INVASIÓN DE UCRANIA

Duro choque por las consecuencias de la guerra: Sánchez "indignado" porque el PP lo utiliza contra el Gobierno

  • El jefe del Ejecutivo culpa a Putin de la erosión económica y el PP le acusa de parapetarse por la guerra

  • Desde el Gobierno se ha mostrado después su enfado por la actitud de los populares: "Es indigno e indecente"

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, este miércoles en el Congreso, en la sesión de control.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, este miércoles en el Congreso, en la sesión de control. / David Castro

5
Se lee en minutos

Vladímir Putin ha sido esta mañana el gran protagonista de la sesión de control al Gobierno no sólo por la invasión de Ucrania sino por sus consecuencias en la política interior. Por la división en el Ejecutivo, entre el PSOE y Unidas Podemos sobre el envío de armas, pero sobre todo por el impacto económico de las sanciones de la UE en toda la zona euro, que se ha convertido en el gran asunto de debate y han derivado en un duro choque entre el Gobierno y el PP, que dejan las relaciones entre Moncloa y el principal partido de la oposición muy tocadas, en un momento en que la situación internacional y el relevo de Pablo Casado apuntaban a una mejora.

Pedro Sánchez ha tratado de frenar las críticas de los populares al deterioro de la situación económica, que ha provocado el aumento del precio del gas, su impacto en el recibo de la luz y la subida de la inflación, con el argumento de que "la única responsabilidad es de Putin por su guerra ilegal". Pero el PP rechaza esta interpretación y achaca el incremento de los precios de la energía y del combustible a las políticas del Gobierno. "Antes de que Putin invadiera Ucrania, la inflación ya estaba por encima del 7%", ha asegurado la portavoz del PP, Cuca Gamarra, que ha recordado también que la mitad del precio de la gasolina son impuestos.

El jefe del Ejecutivo ha repetido este miércoles el mensaje de unidad lanzado la semana pasada y plasmado en el ofrecimiento de pactar con los agentes sociales y con los grupos de la oposición un "plan de respuesta" sobre las consecuencias de la guerra, "abierto" las aportaciones de todos y "dinámico", ha dicho Sánchez, en referencia a que deberá ir cambiando en función de cómo avance el conflicto. Frente a las críticas del PP, el presidente ha defendido que Putin llevaba tiempo "preparando la guerra" como demuestra la evolución del precio de gas bajo control ruso. Una idea que después han defendido otros miembros del Ejecutivo, "No todo es culpa de Sánchez", ha defendido el propio presidente.

"UTILIZAR LA PANDEMIA Y LA GUERRA"

Esta guerra, "va a tener que sacar lo mejor de nosotros mismo", ha asegurado, pidiendo a la oposición la misma unidad que está demostrando la comunidad internacional frente al ataque de Rusia a Ucrania. Ninguno de estos argumentos ha convencido a los populares. En la réplica Gamarra ha elevado la crítica, ha atribuido la situación a las políticas del Gobierno y ha acusado a Sánchez de parapetarse ahora en el conflicto.

"Ya le conocemos, usted es el presidente de las mil coartadas. Primero utilizó la pandemia y hoy vemos que está dispuesto a utilizar la guerra", ha señalado la portavoz del PP. "Tenemos el peor gobierno en el peor momento posible. Su credibilidad está por los suelos". Estas manifestaciones han sorprendido y enfadado al presidente: "Ya lo que me faltaba por escuchar. ¿Para qué he utilizado yo la guerra, señora Gamarra, para qué he utilizado yo la pandemia?". Sánchez ha llegado a pedir "respeto para el Gobierno de España", que se está enfrentando a estas circunstancias "sin el principal partido de la oposición, como siempre", ha apostillado el jefe del Ejecutivo.

"INDIGNO E INDECENTE"

El enfrentamiento no ha quedado ahí. Fuentes del Gobierno han apuntado posteriormente su "indignación" con el PP por "usar la guerra" como elemento de desgaste. "Es indigno e indecente", señalan. En el Ejecutivo pensaban que la defenestración de Pablo Casado como presidente del PP conllevaría un cambio en el tono de la oposición. Y de hecho así lo han expresado a este diario fuentes cercanas a Alberto Núñez Feijóo, que en pocas semanas en el congreso extraordinario del PP, se convertirá en el nuevo presidente del partido. El primer cambio de Feijóo, aseguraban, será "bajar tres decibelios como mínimo" el perfil "faltón" de los populares en el Congreso. Él mismo dijo, ante la Junta Directiva del PP gallego, cuando avanzó su candidatura, que no venía a "insultar" a Sánchez sino a "ganarle".

Pero, a la espera de que Feijóo tome definitivamente el control, estos cambios aún no son perceptible en el PP. Gamarra continúa como portavoz del PP en el Congreso pero lo hace con la aquiescencia del dirigente gallego, que la ha aupado también a la coordinación general del partido. Ella es, en este momento, la principal autoridad del partido.

El choque de este miércoles, que ha continuado al menos en los mismos términos argumentales contra los ministros del área económica, deja en suspenso la apertura de una nueva etapa en la relación entre el Gobierno y el PP. Moncloa creía incluso que con Feijóo al frente será posible alcanzar un pacto para la renovación del Consejo General del Poder Judicial. Pero sobre todo pensaba que la oferta de acordar un plan de rentas para hacer frente a los efectos de las sanciones económicas de la UE contra Rusia sería una manera de rebajar las críticas del PP, que desde el primer momento, a diferencia de Podemos, respaldó la implicación española en este conflicto. De hecho, entre otras razones, fue el intento de agradar al PP lo que llevó a Sánchez a anunciar la semana pasada que España también mandaría armas a Ucrania de manera bilateral y no sólo a través de la UE.

EL PSOE PIDE UNA RECTIFICACIÓN

El portavoz socialista, Héctor Gómez, en unas declaraciones posteriores, ha dado fe del enojo del Gobierno por la reacción del PP. "Exigimos una rectificación urgente", ha indicado, sobre la acusación de Gamarra a Sánchez de "utilizar la guerra" para ocultar su mala gestión. "Ya usaron la pandemia para hacer oposición y hoy han advertido que van a usar la invasión de Ucrania y el desafío de Putin a la democracia". "Es inadmisible". "No podemos contar con el PP para la estabilidad de España", ha subrayado.

Los populares insisten en que hay datos que avalan que el deterioro de la economía no es sólo fruto del conflicto en Ucrania y sostiene que sí existe un cambio de tono, al menos en las formas aunque no en el fondo, que se ha evidenciado en la intervención de Gamarra.

Noticias relacionadas