EN GENERALES Y AUTONÓMICAS

Alarma en el PP por los nuevos partidos rurales: "Tenemos un problema si no los paramos"

Si Casado quiere lograr una victoria nacional necesitará consolidar su hegemonía en las comunidades del interior. En los territorios ya hay preocupación por la proliferación de otros partidos como Teruel Existe. No solo en las próximas generales, sino en las autonómicas

Alarma en el PP por los nuevos partidos rurales: "Tenemos un problema si no los paramos"

JON BARANDICA.

5
Se lee en minutos

La España interior decidirá las próximas elecciones generales. Muchas de las encuestas publicadas recientemente reflejan el auge de distintas plataformas aglutinadas en lo que se llama la España vaciada, similares a Teruel Existe pero en otras provincias, y que podrían poner en jaque el tablero político en el próximo ciclo electoral. PP y PSOE son los dos partidos que más tienen que perder. Y en el caso de Pablo Casado, la formación que cuenta con el votante más fiel de las zonas rurales, el temor va a más. Si algo queda claro es que la próxima victoria electoral dependerá mucho del apoyo en las provincias que menos escaños reparten. 

En España hay ocho circunscripciones con tres diputados. Cuatro de ellas están en Castilla y León: Ávila, Segovia, Palencia y Zamora. Las otras son Cuenca, Guadalajara, Huesca y Teruel. La ciudad turolense es el ejemplo del que se sirven los movimientos localistas que pretenden irrumpir en las instituciones. 

Teruel Existe llegó al Congreso de los Diputados en las elecciones de noviembre de 2019 con un escaño. Fue la fuerza más votada en la provincia (casi 27% del voto frente al PSOE, justo por detrás con un 25% y del PP, en tercer lugar, con el 23% de los respaldos). La otra plataforma que lleva dos décadas luchando en su provincia entre reproches al bipartidismo es Soria Ya

En este caso la situación es distinta porque se trata de la única provincia que reparte sólo dos escaños. Y hasta ahora iempre han ido a parar a los dos grandes partidos. Pero incluso dirigentes del PP de Castilla y León no esconden su inquietud por lo que pueda pasar. Algunas encuestas no descartan que Teruel Existe pueda obtener dos de los tres diputados que le corresponden en las próximas generales. Y, de la misma manera, reconocen, podría ocurrir que en Soria se rompiera la tendencia. “Tenemos un problema si no frenamos esto”, explican distintas fuentes populares a EL PERIÓDICO DE ESPAÑA.

Para que Casado alcance una hipotética victoria necesitará consolidar su hegemonía en las principales comunidades del interior. Castilla y León es esencial y algunos dirigentes reconocen que deberían combatir con mayor vehemencia el auge de los nuevos movimientos. Al PP se le abren distintos frentes. En esta comunidad Vox reconoce que no le está siendo fácil la implantación, a pesar de que si se celebraran unas elecciones mejoraría sus resultados (ahora solo tienen un procurador). Pero en otras comunidades con provincias en el que el trabajo del campo es fundamental (Andalucía es un claro ejemplo) el partido de Abascal pisa cada vez más fuerte.

En el PP también alertan de “la deriva” en la que puede acabar inmerso el Congreso si aumenta la representación de partidos locales, y ponen el acento en que el legislativo tiene una función distinta a la de representación territorial, que es el Senado. Teruel Existe puede ser el primero de muchos. A día de hoy hay 16 formaciones representadas en la Cámara Baja y sólo cinco son de ámbito estatal: PSOE, PP, Vox, Podemos y Ciudadanos. Más País tiene esa vocación, aunque aún no se ha implantado como tal. 

Son los territorios los que empiezan a alertar dentro del PP por la pujanza de nuevos movimientos. En Aragón el éxito de Teruel Existe podría tener su alcance en Huesca y en Zaragoza. Y en el caso de la comunidad castellanoleonesa, más allá de Soria, León y otras provincias como Zamora o Palencia están en duda. En Castilla-La Mancha Cuenca tiene papeletas y también en el caso de Extremadura hay plataformas al alza. En Andalucía, Levanta Jaén apunta maneras.

La baza del PP: “Son de izquierdas”

El as en la manga que se guarda el PP es la insistencia de que la mayoría de estas plataformas “son de izquierda o centroizquierda” y la confianza de que a la hora de votar, los ciudadanos de la España rural, con un perfil más conservador, se decantarán por la papeleta en la que llevan confiando años. Es la percepción que tienen en la dirección nacional, mostrando un optimismo que no es compartido por diputados nacionales, autonómicos e incluso concejales de ayuntamientos que viven el día a día de los territorios.

El caso de Teruel Existe, que da apoyo a Pedro Sánchez en la mayoría de las grandes iniciativas, es el mejor ejemplo para la cúpula del PP. El primer partido de la oposición pone en duda “los supuestos avances” conseguidos por el diputado Tomás Guitarte en los Presupuestos, especialmente en estos últimos que ya han sido aprobados en el Congreso. 

Los dirigentes más pesimistas aseguran que el voto a las plataformas de la España vaciada no responden solo a ideología, sino a un relato que ha calado en muchos segmentos de la población ante la incapacidad de PP y PSOE a la hora de dar soluciones para frenar la despoblación o ayudar a que industrias y empresas se asentaran en zonas del interior.

No solo en las generales

El nivel de alerta no solo mira a la posibilidad de que estos partidos irrumpan en el Congreso, sino que también dan por hecho que llegarán a parlamentos autonómicos. Castilla y León vuelve a estar encima de la mesa. En el entorno de Alfonso Fernández-Mañueco aseguran que “el partido de la España rural” en su comunidad “ya tiene un nombre y es el PP”. Confían en que cuando se celebren las autonómicas (no está descartado un adelanto electoral a partir de marzo, cuando la oposición puede volver a registrar una moción de censura) los populares obtendrán un resultado similar al de Isabel Díaz Ayuso en Madrid o al que le dan las encuestas a Juanma Moreno Bonilla en Andalucía.

En las elecciones autonómicas de 2019 el PP sólo consiguió 29 diputados en las Cortes castellanoleonesas (frente a los 42 escaños de 2015). El partido de Casado pasaba por su peor momento electoral y, aún así, consiguió gobernar con el apoyo de Ciudadanos. Las turbulencias del partido naranja hicieron hace unos meses que la mayoría absoluta de Mañueco peligrara. Y ahora depende de otros partidos. Además de Vox, que tiene un procurador, en Castilla y León hay otras dos formaciones representadas con un escaño. 

Es el caso de Por Ávila (una escisión del propio PP) y de Unión del Pueblo Leonés (que podría unirse a la coordinadora de la España Vaciada). De ser así, algunos dirigentes del PP no descartan que esta plataforma pudiera obtener dos procuradores fácilmente.

Noticias relacionadas