CRISIS POLÍTICA

La querella contra Batet no fue consultada con Díaz ni Garzón y será sólo de Rodríguez

La ministra Ione Belarra y el secretario de Estado Enrique Santiago, artífices del plan

  • La reacción de la formación 'morada' a la retirada del escaño a Alberto Rodríguez ha desatado una crisis institucional y amenaza con abrir un conflicto interno

  • Integrantes del partido nunca pensaron que la respuesta sería la querella

La presidenta del Congreso, Meritxell Batet, durante la sesión de control al Gobierno.

La presidenta del Congreso, Meritxell Batet, durante la sesión de control al Gobierno. / EFE

5
Se lee en minutos
Ángel Alonso Giménez

El apoyo público de Unidas Podemos a la querella de Alberto Rodríguez contra la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, por supuesta prevaricación ha tambaleado los cimientos institucionales del país. Un partido que forma parte del Gobierno impulsa y aplaude una acción que ataca a la tercera autoridad del Estado. Sin embargo, la onda expansiva también ha sido interna. Según ha podido saber EL PERIÓDICO DE ESPAÑA de fuentes conocedoras de la maniobra, la vicepresidenta segunda y previsible candidata en las próximas elecciones, Yolanda Díaz, no fue consultada. Tampoco el ministro de Consumo y coordinador general de Izquierda Unida (IU), Alberto Garzón.

La ministra de Trabajo posiblemente pasó este viernes pasado su peor día desde que entró en el Ejecutivo de coalición. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, apoyó que la responsable económica, Nadia Calviño, participe en la coordinación del proceso interno para llevar a cabo la reforma laboral y derogar el modelo de Mariano Rajoy. Hasta la fecha se encargaba Díaz de ello. "No es intromisión; es coordinación, es cooperación", dijo el jefe del Ejecutivo en Bruselas, en la rueda de prensa posterior al Consejo europeo. La irrupción de la vicepresidenta primera en el entramado de desmantelamiento del sistema laboral anticipa choques ideológicos y metodológicos con la ministra de Trabajo. Sus puntos de vista son antitéticos.

Durante la tarde del viernes la situación empeoró. La secuencia, resumida, es esta: 1. El presidente de la sala segunda del Tribunal Supremo, Manuel Marchena, envía la aclaración requerida por la Mesa del Congreso sobre la vigencia del acta de diputado de Alberto Rodríguez, en la que afirma que hay que ejecutar la sentencia de condena. 2. Batet decide retirar el escaño al diputado tinerfeño. 3. La cúpula de Unidas Podemos sale en tromba en redes sociales contra los jueces y contra la presidenta del Congreso. 4. La formación morada anuncia que Rodríguez se querellará contra Batet por prevaricación.

Los diputados y diputadas de Unidas Podemos fueron informados sobre este desenlace ya entrada la tarde a través de un mensaje interno. Entre los destinatarios estaba Díaz. La ministra de Trabajo recibió la notificación de una medida ya adoptada. De acuerdo con las informaciones recabadas por EL PERIÓDICO DE ESPAÑA, no fue consultada con carácter previo ni se le pidió criterio u opinión.

Este sábado, en la sede de CCOO, la vicepresidenta segunda sí se ha referido a la derogación de la reforma laboral, e incluso a su compromiso firme con la coalición; pero no ha hecho alusión alguna a la querella.

Echenique y los "espacios confederales"

El portavoz del grupo parlamentario en el Congreso, Pablo Echenique, fue entrevistado la noche del viernes en la Cadena SER. Dijo que Díaz fue informada en "los espacios confederales". A la pregunta "¿estaba de acuerdo?", el diputado responde: "No recuerdo quién dijo qué en cada momento, pero entiendo que sí".

Este mecanismo de comunicación interna, habitualmente Telegram, fue el canal empleado por la dirección de Podemos para informar sobre la interposición de la querella. Están en él todos los diputados y diputadas. Díaz, por tanto, fue informada, y también Garzón, pero no se les consultó con anterioridad. La decisión la cocinaron la ministra de Derechos Sociales, Ione Belarra, y el secretario de Estado para la Agenda 2030, Enrique Santiago, indican las fuentes. Integrantes de las confluencias admiten, en conversación con este medio, que nunca pensaron que llegarían tan lejos.

Mesa del Congreso

Unidas Podemos cuenta con tres representantes en el órgano de gobierno de la Cámara: Gloria Elizo, Gerardo Pisarello y Javier Sánchez. Los tres votaron a favor de enviar una solicitud de aclaración al Supremo durante la reunión celebrada el jueves. Reunión que se alargó y que fue muy tensa, a tenor de lo dicho por dos fuentes que estuvieron presentes.

Aunque no salió de aquella sesión ninguna determinación, sí terminó con una certeza y una impresión entre los representantes del PSOE y de Podemos. La certeza: que Meritxell Batet asumiría en solitario la permanencia o retirada de Rodríguez en el escaño; la impresión: que se decantaría por la retirada, pues fue lo que señaló ella misma. Fuentes de Unidas Podemos reconocieron a EL PERIÓDICO DE ESPAÑA que la remisión al Supremo de una petición de aclaración sobre el alcance de la sentencia podría jugar a favor de sus intereses, pero la contestación de Marchena, conocida el viernes, derrumbó sus expectativas.

La presidenta del Congreso, Meritxell Batet.

/ EFE

La Mesa se volverá a reunir el martes y el estado de ánimo de sus integrantes será explosivo. Resonará la crisis provocada por la salida de Rodríguez, cuyo reemplazo tendría que formalizarse en la siguiente sesión plenaria, en principio prevista para la primera semana de noviembre. En casos así, se desplaza la lista electoral de Unidas Podemos por Tenerife un puesto y entraría el primero de los que no fueron elegidos el 10 de noviembre de 2019.

La sombra de Rodríguez, sin embargo, se seguirá notando. Unidas Podemos avanzó el viernes, por medio de Echenique en la SER, que acudirán al Tribunal Constitucional con un recurso de amparo, y más adelante, a instancias judiciales europeas.

Garzón desmarca a Podemos de la querella

El ministro de Consumo, Alberto Garzón, ha asegurado este sábado que la querella contra la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, en la que se le acusa de "prevaricación" por retirar el escaño al diputado de Unidas Podemos Alberto Rodríguez tras ser inhabilitado por el Tribunal Supremo es una acción legal del afectado "a título personal".

"Es natural que el afectado haya pensado iniciar las acciones legales que sus asesores jurídicos consideren oportunas. Se trata de una acción jurídica a título personal por parte de alguien que está indignado por este proceso que no debía haberse producido", ha dejado claro el ministro antes de presentar en Madrid una campaña contra el consumo de azúcar entre los menores.

Con estas palabras, Garzón desmarca a Unidas Podemos de la querella contra Batet, a pesar que anoche la formación anunciara esta iniciativa. "Presentaremos una querella...". Así consta en el comunicado del grupo parlamentario en el que avanzó la medida.

Noticias relacionadas