ALIANZA DE IZQUIERDAS

Yolanda Díaz, molesta con los vaticinios "de tertuliano" de Pablo Iglesias

Fuentes cercanas a la vicepresidenta ironizan sobre si el ex jefe de Podemos ha dejado o no la política y subrayan que quien tiene información de Sánchez sobre sus intenciones es ella

Yolanda Díaz, en rueda de prensa en Moncloa.

Yolanda Díaz, en rueda de prensa en Moncloa. / EFE

3
Se lee en minutos

Es difícil encontrar a dos dirigentes tan distintas como Yolanda Díaz e Isabel Díaz Ayuso. Y sin embargo un hilo finísimo, casi invisible, conecta a las dos. La convicción de que no les deben nada a quienes en algún momento ejercieron una influencia en su carrera. Pablo Casado en la de Ayuso. Pablo Iglesias en la de Díaz. Que sus éxitos políticos, una como vicepresidenta segunda del Gobierno, la otra como presidenta de la Comunidad de Madrid, son fruto de su trabajo. Ninguna está dispuesta a aceptar padrinazgos ajenos

En su nuevo papel de analista en los medios de comunicación, Pablo Iglesias ha aventado en los últimos días la tesis de que podría haber elecciones generales en 2022, que a Pedro Sánchez le interesa convocarlas para frenar dos fenómenos electorales en ciernes: el de la propia Díaz como candidata del espacio electoral a la izquierda del PSOE y el que representa la proliferación de formaciones territoriales, tipo Teruel Existe, de la llamada 'España vacía'. Y la vicepresidenta segunda no puede estar más en desacuerdo con él. 

Determinada como el resto del Gobierno a agotar la legislatura, Díaz ha corregido este martes públicamente estas predicciones y las calificaba solo de "especulaciones". "Vamos a hacer tres cosas: gobernar, gobernar y gobernar", señaló con gesto visiblemente serio en rueda de prensa en La Moncloa tras el Consejo de Ministros. Iglesias puede seguir siendo un referente en Unidas Podemos, pero no parece guiar ya el rumbo político de Yolanda Díaz.

Porque además, según subrayan fuentes conocedoras, es ella quien habla con el presidente del Gobierno, quien tiene la información de primera mano, frente a un Iglesias que ahora es sólo un "tertuliano" y que participa en tantos programas "que algo tiene que decir". Y, en contra de lo que mantiene Iglesias, la opinión de la vicepresidenta segunda es que no habrá elecciones en 2022 y que "la legislatura está a la mitad".  

Yolanda Díaz en el Senado.

/ EFE

En este sentido se esfuerzan en restar valor a las predicciones lanzadas por la que todavía es una de las voces más autorizadas de Podemos, y añaden que "no es la primera vez" que el ex dirigente opina públicamente tras su retirada el pasado mayo, tras el fiasco electoral de Madrid.

En su debut radiofónico hace ahora dos meses y medio, el ex dirigente ya generó ciertas tensiones cuando brindó su apoyo total a la proposición de ley que había registrado Podemos en el Congreso de los Diputados para crear una empresa pública de energía, una iniciativa que no había contado con el visto bueno de la Vicepresidencia segunda del Gobierno. Tampoco pasó desapercibida su manera de referirse a la formación, de la que hablaba como "mi partido", obviando su retirada de la política.

"Se ha retirado a su manera", ironizan las fuentes consultadas. Desde septiembre, el ex líder de Podemos cuenta con los micrófonos de RAC1 y la Cadena Ser y los artículos publicados en Contexto, Ara y Gara para difundir su visión sobre la más rabiosa actualidad, sin inhibirse en los asuntos más espinosos de la coalición o las dinámicas internas, en lo que en ocasiones ha sido visto como un intento de marcar el paso a los dirigentes que llevan hoy las riendas del espacio.

Noticias relacionadas

A la hipótesis del adelanto electoral también se abona el ex jefe de gabinete de Sánchez, Iván Redondo, que, además, no para de apuntar a las posibilidades de que Díaz sea la próxima presidenta del Gobierno. El vaticinio se interpreta de manera unánime en el Ejecutivo como una patada en el hígado de Sánchez; una suerte de venganza de Redondo por dejarle fuera del Gobierno, ni como jefe de gabinete ni como ministro, pero que en el entorno de Díaz viven como un daño a su proyección pública

"Que no la quieran tanto que al final la van a matar", aseguran fuentes cercanas sobre Iglesias y Redondo, muy particularmente sobre el primero. A Díaz, señalan, le incomodan muchas de las declaraciones del ex jefe de Unidas Podemos. Pero, preguntan las mismas fuentes, "¿Iglesias no había dejado la política?". La frase muestra de manera cristalina hasta qué punto la vicepresidenta no está dispuesta a admitir ninguna injerencia.