GUERRA DE UCRANIA

La reorientación militar de la OTAN y de la UE abre una vía de entendimiento entre PSOE y PP

  • Pedro Sánchez dio este miércoles una muestra inequívoca de que quiere aumentar el gasto militar, ya que la seguridad española está "amenazada"

  • Los populares, por medio de Cuca Gamarra, expresaron su apoyo

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, interviene en una sesión plenaria, en el Congreso de los Diputados, a 30 de marzo de 2022.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, interviene en una sesión plenaria, en el Congreso de los Diputados, a 30 de marzo de 2022. / Eduardo Parra / Europa Press

7
Se lee en minutos

La portavoz del grupo parlamentario y coordinadora del partido, Cuca Gamarra, comprometió este miércoles el apoyo del PP a las medidas que el Gobierno emprenda en el ámbito militar, tanto en el plano nacional como en los de la UE y de la OTAN. Se trata de una propuesta para una alianza en un terreno que se vislumbra crucial, desde ya y durante los próximos años. La invasión de Rusia a Ucrania ha expuesto todas las rendijas por las que a Europa se le escurre la capacidad de disuasión. En un contexto en el que el bipartidismo de socialistas y populares cuenta los grandes pactos con los dedos de una mano, esta vía de entendimiento brilla con luz propia.

Gamarra, en la primera de sus intervenciones de este miércoles en el Congreso, en el debate sobre la última Cumbre de la OTAN, el último Consejo Europeo y las relaciones con Marruecos, ha respondido a la propuesta de unidad del presidente, quien unos minutos antes había dejado expresiones como estas en el diario de sesiones, después de enumerar los contextos de su gestión: pandemia, volcán en La Palma, incendios y ahora una guerra. "Qué más tiene que ocurrir para que respondamos unidos", han sido sus palabras.


/ EP

"Unidad -ha destacado Gamarra-. Coincido con usted: es importante la unidad en materia exterior. Aquí nos tiene. ¿Pero la puede garantizar en su propio Gobierno? Se debe hacer esa pregunta. Usted pide unidad a todos, pero no la ofrece a los españoles. En la OTAN ni sus socios de Gobierno ni sus socios de investidura le apoyan. Sólo este partido, el PP".

La sombra del entendimiento sobrevolaba alrededor del papel de España en la OTAN desde hace semanas, desde que el presidente del Gobierno abrió la puerta al aumento del gasto en Defensa hasta alcanzar el 2 por ciento del PIB, tal y como los países que integran la Organización del Atlántico Norte prometieron en 2014 que harían. El umbral, por tanto, no es nuevo, pero sí lo es en España. El Ejecutivo de coalición está destinando cerca del 1% del PIB al presupuesto militar, y su idea, antes de la invasión de Vladímir Putin, era incrementar el porcentaje unas décimas.

Tras la invasión, la idea es más ambiciosa. Sánchez, en el debate de este miércoles, ha enfatizado los riesgos que para la integridad presente y futura de la Unión supone el presidente de la Federación Rusa. "No quiero ponerme dramático", ha dicho antes de asegurar que en toda la UE se ha acuñado ya un "nuevo concepto estratégico". El porvenir de la ciudadanía europea, y de los valores en los que se asienta, pasa por fortalecer la protección, la seguridad y la disuasión, lo que a su vez pasa por tener más dinero para las Fuerzas Armadas.

El alto representante de la UE para Asuntos Exteriores, Josep Borrell.

/ Reuters

El presidente ha reiterado que no será "un aumento súbito", es decir, que no será en los próximos presupuestos generales del Estado. La senda hasta el 2% del PIB seguirá un ritmo progresivo. Aunque el presidente ha hecho hincapié en la importancia de este camino hacia una mayor inversión militar, Unidas Podemos no lo tiene tan claro. Fuentes de la formación, en este sentido, destacan a EL PERIÓDICO DE ESPAÑA que, en primer lugar, habrá que analizar la viabilidad parlamentaria de unas nuevas cuentas públicas. A este Gobierno le quedan dos ejercicios antes del fin de la legislatura. Las voces parlamentarias que creen que habrá dos presupuestos más son escasas.

Sánchez, quien no ha concretado la plasmación del compromiso en próximas cuentas, ha puesto el acento en la evidencia de que la seguridad europea, y por tanto española, está "amenazada" a raíz de la invasión de Rusia a Ucrania. Protegerse tendrá un "coste" que, no obstante, como guiño a los aliados parlamentarios, se acompasará con "las prioridades" de su Gobierno, que son la justicia social y el blindaje del Estado de Bienestar. Cabe recordar que no hace mucho la secretaria general de Podemos y ministra, Ione Belarra, criticó el envío de armas al país invadido y antepuso las políticas sociales.

Sin incidencia legislativa

El presidente, por si fuera poco, ha reconocido que la Unión, "ingenuamente", pensaba antes de la guerra que podía ser una potencia mundial sin una alta capacidad de disuasión. Debido a la invasión de Putin, la UE "ha entendido el mensaje". Alemania y Francia han sido avanzadilla en esa senda hacia un incremento de la fortaleza militar.


/ epe

Cuenta a este medio un diputado que conoce con detalle las políticas de defensa que los planteamientos hacia una mayor inversión en las Fuerzas Armadas no tienen por qué afectar a las leyes vigentes. Este martes, a propuesta de Vox, el Congreso debatió precisamente si tramitaba el aumento del gasto militar mediante un blindaje en la Ley de Defensa Nacional. Otra fuente apuntaba al respecto que no era la vía más sensata. Que haya más presupuesto en el Ministerio que dirige actualmente Margarita Robles depende de la negociación parlamentaria, y en consecuencia, de la ley que articula los Presupuestos. El PSOE confía en el PP para hacerlo posible, llegado el caso. Los populares están conformes.

Tampoco incidirá en la legislación española la aplicación de la Brújula Estratégica, el documento que la semana pasada suscribieron, primero, los ministros de Exteriores y de Defensa de los Estados de la UE, y después, los jefes de Estado y de Gobierno. El representante de Política Exterior de la Unión, Josep Borrell, había pregonado con anterioridad las ventajas de este nuevo marco estratégico. Sánchez se ha referido a él durante el debate de este miércoles en el Congreso.

Ni afectará a las leyes la renovación del concepto de la OTAN, lo que acometerán los Estados que integran la Organización en la Cumbre de junio en Madrid, cuya relevancia internacional ha destacado el presidente del Gobierno, no solo por lo que supondrá para el futuro de la Alianza atlántica, sino además por la implicación que España demuestra al acoger el cónclave.

La ministra de Defensa, Margarita Robles, en una imagen de archivo.

/ EUROPA PRESS

Entre las medidas de la Brújula, el despliegue rápido de un operativo de 5.000 soldados para hacer frente a diversos tipos de crisis, la movilización de dotaciones completamente equipadas en menos de 30 días y la ejecución de maniobras en tierra y mar. Será apoyo de continentes nacionales y de la futura Fuerza de Paz de la Unión, el llamado ejército europeo. Además, dedica un capítulo esencial a la ciberseguridad coordinada.

PSOE y PP han pactado ya

Gamarra, este miércoles, ha pedido al presidente que aclare qué es lo que va a plantear España en la Cumbre de la OTAN en Madrid, y sobre todo, cómo quiere materializar el aumento del gasto en Defensa hasta el 2% del PIB. Asimismo, ha exigido que Ceuta y Melilla queden bajo el paraguas de la Alianza, lo que no ocurre en la actualidad. Tras las demandas, ha reiterado su apoyo al Ejecutivo.

El pasado 22 de marzo, en la Comisión de Defensa del Congreso, se vivieron escenas reveladoras de por dónde va el consenso. Y de que no se trata de un apoyo casual, fruto de una coyuntura específica.

El diputado del PP Ricardo Tarno expuso una proposición no de ley sobre la autonomía estratégica de la UE. Durante su alocución, explicó que si bien su grupo está a favor de poner plazos tasados a la senda del mayor gasto militar, el PSOE no. Esto no fue, sin embargo, motivo de disenso. "Ante la importancia que tiene para nosotros esta PNL, estamos dispuestos" a aceptar "el concepto general" por encima de las fechas. "Es urgente, es imprescindible y absolutamente necesario", sentenció. Los populares aceptaron una enmienda del grupo socialista y acordaron el texto.

Visita de Pedro Sánchez a la base militar de Azadi en Letonia.

/ Reuters

Tarno, experto en temas de Defensa, se refirió a la Brújula. "Si somos capaces en Europa de aumentar nuestros presupuestos, si somos capaces de construir una verdadera Europa de la defensa, seremos aliados mucho más fiables". Después de lamentar que "situaciones tan brutales" como la de Ucrania sirvan de acicate, reiteró la relevancia inaplazable de la propuesta.

PSOE y PP acordaron, por tanto. Se unieron Vox y Cs. Al final: 29 votos a favor y siete abstenciones, entre ellas las de los diputados de Unidas Podemos.

La proposición no de ley es un pronunciamiento político. En la reorientación militar de la OTAN y la UE, el entendimiento política entre PSOE y PP, más de 200 escaños entre ambos, es un punto de partida.

Noticias relacionadas