POCA ACTIVIDAD Y SIN IR A BARCELONA

El último año de Álvarez de Toledo: 6.000 euros al mes, un libro y sin apenas trabajo en el Congreso

Frente a las miles de preguntas por escrito registradas por muchos diputados populares, en lo que va de 2021 Álvarez de Toledo tiene sólo 117 contabilizadas y las comparte con otros muchos compañeros de escaño. A su falta de actividad dentro de la Cámara se une el reproche del PP de Barcelona, que critica que no ha ido a un solo acto en meses

El último año de Álvarez de Toledo: 6.000 euros al mes, un libro y sin apenas trabajo en el Congreso

RICARDO RUBIO.

5
Se lee en minutos

El libro de Cayetana Álvarez de Toledo ha convulsionado a las filas del PP y, especialmente, a los diputados del grupo parlamentario con los que comparte escaño. En la última semana, según se iba conociendo el contenido del libro, el malestar fue en aumento y llegó a su punto álgido con una tribuna de la parlamentaria Pilar Marcos, publicada en EL PERIÓDICO DE ESPAÑA, en la que defendía a la exportavoz. El chat de diputados estalló, aunque algunos de ellos ya habían hecho públicas sus quejas. Si hay un reproche hacia Álvarez de Toledo que se repite entre los distintos diputados del PP en el Congreso es su falta de actividad e implicación en el trabajo del grupo popular.

En realidad, basta un repaso de las iniciativas parlamentarias registradas para comprobar que, en efecto, su actividad es muy escasa. En todo 2021 (apenas queda un mes para finalizar el año), Álvarez de Toledo tiene 117 preguntas escritas contabilizadas, según los datos de la página web del Congreso en la que cada día se actualizan las novedades de los diputados. En toda la legislatura constan 187 preguntas de este tipo, que forman parte de la actividad más habitual de los parlamentarios. La mayor parte de estas iniciativas afectan a la circunscripción de Barcelona (la suya) y aparecen firmadas junto a cinco, ocho e incluso diez diputados en muchos casos.

Algunos de sus compañeros de escaño afirman que “aparece” porque son asuntos que tienen que ver con Barcelona (por ejemplo, las recientes se refieren a la situación de la Policía Nacional y la Guardia Civil, el número de víctimas de violencia de género, las inversiones realizadas por distintos ministerios, actuaciones de dirigentes independentistas como Laura Borràs o cuestiones relacionadas con el ingreso mínimo vital, por citar algunas), pero que en realidad la exportavoz no es la impulsora de las preguntas

En cuanto a las preguntas orales (las que se efectúan en el pleno) no tiene ninguna registrada en este año, que ya no era portavoz del grupo parlamentario (cesó en julio de 2020 y fue sustituida por Cuca Gamarra). Es la dirección del grupo quien decide las intervenciones en los plenos y a la diputada por Barcelona no le han vuelto a asignar una pregunta al Gobierno. Álvarez de Toledo, de hecho, manifestó su malestar durante los meses de pandemia en el que había limitaciones de aforo porque su nombre nunca estaba incluido en el cupo de diputados que podían asistir al hemiciclo.

Sobre el resto de iniciativas parlamentarias de los diputados, tampoco aparece ninguna solicitud de informe este año (sí tiene registrados 37 en el resto de legislatura), ni tampoco ha impulsado ninguna solicitud de comparecencias. 

En cuanto su sueldo como diputada, cuenta con una asignación base de 3.050,62 euros al mes (ésta es constitucional e idéntica para todos los parlamentarios), a la que se suma la indemnización mensual de 1.959 euros por ser diputada por una circunscripción distinta a Madrid. Además, en su caso, por ser vicepresidenta Segunda de la Comisión de Hacienda, tiene un complemento mensual de 1.313,66 euros. En total, más de 6.000 euros brutos al mes, a lo que se suman las cuantías de gastos de representación por su cargo en la citada comisión (1.097,79 euros) y los gastos libre disposición (767,92 euros). Además, Álvarez de Toledo es vocal en otras dos comisiones, pero que no tienen ningún plus económico.

En todo caso, la actividad de los diputados difiere en función de cada uno. La mayor parte de ellos tienen miles de preguntas escritas en el mismo periodo. Algún ejemplo de compañeros de escaño que Álvarez de Toledo cita en su libro: Isabel Borrego, diputada por Murcia y portavoz adjunta, tiene más de 6.000 preguntas de este tipo contabilizadas en esta legislatura. Ana Vázquez, diputada por Ourense, que también sale en el libro y que ha mostrado públicamente su malestar con la exportavoz, cuenta con 3.631. Carolina España, diputada por Málaga y que también aparece mencionada en la publicación, tiene 425 preguntas por escrito.

La situación dentro del grupo parlamentario se ha vuelto complicada tras la publicación del libro. La mayoría de diputados afirma que “no lo leerá” y dicen “no tener ningún interés” por estar escrito desde “el rencor y el insulto”. La exportavoz, que defiende lógicamente su contenido (como también Pilar Marcos en su artículo, “ni una coma contraria a la verdad de lo vivido”, según escribió), reconoció en una entrevista en RNE este lunes que le gustaría “que lo leyeran” antes de criticarlo, aunque insistió en defender “la libertad de crítica de todos los diputados”.

“No pisa Barcelona”

Además de la actividad parlamentaria, otro de los reproches que le hacen dentro del PP de Barcelona es la falta de agenda en la ciudad condal. Con independencia de si cierra reuniones por su cuenta, en la formación que desde mayo dirige Manuel Reyes, afirman que no ha ido a un acto desde ese momento. “En todos estos meses no ha venido a un solo acto convocado por el PP de Barcelona”, se lamentan, insistiendo en que es diputada por esa circunscripción.

Noticias relacionadas

Le afean especialmente su ausencia en días clave como el 12 de octubre, Día de la Fiesta Nacional. “No estuvo con nosotros en la manifestación, ni en Plaza de Cataluña, ni en nada”, zanjan, cuando lo habitual, como señalan, es que los diputados “hagan territorio” siempre que sea posible. “Y más en días difíciles, como es el caso en Barcelona”. El presidente del PP catalán, Alejandro Fernández, no ha contribuido a estas críticas contra la portavoz, marcando distancia con la postura del PP barcelonés. Fernández es amigo de Álvarez de Toledo y sobre él, la diputada por Barcelona afirma que es “el mejor parlamentario que hay en España”.

Álvarez de Toledo tampoco participó en la campaña catalana (con la excepción de un solo mitin) por orden de la dirección nacional, que apostó por una estrategia contraria al ‘perfil duro’ de la exportavoz parlamentaria. Su irrupción, que coincidió también con la de Alejo Vidal-Quadras, fue una de las más políticas de la campaña, con ataques directos al PSC y a Vox. En el libro, la autora dedica buena parte de sus capítulos a reflexionar sobre esa campaña electoral, criticando la apuesta que hizo el PP. Una equivocación que, a su juicio, mucho tiene que ver con el resultado de aquel 14 de febrero y con que Vox firmara el primer sorpaso a los populares.