BATERÍA DE MEDIDAS EN EL CONGRESO

Ofensiva de Cs para hacer obligatorio el debate sobre el estado de la nación

  • El último se celebró en febrero de 2015. Ni siquiera Ciudadanos y Podemos han llegado a participar en uno y los que entonces eran sus líderes ya están fuera de la política.

  • La propuesta del partido de Arrimadas pasa por añadir un artículo en el que se defina su carácter obligatorio anual. Además, habrá otras medidas de presión ante la convicción de que el Gobierno "evita el control político" de la oposición.

Inés Arrimadas y Edmundo Bal.

Inés Arrimadas y Edmundo Bal. / ÁNGEL NAVARRETE.

4
Se lee en minutos

Si el Gobierno no se decide antes, en febrero se cumplirán siete años sin celebrarse un debate sobre el estado de la nación. El mundo político ha dado un giro difícil de resumir desde febrero de 2015, cuando tuvo lugar el último. Ni Podemos ni Ciudadanos han llegado a participar aún en uno y sus líderes de entonces, Pablo Iglesias y Albert Rivera, ya están fuera de la política. Tampoco estaba Vox en las instituciones (hoy es la tercera fuerza nacional), ni se había producido el referéndum ilegal en Cataluña con todas sus consecuencias (aplicación del 155, sentencia y condena del Tribunal Supremo a los dirigentes independentistas y, recientemente, los indultos). Ni se ha celebrado desde la moción de censura, la repetición electoral, el primer gobierno de coalición o el cambio de agenda que lleva produciéndose un tiempo con asuntos como la despoblación, el cambio climático o la salud mental en el centro.

La oposición lleva meses exigiendo a Pedro Sánchez que lo convoque de una vez, especialmente tras los duros meses de la pandemia. Pero el presidente no ha dado signos de querer hacerlo. En este contexto, Ciudadanos va a impulsar una proposición de ley para reformar el reglamento del Congreso de los Diputados y hacer obligatoria su celebración. La iniciativa del partido que hoy lidera Inés Arrimadas, a la que EL PERIÓDICO DE ESPAÑA ha tenido acceso, no se había planteado antes e implica incorporar un nuevo título XIV que regule el debate. La redacción corre a cargo del diputado y principal activo en materia jurídica del partido, Edmundo Bal.

El debate sobre el estado de la nación también carece de reconocimiento constitucional, aunque desde que empezó a celebrarse en 1983 ha tenido lugar con cierta disciplina hasta estos años recientes. “Desaparecidos ya los obstáculos que podrían objetarse a su celebración y dada su actual configuración, que exige para ello una comunicación inicial del Gobierno al Congreso, resulta necesario regular esta figura a los solos efectos de hacer obligatoria su celebración”, dice la exposición de motivos de la iniciativa naranja, que también insiste en que la doctrina constitucionalista sí lo ha conceptuado como “una auténtica costumbre constitucional”, admitiéndose como “innegable la convicción de la obligatoriedad” de su celebración.

El partido de Arrimadas pone el acento en “la resistencia del Ejecutivo a someterse al control político de la Cámara Baja”, y apuesta por incorporar un término medio entre las dos posturas que existen: la regulación estricta y codificada para el debate, como ha sucedido en la mayoría de los parlamentos autonómicos y europeos (cada año también se celebra el debate sobre el estado de la Unión); y otra más flexible, que defiende la suficiencia de la mera práctica parlamentaria (a través de la Mesa y la junta de portavoces) y que ofrece la posibilidad de ser flexibles para configurar el desarrollo del debate.

De ahí, que su iniciativa consagre la obligatoriedad de celebrar el debate anualmente, “y como regla general, en el primer pleno correspondiente al primer periodo ordinario de sesiones, que se celebra de septiembre a diciembre”. Un segundo apartado recogerá la excepción de que en ese mismo año natural se hayan celebrado elecciones generales o se hubiese producido la investidura del presidente del Gobierno. En ese caso, “el debate podrá celebrarse en cualquier fecha dentro del primer periodo ordinario de sesiones”. 

El resto de propuestas

A la propuesta de reforma del reglamento le acompañan otras iniciativas que forman parte de la ofensiva parlamentaria que empezará esta semana. El grupo naranja también registrará una proposición no de ley para su debate en pleno. La última instando a la celebración de este debate la planteó Podemos en enero de 2018, cuando todavía gobernaba Mariano Rajoy y Ciudadanos la apoyó. La formación de Arrimadas pretende retratar a todas las fuerzas políticas, especialmente a aquellas que siempre han defendido la urgencia de celebrar el debate y que hoy forman parte del gobierno o son sus socios habituales.

Por otro lado, tal y como ha podido saber este diario, Ciudadanos también está en contacto con otros grupos parlamentarios (como el Grupo Mixto donde están los diputados de UPN) para elevar una solicitud formal a la Mesa del Congreso pidiendo que se celebre el debate cuanto antes.

En realidad, la formación naranja sabe que será difícil que prospere porque el debate sobre el estado de la nación lo debe impulsar el Gobierno comunicándolo antes al Congreso. Pero los grupos no tienen legitimación para exigirlo. A pesar de ello, dirigentes del grupo no descartan hacerlo como otra medida de presión para insistir en la necesidad de que se celebre cuanto antes. 

Noticias relacionadas