los independentistas por el referéndum ilegal del 1-O, en octubre de 2017, y los disturbios en Barcelona y el resto de Cataluña, dos años después, cuando se conoció la sentencia del 'procès'. Pero estas escuchas tendrían un absoluto respaldo legal con la autorización previa del magistrado competente del Tribunal Supremo. En este marco nadie del Ejecutivo ha puesto en tela de juicio a Paz Esteban.

Pero la directora del CNI ha comenzado a estar en el disparadero por el fallo de seguridad en los móviles del presidente y de Robles y, muy probablemente, de otros miembros del Gobierno. La caída de Paz Esteban podría contribuir a aplacar la reclamación de dimisiones que los independentistas hacen al Ejecutivo. Al igual que la revelación del espionaje a Sánchez y la ministra está ayudando políticamente a disipar el escándalo del 'CatalanGate', aunque el independentismo se resista a admitirlo.

En la misma línea que Bolaños se pronunció horas después la portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez, que, aunque a preguntas de los periodistas aseguró que la ministra de Defensa y Paz Esteban tienen el "apoyo" del presidente, no llegó a descartar que pueda producirse la dimisión de la directora del CNI: "Cada día tiene su afán".

Noticias relacionadas