CONGRESO DE LOS DIPUTADOS

El escaño vacío de Alberto Rodríguez genera tensiones en Unidas Podemos

El exdiputado canario acusa a ciertos sectores morados de "presionarle" para que se le reemplace en el Congreso

Alberto Rodríguez en el Congreso de los Diputados.

Alberto Rodríguez en el Congreso de los Diputados. / EFE/Fernando Alvarado

3
Se lee en minutos

Alberto Rodríguez dejó de ser diputado el 22 de octubre. La presidenta del Congreso, Meritxell Batet, retiró el escaño al dirigente morado después de que el Tribunal Supremo le sentenciara por atentado contra la autoridad, lo que conllevaba su inhabilitación. El asiento del diputado canario en el hemiciclo de la Cámara Baja lleva vacío desde entonces y Unidas Podemos cuenta con 34 escaños, en lugar de 35. Los compañeros de lista electoral de Rodríguez se niegan a ocupar su puesto. Lo que se veía como un gesto de rebeldía empieza a provocar tensiones en el espacio confederal ante lo ajustado de las votaciones.

En concreto, la reforma laboral se salvó la semana pasada por un voto. Un 'sí' erróneo de un diputado del PP permitió que la norma prosperara y dirigió parte de las miradas al escaño vacío de Rodríguez. ¿Qué habría pasado si los morados hubieran suplido ya al exdiputado canario? Nada. Si el parlamentario popular Alberto Casero hubiera votado 'no' a la reforma laboral, como hicieron sus compañeros, el respaldo de un diputado más de Unidas Podemos tan solo hubiera provocado un empate. A los tres empates, el texto decae.

El ministro de Consumo, Alberto Garzón, ha pedido este viernes que aquella "injusticia original" que se produjo al perder un diputado sea "reparada" y ha pedido que este proceso "se acelere" en el tiempo. El también coordinador federal de IU ha asegurado que "la idea fundamental es ocuparlo [el escaño]", pese a que Podemos Canarias sostiene que no reemplazarán a Rodríguez hasta que se resuelvan los recursos de amparo al Tribunal Constitucional o hasta que termine la legislatura.

Agencia ATLAS | Foto: José Luis Roca

De manera indefinida

"Querían -el PSOE- que corriese la lista para que todo pasase sin pena ni gloria, pero las injusticias no pasan sin pena ni gloria y creo que eso es lo más importante", defendió el pasado martes la coordinadora de Podemos Canarias, Laura Fuentes. Con esta determinación, Patricia Mesa, la número tres de las listas electorales y quien debería aceptar el acta o declinarla para que se pasara al siguiente, no ha hecho ninguna gestión. Según la ley electoral no hay ningún plazo para pronunciarse, por lo que podría mantener esta situación de manera indefinida.

En el seno del grupo parlamentario de Unidas Podemos daban por hecho hace unas semanas que el escaño se mantendría vacío ante el final de la legislatura. Sin embargo, la delicada aritmética parlamentaria que se evidenció en el debate de la semana pasada ha puesto de relieve la necesidad de recuperar el escaño de Rodríguez.

Los reproches

El propio Rodríguez, que abandonó Podemos al día siguiente de perder el escaño, ha denunciado este viernes que hay ciertas "estructuras" del grupo confederal -Podemos, IU, En Comú Podem, Galicia en Común y Alianza Verde- que le están "atacando" y "culpando" de que el escaño siga vacío. En una intervención en directo a través de Twitch, el exdiputado ha señalado que tanto él como su entorno está recibiendo "presiones" para que sea sustituido.

Según ha explicado, se alegra "cada vez por más razones" de haber abandonado el partido del que llegó a ser secretario de Organización y ha lamentado la "falta de ética" y "solidaridad" de sus compañeros que han decidido "pasar página" y seguir tejiendo acuerdos con el PSOE. Incluso, les ha acusado de estar maquinando a sus espaldas para recuperar el escaño y de señalarle a él en lugar de a Batet. En resumen, ha calificado la actuación de Podemos de "indigna".

Noticias relacionadas