"MÁS INCÓGNITAS QUE CERTEZAS"

Feijóo y Sánchez chocan por la política fiscal pero retoman el diálogo para renovar el CGPJ

  • La reunión entre líderes se prolonga durante casi tres horas en Moncloa

  • Sánchez ve "más incógnitas que certezas" y no asume la propuesta fiscal del PP

  • Feijóo dice que la reunión fue "muy cordial" pero "poco fructífera"

Feijóo durante su encuentro con Sánchez.

Feijóo durante su encuentro con Sánchez. / David Mudarra

4
Se lee en minutos

La reunión entre el presidente del Gobierno y Alberto Núñez Feijóo, que se prolongó durante casi tres horas en la Moncloa, terminó sin un acuerdo en política económica ni opciones de que el Ejecutivo implemente mayores rebajas fiscales como pedía el líder del PP para apoyar el plan de choque destinado a paliar los efectos de la guerra en Ucrania. En lo que ambos líderes se pusieron de acuerdo es en “retomar las conversaciones” para la renovación del Consejo General del Poder Judicial. El Ejecutivo pretende que esa actualización, igual que la del Tribunal Constitucional, se cierre antes del 12 de junio.

El presidente del PP aseguró que el encuentro fue “muy cordial”, pero también “menos fructífero” de lo que podía esperar, ya que no obtuvo “una sola buena noticia para la economía familiar”. Sánchez, en una conversación informal con periodistas en su viaje a Rabat, también reconoció que terminó el encuentro "con más incógnitas que certezas" a la espera de ver cómo evoluciona la relación de ambos y los acuerdos que consiguen cerrar.

Sobre el decreto económico del Gobierno para hacer frente a la situación económica, Feijóo afirmó en su rueda de prensa en Moncloa que el Gobierno “pretende convalidarlo sin más” y que “no incluirá modificaciones ni mejoras”. El PP no apoyará el plan tal y como está, aunque seguirá insistiendo en su propuesta al Gobierno por si en los próximos días se aviene a cambiarlo. “Si quiere seguir solo, el Gobierno seguirá solo”, zanjó el líder del PP, enmendando la política económica de Sánchez una vez más: “La solución no pasa por subir impuestos, incrementar gasto corriente o incrementar las rigideces del mercado”, zanjó.

La principal propuesta del líder del PP fue usar el 7% de los fondos europeos (en torno a 4.900 millones) para un paquete fiscal que permita la ejecución directa de los ciudadanos y que serviría, por ejemplo, para sufragar deducciones fiscales que ya están en vigor y otras medidas. Feijóo aseguró que Sánchez ve la propuesta “susceptible de estudio” pero que se muestra “escéptico” sobre si será posible hacerlo o no. “Somos conscientes de que habrá que negociar con la Unión Europea, pero nosotros creemos que se puede hacer a través de varios artículos del reglamento”, anticipó Feijóo.

La otra medida que el presidente gallego puso encima de la mesa fue una bajada del IRPF con carácter retroactivo desde enero para que los ciudadanos puedan hacer frente a la inflación desbocada. La reducción sería solo para el tiempo de incremento excepcional de la subida de precios, “lo que dure la crisis” y con especial intensidad en rentas bajas y medidas, detalló. En la propuesta del PP también se incluye una bajada de impuestos que afectan a los carburantes.

CGPJ: “RETOMAR CONVERSACIONES”

Sobre la renovación del Consejo General del Poder Judicial y las plazas del Tribunal Constitucional, Feijóo confirmó que decidieron “retomar las conversaciones” sin dar más detalle. Sí lanzó algún reproche al ver que el órgano de gobierno de los jueces fuera la prioridad del presidente en lugar de otras cuestiones como la económica. “He venido con voluntad de alcanzar acuerdos, de tener concreciones y no generalidades. Me han puesto otras prioridades encima de la mesa, como los cargos. Retomamos las conversaciones”, dijo.

La renovación del CGPJ era uno de los platos fuertes del encuentro. Para el Gobierno es fundamental y, por eso, entregó un documento a Feijóo en el que recogía la propuesta de cerrar la renovación del órgano de gobierno de los jueces y las plazas pendientes del Tribunal Constitucional antes del 12 de junio. La otra fecha propuesta es que antes del 20 de abril se pueda reactivar la proposición de ley para suprimir el voto rogado que actualmente está congelada en el Congreso y que debería admitirse a trámite.

“APOYO TOTAL EN POLÍTICA EXTERIOR”

El líder del PP también reiteró “el apoyo total y sin matices” en la política exterior del Gobierno en todo lo que se refiere a la guerra en Ucrania. “Lo que es más que el apoyo que tiene de sus propios socios en el Gobierno y en el Parlamento”, afirmó Feijóo.

Posición distinta maneja el primer partido de la oposición en lo que se refiere al giro en el Sáhara Occidental que el Gobierno dio hace días. “Es vital que haya consensos en política exterior porque la soberanía nacional reside en las Cortes”, avanzó, reiterando que el PP tiene interés en “reforzar las relaciones con Marruecos y Argelia” y que España “debe contribuir a dar estabilidad en toda la región”. Con ironía, el líder del PP insistió en que el Gobierno podrá contar con su partido si es “responsable y transparente”. “No podremos apoyar una política que es desconocida”.

Noticias relacionadas