MADRID

"Ya me ha dicho Luis que le llamó Almeida": los mensajes del 'pelotazo' de las mascarillas

"Por Dios, dime algo, nos han estafado seguro", le escribió una alto cargo del Ayuntamiento de Madrid al comisionista Alberto Luceño el 8 abril de 2020

El Alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, asiste a la misa del Domingo de Resurección en Madrid, en 2021.

El Alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, asiste a la misa del Domingo de Resurección en Madrid, en 2021. / EFE/Kiko Huesca

2
Se lee en minutos

El alcalde de Madrid, José Luis Martínez Almeida, contactó con Luis Medina en marzo de 2020, antes de que este y su socio, Alberto Luceño, recibieran las comisiones millonarias por la venta de material sanitario que ahora se investiga.

Así se desprende de los mensajes recogidos en el sumario de la causa que ha abierto el juzgado de Instrucción número 47 de Madrid, tras admitir a trámite la denuncia de la Fiscalía Anticorrupción, y que han sido adelantados por La Vanguardia.

"Ya me ha dicho Luis que le llamó Almeida", contesta Luceño a un mensaje de Elena Collado, consejera de la Empresa de Servicios Funerarios y Cementerios de Madrid, que le había escrito "mira a ver si está todo correcto con los contratos" el 26 de marzo de 2020.

El alcalde de la capital ha reconocido la llamada, pero asegura que solo fue para agradecerle la donación de 183.000 mascarillas dentro del conjunto de tapabocas que incluía el contrato. Sin embargo, la llamada se produjo cuatro días antes de que los comisionistas cobrasen su parte y más de 22 días antes de la llegada del material, informa Roberto Bécares.

Estos mensajes, incluidos en el sumario, forman parte de las conversaciones que mantuvieron Luceño y Collado, encargada de garantizar el material sanitario para el personal de la empresa funeraria municipal de Madrid.

Según Anticorrupción, el contacto que hizo Luis Medina con Carlos Martínez-Almeida, familiar del alcalde de Madrid, sirvió para poner en el camino de ambos imputados a Collado, la persona a la que se tenían que dirigir para concretar los términos del acuerdo.

Conversación entre Luceño y Collado

—Por favor, llámame. Esto es lo peor que me ha pasado en mi vida.

—Estoy con China, ahora te llamo.

—Por Dios, dime algo, nos han estafado seguro.

—No. Tranquila, cuelgo y te llamo.

El Ministerio Fiscal considera que los empresarios habrían cometido los delitos de estafa agravada, falsedad documental y blanqueo de capitales por irregularidades en la operación de compra-venta de material sanitario.

Ambos ejercían de intermediarios de la empresa Leno de Malasia, que suministró al Ayuntamiento mascarillas, test y guantes de fabricación china en lo peor de la primera ola de la pandemia, a finales de marzo de 2020.

Los casi 12 millones de euros que costaron a las arcas municipales las mascarillas, guantes y test para detectar covid los habría fijado Luceño y se los impuso al Ayuntamiento, amparándose en su "falsa" posición de fabricante y agente exclusivo de dicha empresa malaya, ocultando "que un elevado porcentaje del precio ofertado (aproximadamente el 60% en el caso de las mascarillas, el 81% en el caso de los guantes y casi el 71% en el de los test) correspondía a comisiones que los querellados iban a percibir".

Noticias relacionadas

Además del sobreprecio, el material que llegó no era el adecuado en algunos casos. Los guantes que se recibieron en Madrid eran de ínfima calidad y solo llegaban hasta la muñeca, cuando se habían encargado hasta el codo.

Además, el propio Ayuntamiento pudo comprobar que un par de guantes de la misma calidad y características que los recibidos, por los que el consistorio había pagado 2 dólares por unidad, se ofrecían al público por 0,08 euros.