ELECCIONES ANDALUZAS

Podemos renuncia a su marca en Andalucía mientras presiona por situar a su candidato

  • La candidatura de la izquierda andaluza más allá del PSOE prevé cerrar sus siglas en las próximas horas, siendo 'Por Andalucía' la opción más probable

  • Podemos abre un proceso de primarias para entronar al diputado por Cádiz Juan Antonio Delgado como candidato a la Presidencia de la Junta, tras varios intentos fallidos por situar a independientes en la cabeza de lista

La líder de Podemos y ministra de Derechos Sociales y Agenda 2030, Ione Belarra, durante una visita a Sevilla este lunes para un acto de su partido.

La líder de Podemos y ministra de Derechos Sociales y Agenda 2030, Ione Belarra, durante una visita a Sevilla este lunes para un acto de su partido. / José Manuel Vidal / EFE

5
Se lee en minutos

El pacto de la izquierda andaluza da un acelerón en las últimas horas y descubre el afán de Podemos por ganar protagonismo dentro de la coalición. La difícil negociación entre las seis fuerzas a la izquierda del PSOE -Podemos, IU, Más País, Equo, Alianza Verde e Iniciativa del Pueblo Andaluz- ya se ha traducido en un programa común que está "cerrado" y en una marca que habrá de ser ratificada este martes, y que con toda probabilidad será 'Por Andalucía'. Los morados aceptarían así renunciar a sus siglas, pero a cambio tratarán de situar al diputado por Cádiz Juan Antonio Delgado como candidato a la Junta de Andalucía. Más aún, después de los distintos intentos fallidos por poner al frente a perfiles independientes que puedan generar grandes consensos en todas las formaciones participantes.

Este lunes salía a la luz el principio de acuerdo para bautizar a la coalición con las siglas 'Por Andalucía', según desvelaba Cadena Ser. Sin embargo, desde Podemos matizaban que no estaba aún cerrado, y que el nombre terminaría de acordarse en las próximas horas. Atribuían la publicación de estas siglas a una "filtración interesada" para dar las siglas por cerradas y señalaban directamente a Más País Andalucía, liderado por Esperanza Gómez.

Y es que uno de los motivos que dificultan las negociaciones para esta coalición, donde las decisiones aspiran a tomar por consenso, es la difícil convivencia entre el partido morado y el partido de Íñigo Errejón, uno de los fundadores de Podemos que abandonó la formación para crear otro partido. Pese a la autonomía reivindicada por la federación andaluza de Más País, los recelos mutuos continúan entre estas dos fuerzas, que se sientan por primera vez en una mesa para acordar una opción de unidad.

Las elecciones andaluzas serán la primera cita en la que ambos partidos aspiran a concurrir unidos, en una opción que Yolanda Díaz pretende revalidar a nivel nacional con la creación de un 'frente amplio' para las generales. La vicepresidenta del Gobierno ya escenificó su apuesta por la presencia de Iñigo Errejón en su proyecto, con la invitación del dirigente a un acto conjunto, el primero protagonizado por ambas figuras. Podemos, mientras tanto, reivindica su papel protagonista en este espacio.

En este contexto, y dadas las tensiones entre los morados y los afines a Errejón, Izquierda Unida se ha alzado como un actor determinante en las negociaciones andaluzas a la hora de amortiguar los choques entre unos y otros, y abogando por la unidad. IU Andalucía, liderado por Toni Valero, mantiene buena sintonía con ambas partes, y ha mostrado su interés en conformar una candidatura conjunta andaluza, mientras el coordinador de IU, Alberto Garzón, ha apoyado sin ambages el proyecto de la actual ministra de Trabajo, en una postura que contrasta con la frialdad mostrada por Podemos.

En Andalucía, los morados mantienen su pulso por conservar un papel principal en la candidatura; es por eso que trataron en un primer momento de situar sus siglas en la marca, algo que fue rechazado por el resto de fuerzas. Los morados ahora aceptan renunciar a esta exigencia en pos del consenso, pero insisten en su apuesta de situar a un candidato propio, y continúan dando pasos en esta dirección.

Una vez elegido el nombre, los próximos pasos deberán ser la elección de candidato y la configuración de listas, y es ahí donde Podemos tratará de hacer valer su peso a nivel nacional, pese al arraigo territorial de IU, que cuenta con una amplia representación en el territorio, con decenas de alcaldes y centenares de concejales. La cúpula morada está ahora centrada en ocupar un lugar preponderante en la futura confluencia andaluza, que será el primer ensayo de lo que podrá ser el proyecto nacional de Yolanda Díaz, donde ya han reclamado un papel protagonista. Con este objetivo se han celebrado varios actos protagonizados por la plana mayor del partido, el último este mismo lunes, para arropar a su candidato.

Juan Antonio Delgado, una opción "transversal"

Este mismo lunes Podemos abrió la recogida de avales dentro del proceso de primarias para ratificar a Juan Antonio Delgado como candidato del partido a la presidencia, en unas votaciones que terminarán el próximo domingo 8 de mayo y cuyos resultados se anunciarán al día siguiente. Un movimiento encaminado a legitimar al dirigente para lanzarlo como cabeza de lista, mientras otras formaciones como IU han renunciado, al menos de momento, a un proceso similar para lanzar un perfil candidatable para la Junta de Andalucía.

En Podemos consideran que su apuesta para liderar la confluencia tiene un carácter "transversal" que puede aglutinar a distintas sensibilidades del electorado, debido a su trayectoria como Guardia Civil, un ámbito tradicionalmente conservador, y tras ocupar responsabilidades sindicales, como el puesto de portavoz de la asociación mayoritaria del cuerpo, la Asociación Unificada de la Guardia Civil (AUGC).

Creen que este perfil puede considerarse "independiente", pese a que su fichaje fue una apuesta personal del exvicepresidente Pablo Iglesias. Aseguran que en estos momentos "no hay ninguna figura que mejore" la opción de Delgado y, aunque avanzan que el candidato no será un motivo para romper la opción de unidad, sí persisten en su intento de situarlo al frente del nuevo artefacto político.

Para los morados, su candidato gana peso en la medida en que han decaído otras opciones. Por el momento, varios posibles candidatos sin carné de partido ya habrían rechazado presentarse como cabeza de lista, como el catedrático Javier Pérez Royo, el portavoz de FACUA, Rubén Sánchez, que participaron este lunes en el acto de los morados en Sevilla; otro de los nombres que han estado sobre la mesa es el del periodista Javier Aroca, que también habría declinado la oferta.

Noticias relacionadas