ELECCIONES EN CASTILLA Y LEÓN

Aznar aclara: "Me da rubor tener que decir que apoyo a Pablo Casado"

  • Insiste en que Casado debe ser presidente y apoya su postura en la reforma laboral

  • Asegura que él habló de concentrar el voto en torno a las siglas del PP

José María Aznar el sábado en Valladolid.

José María Aznar el sábado en Valladolid. / EUROPA PRESS.

3
Se lee en minutos

Después de la polémica que su visita a Valladolid generó el fin de semana durante la campaña de las elecciones de Castilla y León, José María Aznar afirmó un apoyo cerrado al líder del PP. “Tengo cierto rubor en decirlo por si se considera necesario… Yo apoyo a Pablo Casado, deseo que tenga éxito y que sea presidente del Gobierno porque creo que es lo mejor para España”. Con la aclaración, en respuesta a una de las preguntas que le plantearon en una entrevista en la Cope, trataba de dar carpetazo a “la interpretación en clave interna” y “que no tiene ningún sentido” de su intervención del sábado pasado.

Aznar también respaldó la posición del PP en la reforma laboral (el no que fijó Casado a su partido y del que no se moverá a pesar de que la nueva ley del Gobierno no modifica la esencia de la reforma de 2012 de los populares). “Yo entiendo perfectamente la posición del PP. Si a mi no me llaman, no quieren hablar conmigo… ¿Para qué me piden que vote?”, dijo el expresidente. “Es que no tiene ningún sentido. Esta reforma es absurda porque España está creando empleo, afortunadamente, con unas normas laborales que funcionan. Y lo que se ha tocado es tan irrelevante que se lo podían haber ahorrado. Pero, desde el punto de vista de la decisión parlamentaria, entiendo que se piense por qué voy a votar una cosa para la que ni me han llamado”, concluyó.

El expresidente popular también respaldó la iniciativa de Casado al descolgar el teléfono y llamar a Pedro Sánchez en mitad de la crisis de Ucrania y Rusia. “No es posible estar diciendo que estamos viviendo la crisis más grave desde la Guerra Fría y que el presidente no haya comparecido en el Congreso, que no llame a la oposición… Es una irresponsabilidad enorme. Que Casado tome la iniciativa de ofrecer apoyo me parece una buena iniciativa”.

Las palabras de este lunes de Aznar llegan en forma de aclaración a pesar de que la entrevista estaba pactada desde hacía días por el contexto internacional. El mitin del expresidente se coló en medio y ha acaparado toda la atención por los ‘recados’ que se interpretaron hacia Casado. “Yo he ido a mi tierra a dar un respaldo claro al PP porque creo que es bueno para España y que el trabajo de Mañueco es positivo para Castilla y León. Vivimos tiempos que tienden a juzgar intenciones en vez de hechos. Y eso desvirtúa realidades”, continuó Aznar para dejar claro que lo que él dijo el sábado es que “no es tiempo de pequeñeces” y que lo que hace falta es “unir y no dividir, construir y unificar el centro derecha”

Sin mencionar a Vox el expresidente quiso aclarar que el grueso de su intervención iba dirigido a defender que “los populismos no son una opción para España” y que el voto de centro derecha debe aglutinarse en torno a las siglas del PP. Aznar aseguró el sábado en Valladolid que las elecciones de Castilla y León “no van de que no sé quién llegue a la Moncloa”. Todo ello después de que el PP insista en que las victorias autonómicas auparán a Casado a la presidencia del Gobierno. El expresidente popular insistió en que lo que hace falta es que los electores vean en el PP “una referencia firme” y que la victoria lo que tiene que servir es para “construir, hacer política de oportunidades para todos, el crecimiento, la mejora, el progreso y no dividir”. 

En estos tiempos de pequeñeces construir es liderar. Y como Mañueco sabe liderar, yo pido apoyo para este líder”, dijo Aznar. A la hora de hablar de nuevos liderazgos mencionó uno a uno a los presidentes autonómicos (“Alberto, Isabel, Juanma, Miras”) y dejó para el final al líder nacional: “Bueno, y por supuesto Pablo Casado”.

El revuelo generado no es compartido por el expresidente, que directamente desechó la posibilidad de que se pueda leer “en clave interna”, asegurando que lo que hizo fue pedir el voto para el PP y para Mañueco en Castilla y León. También desechó una coalición con Vox después del 13 de febrero, augurando que “los números darán de sí” y no hará falta contar con el apoyo del partido ultra.

Noticias relacionadas