INVESTIGACIÓN

Un documento prueba que Dolores Delgado mintió al Consejo Fiscal sobre el caso Stampa

Una comunicación del fiscal superior de Madrid a la fiscala general del Estado da cuenta de su intervención personal en las diligencias contra el fiscal del 'caso Tándem-Villarejo' prorrogadas artificialmente

La fiscala general del Estado (FGE), Dolores Delgado.

La fiscala general del Estado (FGE), Dolores Delgado.

5
Se lee en minutos

La fiscala general del Estado (FGE), Dolores Delgado, intervino personalmente, según constancia escrita, en las diligencias de investigación que sirvieron de telón de fondo de la denegación de la plaza fija solicitada por el fiscal Ignacio Stampa, uno de los dos encargados del 'caso Tándem-Villarejo' en la Fiscalía Anticorrupción. La FGE informó al Consejo Fiscal del 24 de noviembre de 2021 que “no tuvo intervención alguna”.

Según la información documentada por El Periódico de Catalunya, diario del mismo grupo, Prensa Ibérica, que este periódico,, tras la decisión del Consejo Fiscal, el 27 de octubre de 2020, de no conceder a Stampa la plaza, Álvaro García, fiscal jefe de la secretaría técnica de la FGE y mano derecha de Delgado, solicitó por oficio del 3 de diciembre de 2020 más diligencias sobre filtraciones del sumario pese a dos propuestas de archivo del instructor, el teniente fiscal del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM), Carlos Ruiz de Alegría.

"Sugerencias" a Stampa

El fiscal Ruiz de Alegría cursó a su vez oficialmente esas “sugerencias” a Stampa el 3 de diciembre para que pudiese tenerlas en cuenta en su defensa.

La FGE, enterada del traslado oficial de ese oficio, pidió explicaciones al fiscal superior del TSJM, Jesús Caballero Klink, el jefe de Ruiz de Alegría.

El día 4 de diciembre de 2020, Caballero Klink remitió un informe a Delgado dando cuenta detallada de las circunstancias. Según señalaba, “en atención a lo solicitado, tengo el honor de informar a V.E. de lo ocurrido en el día de ayer, 3 de diciembre de 2020, en el marco de las diligencias de investigación seguidas por un presunto delito de revelación de secretos de la que es objeto el fiscal Ignacio Stampa siendo fiscal instructor el teniente fiscal Carlos Ruiz de Alegría”.

El fiscal superior narra minuciosamente que recibió el oficio de la secretaría técnica (ST) el día 3 de diciembre y las actividades que desplegó durante la mañana de ese día. Entre otras la firma de un decreto en el que da traslado a Ruiz de Alegría de las diligencias “sugeridas” por Álvaro García.

Caballero Klink aborda después el asunto.

“Consultada la cuenta de correo corporativa obra correo enviado el jueves 3 de diciembre de 2020 a las 10:38 horas para Ignacio Stampa en el que dispone: Buenos días, por indicación del teniente fiscal adjunto remito oficio procedente de la Secretaría Técnica de la FGE y Decreto del Fiscal Superior, para su conocimiento”.

Correo electrónico

Caballero Klink aclara: “Este fiscal superior que suscribe no tuvo conocimiento del envío del citado correo electrónico en el que se incorporaba el oficio de la Secretaría Técnica”.

Stampa, a su vez, tras recibir el correo lo puso el conocimiento de su jefa en Madrid, la fiscal jefe provincial, Pilar Rodríguez.

Caballero Klink, precisamente, informa también de esta circunstancia a Dolores Delgado.

“Informar, igualmente, que la fiscal jefe provincial de Madrid recibió de Stampa correo electrónico, que reenviaba, a su vez, el correo electrónico por indicación del instructor [Ruiz de Alegría] informándome ésta que dictó decreto recordándole a Stampa el deber de reserva que debe guardar respecto al conocimiento que tenga de las diligencias de investigación”.

Consejo Fiscal: difamación

La fiscala general del Estado propuso el 16 de noviembre de 2021, a la vista de las noticias de este diario y de otros medios, cursó un correo electrónico a los miembros del Consejo Fiscal, órgano asesor de la FGE, para introducir en el orden del día de la reunión del Consejo prevista el 24 de noviembre de 2021 un punto referido a la actuación de la FGE en el 'caso Stampa' a raíz de las “gravísimas y difamatorias imputaciones” aparecidos en los medios en relación con las razones para no conceder la plaza a Stampa.

En dicha reunión, Delgado solicitó al fiscal jefe de la ST, García, que hiciera el informe de lo actuado. Al terminar su exposición, según el acta oficial de la reunión, “la fiscala general del Estado le agradece la prolija información y le pide que exponga ante el Consejo Fiscal la participación de la fiscala general del Estado en relación a estas diligencias de investigación tramitadas en la fiscalía de la Comunidad de Madrid, el señor [Álvaro] García responde que la fiscala general del Estado no tuvo intervención alguna en los hitos procesales que ha relatado”.

Tras los hechos descritos en la primera semana de diciembre de 2020, el fiscal instructor, Ruiz de Alegría, después de proponer dos veces en octubre de dicho año el archivo de las diligencias por ausencia de prueba alguna contra Stampa, rechazó seguir haciendo diligencias por estériles y porque era evidente el deseo de prorrogar artificialmente las actuaciones.

La Fiscalía General del Estado intentó abrir un expediente a Ruiz de Alegría e hizo consultas con el fiscal jefe a cargo de la inspección, Fausto Cartagena, pero se consideró, finalmente, que esa iniciativa agravaría la situación.

Sin embargo, la crisis continuaba. Porque el fiscal superior Caballero Klink al negarse Ruiz de Alegría a realizar las nuevas diligencias sugeridas, tenía que adoptar una decisión. Y su decisión era avocarse para sí mismo el asunto y realizar las diligencias. Pero este curso de acción requería, según el Estatuto Orgánico del Ministerio Fiscal, que se informara de ello al Consejo Fiscal.

Y esto era, precisamente, lo que la FGE quería evitar.

Reunión de urgencia

Por ello, Caballero Klink, según informó en exclusiva El Periódico de Catalunya, fue convocado en diciembre de 2020 a una reunión en la Fiscalía General del Estado en la que participaron Delgado, García y el fiscal jefe de la inspección, Fausto Cartagena.

La idea: no tenía que hacer un decreto formal de avocación del asunto, sino asumirlo sin más y realizar las diligencias. Total, se le dijo, hay una norma por la cual todas las diligencias son del fiscal superior, aunque las delegue en su subordinado.

Pero Caballero Klink rechazó esta iniciativa. Y se avocó el asunto. Para archivarlo en el mes de febrero de 2021.

La intervención de la fiscala general del Estado ha sido una constante. Una veces a través de su mano derecha, García, y otras, directamente.

Noticias relacionadas